IRIS (IV) – Korea del Sur – 2009 – Kdrama – (Ep. 16 al 20) de 20. FINAL

Featured image
BREVE RESUMEN DE LOS 15 PRIMEROS EPISODIOS:

Tras ordenarle asesinar al Primer Ministro de Korea del Norte a Hyun-Jun su propio jefe, el Vice-Director Baek-San, cabeza visible de la NSS agencia estatal para salvaguardar la seguridad nacional, obliga al mejor amigo de éste, Sa-Wu, a ejecutarlo con tal de que no salga a la luz quien es el responsable del magnicidio. Teniendo al propio servicio secreto norkoreano y a Sa-Wu tras él, el agente logrará escapar con vida con la suerte de que para el resto del mundo, éste estará muerto. A partir de ahí su vida dará un vuelco; fugitivo y creyendo a su vez que su pareja – Seung-Hee – ha muerto, no tendrá otra obsesión que vengarse de aquellos que lo han conducido a esa situación. Aliándose con Sun-Hwa, una agente norkoreana encargada en su momento de cazarlo, Hyun-Jun pasará a formar parte de una cedula terrorista que intenta atentar en el sur. La idea de los jefes de estos, entre los que se encuentra Baek-San y su secuaz Sa-Wu, es hacer explosionar una bomba nuclear en Seúl. Enterado, Hyun-Jun y Sun-Hwa harán uso de su posición de infiltrados para impedirlo. El problema es que ya será demasiado tarde. Pero éste no estará solo ya que Seung-Hee y otros agentes no corruptos de la NSS tienen la misma intención.

16º CAPITULO: Final anticipado.

Los amantes se reencontrarán y ambos querrán saber respectivamente que pasó cuando creyeron que tanto uno como la otra estaban muertos. Sin embargo la confesión quedará interrumpida cuando Sa-Wu y sus hombres lleguen hasta el lugar. Sabedora Seung-Hee de que éste no le hará nada, se sacrificará para que le dé tiempo a huir a Hyun-Jun y Sun-Hwa. Sa-Wu la detendrá y conducirá a la sede de la NSS pero su cautiverio no dudará demasiado ya que el Secretario de Seguridad Nacional tomará el mando deteniendo al ViceDirector Baek-San, Sa-Wu y sus hombres, no sin antes estos haber destruido todas las pruebas que los relacionaban con IRIS. Por otro lado, el Ministro norkoreano Gi-Hun será eliminado por la propia organización cuando se proceda a su detención; esto no será impedimento para que Chul-Young regrese al Norte, impida el golpe de estado y averigüe donde está prevista que explote la bomba: en pleno Gwanghwamun, la arteria principal de la ciudad. Hasta allí se desplazarán Hyun-Jun y Sun-Hwa logrando dar con su paradero. Pero no serán los únicos ya que los terroristas, tras comprobar como ésta no explota a la hora prevista gracias a que ya una liberada NSS logra desinhibir las señales por satélite, intentarán sacrificarse con tal de cumplir su misión.

Si venía diciendo que la serie en ocasiones resultaba un tanto chiclé por lo estirado e incluso aludí a que la misma tenía 20 episodios en lugar de los habituales 16 para pasar de una categoría de serie a otra, éste capítulo parece darme la razón. Y es que, ¿qué nos van a contar todavía en los cuatro episodios restantes si se han detenido a los malos y encontrado la bomba?. ¿Tanto va a dar de sí la persecución?. Habrá que esperar a ver como continúa pero comienza a olerme mal.

Por lo demás, dejando de lado que la entrega de hoy no resulta tan decepcionante como otras anteriores, hay que destacar ya no el alto contenido emotivo sino lacrimógeno. Tan solo Chul-Young no suelta unas lagrimillas en el episodio algo que por otra parte y tras el encasillamiento del resto de personajes – Hyun-Jun son su faceta de mártir, Sa-Wu de despechado y Seung-Hee de ofendida – lo convierte junto a Sun-Hwa en el mejor de la serie. Curioso, ambos del Norte.

17º CAPITULO: Decepcionante, comienza a hincharse la morcilla…

En medio de Seúl nuestros héroes abatirán a los terroristas y salvarán a la ciudad. Tras la confrontación comenzarán a moverse los hilos políticos para sacar conclusiones; Hyun-Jun será exculpado y readmitido en la NSS, a Sun-Hwa se le dejará volver al Norte donde Chul-Young abogará por ella y a Sa-Wu y el ViceDirector Baek-San comenzarán a interrogarles. Pero no todo es felicidad y tranquilidad para la pareja de amantes reencontrados ya que la tormenta no ha pasado. Ante la intención del Presidente de la Republica de continuar las conversaciones con el Norte, IRIS pondrá en marcha un plan con los únicos miembros que quedan libre de sospecha dentro de la organización, por un lado la secretaria del propio dirigente y por otro, el flamante novio de Yang Mi-Jung.

Ya lo decía yo, no solo éste episodio resulta superfluo sino que su confección evidencia esos defectos que anunciaba. No solo los cinco primeros minutos son los cinco últimos de la anterior entrega sino que hasta en tres ocasiones se recurren a largos flashbacks donde se recuerdan escenas del pasado; recapitulando, relleno, relleno y mas relleno…

Por lo demás, entre ese festival exagerado de lágrimas y emociones que vuelven a situar a Chul-Young como el único que no parece tener sentimientos, la serie vuelve a pecar de condescendiente con su protagonista olvidando sus pecados anteriores. Menos mal que no son todos tan olvidadizos y alguien parece recordárselo a la audiencia.

Poco mas dada la poca trascendencia quitando el enorme fallo en la explosión del coche en el tiroteo – ahora es de día, ahora es de noche… – y esa “muerte” que por sorprendente era esperada… que malo soy, jejejejejej…

18º CAPITULO: El colmo de los despropósitos.

Mientras Hyun-Jun y Seung-Hee se relajan en la isla de Jeju, en la sede de la NSS se enteran de la muerte de Mi-Jung. Pronto todas las alarmas se dispararán, alarmas confirmadas tras el rescate del ViceDirector Baek-San y Sa-Wu por parte de la gente de IRIS. La pareja será trasladada a un lugar secreto donde continuar con la intención de acabar con la cumbre Norte-Sur. Al frente de la misión se pondrá a Sa-Wu pero éste no parecerá estar muy de acuerdo con la idea de acabar con el presidente de la Republica. Sus dudas crecerán aún mas cuando escuche accidentalmente una conversación telefónica de Baek-San hablando de Seung-Hee. Mientras en la NSS se intentará dar con el paradero de estos dos pero los enemigos de la paz no cejarán en su empeño de sembrar el mal.

Lo que faltaba, a la intención de urdir sospechas sobre Seung-Hee se une esa aparente redención de Sa-Wu. Pero vamos a ver, un tío que pretendía poner una bomba nuclear en pleno Seúl, ¿cómo se preocupa ahora por la salud del presidente de la nación?. Incompresible y hasta ridículo.

Y volviendo a Seung-Hee. ¿Qué interés hay ahora en hacerla aparentar como sospechosa de algo?. Lo dicho, la cuestión es estirar la morcilla. Por no hablar de esos minutos musicales del inicio…

Y para terminar, una de circo. Hay que ver lo rápido y bien que funciona ese “aclarador de imágenes pixeladas” de la NSS. Nadie sabe que hacer con ella, llega la chica y con un par de teclas saca a la luz la identidad del novio de Mi-Jung. Y es que hay funcionarios que… valen su precio en oro. ¿O debería decir, programas?. Ya quisiera yo ese.

Por cierto, que poca relevancia le dan a la muerte de Mi-Jung. Su compañero no parece ni afectado.

19º CAPITULO: De mal en peor.

Hyun-Jun y Sun-Hwa lograrán acorralar al asesino pero no conseguirán de él ninguna información válida. Será la propia NSS la que siguiendo algunas pistas dé con el paradero del Vicedirector Baek San. Mientras, éste intenta que Sa-Wu vuelva al redil descubriendo sus dudas. Cuando Hyun-Jun llegue al lugar será demasiado tarde: sí podrá detener a Baek San pero su antiguo camarada ha huido en dirección a la misión definitiva. Entre una y otra nuestro héroe descubrirá porque Seung-Hee estuvo desaparecida unas horas…

¿Pero esto qué es?. ¿A quién intentan tomarle el pelo?. “Iris” ya no solo ha perdido el rumbo sino que en su error no parece reconducirlo.

Para empezar, triste desenlace para ese impecable asesino que al final y a la postre no lo ha sido tanto. Esperpénticas sus palabras antes de su muerte y esperpéntico el espectáculo de Hyun-Jun que al mas puro estilo John Wayne tira la pistola para batirse con puños contra su adversario.

Luego tenemos al tonto – por mucho que me pese – de Sa-Wu. Como dicen en mi tierra, La Tarara, ahora sí, ahora no. ¿En que quedamos?. Ah y por cierto, ¿El objetivo no era el presidente de estado…?. Entonces, ¿qué narices hacéis tomando un centro comercial?.

Y para acabar, todo lo que rodea a Seung-Hee. Por cierta que sea su historia, ¿no se les ha ocurrido a los guionistas alguna excusa mejor?. Y cuanto rollo, resulta que está ocupada y se van a cenar a todo un hotelazo en un privado. Vamos, que si yo estoy ocupado y alguien me invita lo máximo es un bocadillo, algo rápido, con tal de no hacerle un feo. En fin, lo dicho… esto ha ido de mal en peor. Menos mal que solo queda un capítulo.

20º CAPITULO: Final. ¿Por fin…?

Los terroristas comandados por Sa-Wu expondrán sus exigencias: el Presidente de la Republica deberá cancelar la reunión Norte-Sur y romper todos los acuerdos económicos entre ambos países. Si no cumplen, ejecutarán a los rehenes. Huyn-Jun acudirá a negociar enfrentándose a su viejo amigo intentando tocarle la fibra sensible. Éste no sucumbirá pero cuando el agente de la NSS retorne aceptando el trato pero pidiendo a cambio liberar a niños y mujeres, los hombres de Sa-Wu se volverán contra él cuando éste acepte. Finalmente la NSS tomará el control de la situación siguiendo adelante el presidente con su agenda. Cuando la conferencia de prensa del acto se vaya a realizar, los terroristas que quedan aún con vida realizarán una última ofensiva con tal de acabar con el Jefe de Estado. Por suerte Hyun-Jun y sus hombres estarán allí. Salvándolo, el agente y su pareja dejarán la NSS esperando vivir felices el resto de sus vidas. ¿Será esto posible?.

Triste final en el doble sentido. Uno por lo dramático – perdonarme no destripar nada – y dos por las sensaciones dejadas.

Sin poder contar mucho solo diré que hay cosas que evidencian un final de serie por un lado esperado por la continuidad de los actores y por otro, inesperado dada la propia continuidad ésta vez de la línea argumental.

¿Lo mejor?. Sa-Wu.

CONCLUSIONES:

– Con todo lo comentado no haría falta decirlo pero la serie se ha ido desinflando alarmantemente de tal manera que si no fuese por la insistencia de mi mujer no la hubiese terminado de ver. ¿Bastante conclusión, no?.

Muchas han sido las razones para ésta decepción pero a las ya mencionadas en los respectivos capítulos creo conveniente añadir algunas que he dejado en el limbo.

La primera, que se decía que la serie se inspiraba en la popular “Swiri” y después de verla, ni “Swiri” ni nada parecido. Guarda resonancias con la norteamericana “24” pero poco mas.

La segunda y que ya he repetido varias veces, no se entiende como se ha elegido a Jung Jun-Ho para interpretar al villano de la función centrando todos los mimos – demasiados – en Lee Byung Hun. Vale que éste último sea un actor en alza pero cabe recordar que Jun-Ho ocupaba el noveno puesto en una macroencuesta local en la que los surkoreanos elegían a sus actores favoritos.

En la misma línea hay que destacar lo desaprovechados que están algunos de los actores que aparecen en la misma. A Yun Je-Mun solo supieron sacarle provecho al final, y poco; pero que gente como por ejemplo Lee Hae-Yeong-I y Ryu Seung-Yong no tengan ni nombre ni casi dialogo es algo absolutamente impensable.

Complementado esto, decir que algunos personajes son simple carnaza; no solo es su poca importancia o presencia sino lo rápido que se desechan dejándolos en evidencia cuando algunos han tenido una participación de verdadero peso.

En lo que respecta a la historia, demasiada condescendencia con los protagonistas y muchos cabos sin atar. Ahora se anuncia una secuela con otros dos actores de primera fila como Cha Seung-Won y Jeong Wu-Seong como protagonistas pero nada de los que aún quedan con vida en ésta, con lo que uno se queda con la mosca tras la oreja. ¿Quizás nos resuelvan las dudas en ese film también anunciado con ésta vez sí los protagonistas de ésta?. El tiempo lo dirá.

Resumiendo, lo mejor: la acción, la música, los medios dispuestos, Lee Byung Hun y Seúl como escenario. Lo peor, casi todo lo que no implica lo anterior. Decepcionante en líneas generales.

Featured image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s