IRIS (II) – Korea del Sur – 2009 – Kdrama – (Ep. 6 al 10) de 20

Featured image
BREVE RESUMEN DE LOS CINCO PRIMEROS CAPITULOS:

Kim Hyun-Jun y Jin Sa-Wu han estado juntos desde que ingresaron en las fuerzas especiales del ejercito surkoreano. Su camaradería rivaliza con su competitividad pero nada puede estropear su relación de casi hermanos. Un día aparecerá en el Campus donde estudia Hyun-Jun una joven que llamará la atención de éste, tanto que se quedará prendido de ella confesándole a Sa-Wu que ha conocido a la mujer de su vida. Por su parte éste también se enamorará de una mujer que le ha presentado un viejo amigo de su pueblo. Lo que no saben ambos es que ésta es la misma mujer. Una noche serán secuestrados y llevados a una instalación militar donde serán sometidos a torturas. Tras un intento fallido de huida finalmente les confesarán que aquello era la prueba final para entrar a formar parte de la NSS, una organización gubernamental secreta dispuesta a salvaguardar la seguridad nacional. Ingresarán en la misma enterándose de paso que la mujer que les había robado el corazón en realidad era una agente que estaba haciéndoles un perfil psicológico. Sin embargo Hyun-Jun no es de los que se rinden y terminará enamorando a Seung-Hee, como así se llama ésta, ganándole la partida a Sa-Wu. Tras algunas misiones exitosas Sa-Wu será enviado a Hungría a rescatar a un científico norkoreano que pide asilo político al Sur. Allí se incorporarán Hyun-Jun y Seung-Hee que estaban de vacaciones por Japón. Finalmente éste será asesinado por un agente del Norte pero sin salir de tierras húngaras el jefe de la agencia le encargará una misión en solitario a Hyun-Jun: asesinar al primer ministro de Korea del Norte de visita por el país. Tras cumplir con éxito la misión pero salir herido, la agencia abandonará a éste bajo riesgo de que confiese quien se esconde tras el magnicidio si lo atrapan. Así encargarán al propio Sa-Wu que elimine a su compañero. A pesar de su negativa tendrá que aceptar finalmente para que Seung-Hee no tenga que verse en el mismo trance. Tras una persecución en la que se verán involucrados varios frentes, Hyun-Jun estará a punto de salir del país tras creer que su pareja ha muerto víctima de una explosión cuando se disponían a huir juntos.

6º CAPITULO: Episodio de transición.

Sa-Wu disparará a su amigo mientras éste alza el vuelo. La avioneta se estrellará en el lago Balaton y el cuerpo de Hyun-Jun nunca será encontrado. Pasarán seis meses y las vidas de nuestros protagonistas parecen marcadas por lo sucedido en Hungría. Sa-Wu se ha convertido en el perrillo faldero del ViceDirector Baek San, Seung-Hee ha dejado la agencia y trabaja en un vivero, mientras que en el bando del norte por haber fallado en la misión de proteger al Primer Ministro y no atrapar al culpable, Chul-Young fue despedido del Servicio Secreto mientras que Sun-Hwa fue encarcelada. La sorpresa (¡¡¡) saltará cuando en un hospital de Budapest se despierte Hyun-Jun de un coma. Nadie sabe de su existencia ni paradero, solamente un extraño personaje que puesto en contacto con éste por teléfono dice haberlo salvado. Pero Hyun-Jun no va a esperar a descubrir quien es éste y escapará hacia Japón. Mientras en Korea del Norte se devuelve al servicio activo a Chul-Young y tras descubrirse el retorno del agente comatoso, éste enviará a Sun-Hwa a acabar la misión de meses antes. En lugar de ello, la joven será cazada por Hyun-Jun; la dejará con vida pidiéndole que se vaya pero ésta no puede dejar otra vez la misión a mitad. Los días en convivencia harán que intimen y finalmente Sun-Hwa decidirá devolverle el favor de no matarla hiendo a por el ViceDirector Baek San. Será apresada y pronto levantará las sospechas del departamento al poseer información de la NSS. Picada, Seung-Hee se entrevistará con ésta para averiguar si sabe si Hyun-Jun está vivo. Sin contestarle, la antigua agente le devolverá la “cortesía” dándole una cápsula para evitar torturas por parte del departamento. Ésta la utilizará para escapar.

Todos sabíamos que el héroe de la serie no iba a sucumbir pero al menos han compensado la excesiva previsibilidad con la incorporación de un misterioso personaje.

Por otro lado, el episodio resulta un tanto intrascendente con otra visita a Akita que al final vamos a terminar por odiar. Cuando los personajes permanecen allí el ritmo se ralentiza y espesa de tal manera que rompe el ritmo.

En la misma línea esto se solventaría dando mayor protagonismo al resto de personajes y no centrando tanto la atención en Hyun-Jun. Ya no hablo de Sa-Wu sino de Chul-Young o de incluso el misterioso asesino a sueldo interpretado por T.O.P. Su aparición hoy es poco menos que anecdótica ya que coincide con una escena en una discoteca en la que suena de fondo el “Aleluya” que han realizado los “Big Bang”, de la que es miembro, para la serie.

Por último, acusar algunas lagunas. ¿Quién llamó a Seung-Hee para que saliese del coche antes de la explosión?. ¿Cómo llegó Hyun-Jun a manos japonesas?.

7º CAPITULO: Equilibrio con la justa medida de espectáculo.

Tras ser torturado por el Servicio de Inteligencia Japonesa y no soltar prenda, a Hyun-Jun le harán una oferta irrechazable: lo dejarán en libertad a cambio de que les “ayude” con un asuntillo. Mientras en Korea, Seung-Hee irá tras Sun-Hwa sabedora de que ésta conoce el paradero de Hyun-Jun. Pero la espía norkoreana tiene otros problemas ya que su traición le ha costado la vida a sus familiares. Chul-Young enviará a varios hombres en su búsqueda. Tras finalizar con éxito la misión encomendada nuestro héroe logrará escaparse de esos mismos que le habían prometido la libertad hiendo primero a buscar a quien le traicionó. A cambio de dejarle con vida, éste le ayudará a salir del país. Lo que no sabe Hyun-Jun es que hasta Akita han llegado tanto todos aquellos a los que quiere, Seung-Hee siguiendo a Sun-Hwa y Sa-Wu a su vez a ésta, como algunos otros que le causarán graves quebraderos de cabeza. Cuando esté a punto de dejar tierras japonesas con destino a su país natal, una amenaza se cernirá sobre aquellos que le habían estado echando una mano.

Al menos a la serie se le ha de conceder que rectifique, lo malo es que lo hace sobre la marcha. Me explico. En el anterior capítulo decíamos que nos encontrábamos algunas lagunas argumentales; aquí al principio del episodio nos explican como fue capturado Hyun-Jun, lo malo es que vuelven a tirar de flashbacks contándonos la historia al revés sin que medie encima transición alguna. Un punto negativo para el montaje.

Y ya que estamos con recriminaciones técnicas, acusar la excesiva dependencia de la cámara al hombro cuando incluso ni se necesita. Por lo demás, un episodio correcto. Sí, se vuelve a abusar de recuerdos acaramelados acompañados de las dos canciones de siempre – encima aquí encadenadas haciendo el momento casi insufrible – pero la buena dosificación de escenas de acción y sobre todo la espectacularidad de algunas de ellas – la del final – logran que la balanza se incline claramente a favor de lo positivo.

Y es que uno de los aciertos de la serie es que con poco consigue mucho. Un ejemplo: la persecución de Sa-Wu al tren cremallera que lleva a las dos agentes. No tiene nada pero el montaje vibrante y una realización que sabe lo que se hace junto a, no lo olvidemos, una banda sonora excepcional, conjura una atmósfera tensa sino adrenalítica.

Para acabar, ya que no todo va a ser bueno, decir que siguen pareciéndome algunos personajes excesivamente de figuración dado el poco peso de los mismos. Encuentro poca explicación al viaje de Sa-Wu a Akita y ya no decir ese relleno pro-reunificación que parece influenciado por el vigésimo aniversario de la caída del Muro de Berlín que acaba de celebrarse paralelamente a la emisión de la serie.

8º CAPITULO: Sorpresas, giros argumentales y mucha emoción.

Hyun-Jun logrará escapar del implacable asesino pero con un coste muy alto. Para mitigar el dolor contará con el apoyo de Sun-Hwa que volverá a su lado. Éste intrigado le preguntará porque no ha regresado a su casa teniendo como ha tenido muchas oportunidades para matarlo; la espía norkoreana no podrá hacer otra cosa que contarle que ya no tiene ningún motivo para volver. En medio de confesiones respectivas, Sun-Hwa se callará el dato de que Seung-Hee sigue con vida. Tras la declaración de intenciones de ambos se pondrán en marcha para llevar a cabo sus venganzas. La primera medida será contactar con el misterioso personaje que ayudó en Hungría a Hyun-Jun; éste les dirá que la clave de todo se encuentra en el objeto que el científico norkoreano le dio cuando se despidieron. Pronto descubrirán que la cruz que le regaló guarda documentación sobre un grupo secreto que se mueve en las sombras capaz de derrocar gobiernos manipulando grupos terroristas y guerras en el tercer mundo. Mientras en Seúl, el Vicepresidente Baek presionará a Sa-Wu para que manipulando datos haga perder la esperanza a Seung-Hee de creer que Hyun-Jun está vivo y así que vuelva al servicio activo. De resultas de todo ello, la joven volverá sí pero no antes de intentar suicidarse. Pero éste no será el único cargo de conciencia de Sa-Wu ya que el destino le guarda otra jugarreta: descubrir que Hyun-Jun está realmente vivo.

Capítulo denso e interesante. Desde la finalización de la persecución con la que terminaba el anterior episodio hasta un montón de situaciones que desde el sentimentalismo nos intentarán conmover.

Pero nada de videoclips edulcorados llenos de carantoñas por parte de los tortolitos protagonistas, ésta octava entrega por fin favorece a los personajes secundarios cargándolos de una fuerza de la que hasta el momento carecían. Ver a Sun-Hwa contando su historia y motivaciones o a Sa-Wu, sus sentimientos sin hacer sangre en su rol de villano mostrándonos un algo de remordimiento, han elevado el nivel de la serie en lo que a emociones se refiere.

Por lo demás, se sigue en la buena línea de utilizar todos los medios puestos al servicio del proyecto dándonos hoy una vuelta por Shanghai.

9º CAPITULO: Comienza el descenso a los infiernos del protagonista.

Chul-Young se creerá a mitad la historia de Hyun-Jun pero con poco que perder permitirá que se una a un grupo que planea hacer una incursión en el Sur. Llegando a Busan estos se trasladarán hasta la capital con la intención de intervenir – sin saber todavía con que intención – en una reunión al mas alto nivel que planean llevar los mandatarios del Norte y del Sur. Pero Hyun-Jun sigue empeñado en desentrañar la trama que se oculta tras “Iris” y no le importará incluso arriesgarse visitando el apartamento que compartía con Sa-Wu con tal de acceder al sistema informático de la NSS. Siendo casi descubierto, un pequeño error provocará que Sa-Wu sepa que él ha estado allí. Cuando el departamento logre dar con la ubicación del grupo de Hyun-Jun, Sa-Wu encabezará el equipo que irá a detenerlos.

A pesar del poco contenido del episodio son varios los frentes que lucen hoy. Para empezar, que se vuelve a recurrir a los encantos del propio país para adornar la acción – nunca mejor dicho – de la serie. Desde el puerto de Busan -… aunque podrían haber aprovechado algo mas el “Jagalchi Fish Market”… – hasta el COEX seulino; un bonito y coqueto escaparate de algunos de los muchos tesoros que posee el país.

Aunque superficialmente también destaca el apartado musical abriendo el repertorio de temas que hasta el momento nos estaban ofreciendo. Desde el “I don’t care” de las “2NE1”, tema que se convirtió en la canción del verano en la península asiática, hasta el – ¡¡¡ por fin !!! – “Dreaming Dream” de mi favorito Kim Tae-Wu; sin olvidar esa interpretación “a capella” que se marca Hyun JuNi del “Without a Heart” de los “8Eight”. Pedazos de canciones las dos últimas. De lo mejorcito del panorama musical del 2009.

En el otro lado de la balanza acusar la manipulación a la que se somete al espectador. Y es que hasta en dos ocasiones – la del apartamento de Sa-Wu y la final – se nos hacen creer situaciones – idénticas para mas INRI – que a la postre no resultan ser así.

Para acabar y a pesar de lo dicho destaca el alto contenido en tensión del episodio. Ya no solo es ese juego del “gato y del ratón” que protagoniza el mismo, es la incerteza de no conocer los intereses y motivaciones de unos y otros personajes. ¿Oculta algo Hyun-Jun tras su fachada de espía cruzado, nunca mejor dicho?. ¿Cuál es la posición de Sa-Wu?. ¿Qué quieren hacer los norkoreanos en una reunión donde incluso participa su líder?. Muchas incógnitas que son las que al fin y al cabo nos mantienen en vilo.

10º CAPITULO: Poco contenido pero acción a raudales.

La NSS caerá en la trampa dispuesta por los terroristas norkoreanos; creerán que estos van tras el Secretario de Estado Norteamericano, cuando en realidad su objetivo es la propia NSS. Al enterarse, Hyun-Jun temerá por sus amigos pero por otra parte estará complacido ya que ello le permitirá acceder al sistema que le desvelará mas datos sobre Iris. Pronto irrumpirán en la sede de la organización provocando una masacre. Seung-Hee que se encontrará en las instalaciones pero todavía en el exterior, no será retenida por la banda infiltrándose y abriéndose camino hacia sus compañeros cautivos. Su astucia es tal que hasta pondrá en sobreaviso a Sa-Wu de camino a la reunión de Jefes de Estado. Cuando Sun-Hwa sepa que es Seung-Hee la que les está plantando cara, intentará por todos los medios que Hyun-Jun no se entere de la identidad de ésta pero el destino es mas fuerte que la mentira…

Lo dicho. Todo el episodio se lo pasan dentro de la sede de la NSS en plan “Jungla de Cristal”. Primero una incursión llena de tiroteos y muertos y luego, un héroe – heroína en éste caso – que al mas puro estilo John McClane/Bruce Willis no le importará ni arrastrarse por conductos de ventilación ni partirle la cara al terrorista de turno.

Si a todo esto le unimos esa tensión que trasciende del juego del “gato y del ratón” representada en ésta ocasión por evitar el encuentro entre Hyun-Jun y Seung-Hee, tendremos un episodio mas que interesante y lleno de tensión.

Lo malo, adelantando acontecimientos, es que acostumbrados a esos finales “manipulados” ya podemos intuir que algo pasará para que Seung-Hee no sepa quien le acaba de salvar la vida.

Eso y el poco creíble balance entre la masacre cometida a la entrada del recinto y luego la posterior prudencia cuando se coacciona a los agentes retenidos.

Featured image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s