THE GREASTEST LOVE (II) – Korea del sur – 2011 – Kdrama – (Ep. 6 al 10) de 16

Featured image

BREVE RESUMEN DE LOS 5 PRIMEROS CAPITULOS:

Dok Go-Jin es el actor preferido de Korea. Sin embargo bajo una imagen encantadora se esconde un tipo inseguro, caprichoso y algo pedante. En su camino el destino colocará a Gu Ae-Jeong una miembro de una girlband extinta de éxito diez años atrás que ahora intenta subsistir apelando a la nostalgia. Tras un par de enredos y malentendidos la joven conseguirá llamar la atención del actor cuando se entere por casualidad de uno de los secretos de éste por lo que para acallarla Go-Jin decidirá que forme parte de su misma empresa de representación. El continúo contacto cogerá desprevenido al actor terminando por enamorarse de la cantante. Cuando ésta entre en un concurso televisivo y vea como un joven Doctor, participante en el mismo, parezca contar con las atenciones de Ae-Jeong, Go-Jin tendrá que esforzarse por conquistar su corazón aunque no se vea correspondido.

6º CAPITULO: Comienza el lío.

Tras salir indemnes de la trampa que el destino había colocado a Go-Jin y Ae-Jeong, la vida volverá a la normalidad. O casi ya que esa misma noche la falta de tacto del actor junto a su engreimiento natural provocará que la velada termine mal. Al día siguiente Go-Jin acudirá al plató de “Formando parejas” con la intención de congraciarse con ésta pero para su desgracia será testigo de una tierna escena entre la ex-cantante y el Doctor Pil-Ju. Molesto decidirá gastarle una broma que a su vez pueda distanciar a estos dos pero el tiro le saldrá por la culata cuando tras escuchar la historia de Ae-Jeong el médico no solo sepa disculparla si no que urdirá un plan para que ésta deje de sentirse mal a raíz del actor. Sin embargo no será la única afronta que tendrá que sufrir ésta ya que cuando vaya a reprender a Go-Jin se meterá sin darse cuenta en otro follón, interrumpirá una fiesta sorpresa – montaje – preparada por el actor a Se-Ri. El tiempo lo curará todo pero otra vez el mal carácter de Go-Jin estropeará lo que parecía iba a ser el comienzo de su historia de amor…

Clara depreciación del humor en pos de una subida del romanticismo, eso nos vamos a encontrar en éste capítulo y espero que no marque la señal de partida a las directrices a seguir en los siguientes capítulos.

Sí, tenemos unas cuantas buenas escenas como ese flashback de las “National Treasure Girls”, la del sobrino de Ae-Jeong con sus compañeros de clase, la de la piscina de bolas o el detector de mentiras de Pororo pero el peso del episodio se lo lleva la ternura de Pil-Ju y sobre todo esa escena final que nos deja con mal cuerpo.

Y es que hay que ver qué amor le tienen los surkoreanos – … si no asiáticos en general … – a los triángulos amorosos. Acabado de salir de “Pasta” y “The Queen of reversals” donde mi “candidato” favorito salía perdiendo y ahora aquí me la tengo que volver a jugar; ojala que no se repita la misma historia. Quiero que Go-Jin se lleve a la prota y por mucho que me caiga bien el entrañable de Pil-Ju espero que los guionistas no se equivoquen de nuevo al apostar a un caballo ganador que no se lo ha merecido.

Por cierto y ya que hablábamos del sobrino de la protagonista hay que destacar que al contrario de lo que suele pasar con los personajes infantiles éste Gu Hyeong-Gyu resultará simpático a toda la audiencia alejándose de los cargantes estereotipos de su misma edad.

7º CAPITULO: Por la puerta grande.

A pesar de haber recibido un jarro de agua fría, Go-Jin no se amedrentará y al contrario de lo que se podría esperar contraatacará ofreciéndole a Ae-Jeong un contrato discográfico al mas alto nivel para averiguar si los propósitos de ésta solo eran interesados. Aún sabiendo que está siendo puesta a prueba la joven firmará pero pronto resolverá el entuerto tras un encuentro con el propio actor. Al día siguiente y como suele ser habitual un nuevo conflicto salpicará a la pareja cuando Go-Jin compre unas zapatillas de Ae-Jeong en una subasta benéfica por internet. Y es que al contrapujar por las deportivas con Pi-Ju éstas adquirirán una cifra astronómica, algo que aprovechará Se-Ri para ensuciar la imagen de Ae-Jeong aludiendo que fue la propia cantante quien las compró. Finalmente saltará la sorpresa.

Genial. Hemos pasado del episodio “menos bueno” como fue el anterior a uno de los mejores; todo obra y gracia de, no solo otra vez el humor sino del equilibrio. Me explico.

Hay una fase en ésta entrega que bien podría resumir mis palabras, unos diez minutos que deberían servir como material didáctico para futuros profesionales. Son esos que se desarrollan en el karaoke.

Primero tenemos una escena cómica que aunque un tanto forzada y previsible no puede ocultar su origen en el humor absurdo como es la del “baile” de Ae-Jeong. Ésta queda colmada por la irrupción de Go-Jin interpretando el “Heart break” – al hilo de sus problemas de salud – de G-Dragon de los “Big Bang”. Hacía tiempo que no veía a Seung-Won tan desatado, casi lloro de la risa. Y tras la “tormenta” pasamos a la “calma” representada tanto por una secuencia melodramática en la que Go-Jin llega incluso a abrazar a Ae-Joeng como por algo mas que un gesto como es el simbolizado por la devolución de la pluma de Pil-Su. De remate tenemos el regreso del humor pero en manos de los secundarios cuando Jenny se camela a Gu Ae-Hwan y Kim Jae-Seok. Recapitulando, diez minutos redondos.

Ya no solo es la hilaridad de los momentos mas divertidos sino la habilidad para incorporar peliagudos asuntos sentimentales sin que se pierda el interés o decaiga el ritmo.

Y al hilo de lo dicho en la reseña de los anteriores capítulos; fantástica la incursión de conocidas melodías que hacen mas chocante la acción. Hoy le ha tocado el turno a las locales “Butterlfy” – una de mis favoritas – de los “Loveholics” que sirvió de tema central de la estupenda “Take Off”, “Old boy” y la mas cercana “Expediente X”.

8º CAPITULO: Volvemos a empezar.

Los sobresaltos no dejarán de asaltar al bueno de Go-Jin y tras solucionar el problema creado por la subasta de las zapatillas de Ae-Jeon se inquietará cuando sepa que los responsables del “Formando parejas” piensan eliminarla en el siguiente programa. Para “salvarla” no dudará en pedir ayuda a Pil-Ju contándole los planes de los responsables del concurso. El problema vendrá cuando el Doctor se extralimite saltándose el guión: no solo le dará la primera rosa a Ae-Jeon salvándola sino las restantes, eliminado a sus rivales y conmocionando a todo el público que estaba en el plató incluido un sorprendido Go-Jin. Éste contraatacará contándole a la ex-cantante su pasado buscando que sienta pena por él. Finalmente y tras un nuevo malentendido el actor averiguará porque su corazón palpitaba cada vez que oía la canción de las “National Treasure Girls” resolviendo por sí mismo que lo que sentía por ella no era amor si no un simple efecto secundario de una sugestión inducida.

Bueno, bueno, bueno, al final – o mejor, al meridiano de la serie… – la misma se ha quitado la máscara y ya intuimos por donde va ir la cosa. Tras el desencanto – o “desenamoramiento” – del actor y la opuesta bajada de defensas de la ex-cantante, imaginamos que en los siguientes episodios vamos a asistir a un río de lágrimas por parte de ésta, el consuelo de Pil-Ju y la indiferencia de Go-Jin para posteriormente, regresar al punto de partida hasta llegar al desenlace feliz. ¿Será así o cómo ha ido demostrando episodio a episodio me quitará la razón?. Sinceramente, ojala me equivoque.

Por lo que a la entrega de hoy se refiere, un nuevo retroceso del humor en pos de los sentimientos pero todo enclavado en un contexto tan distendido que tampoco se le puede echar en cara.

Y es que de nuevo Cha Seung-Won vuelve a salvar el episodio con su actuación tan… ¿perfecta?. No sé si al final la serie se convertirá en mi favorita, simplemente en una de ellas o a lo peor, en una mas; pero de lo que estoy seguro es que ésta es la mejor relación personaje/interpretación que he visto en mi “carrera” como crítico aficionado a las series asiáticas… toma ya ¡¡. Solo hay que ver el pasaje de los autógrafos y sobre todo las caras en el colegio – con guiño incluido a “Teacher Mr. Kim” uno de sus éxitos de antaño – para descubrirse y rendirse ante el actor mas completo de la actualidad en ésta pequeña península asiática.

De todas formas no puedo dejarme llevar por mi favoritismo ya que nunca lo he hecho – cuando ha perpetrado un horror lo he dicho también – y sumar otras de las bondades del capítulo. El pasaje donde todos los familiares se imaginan las consecuencias de los actos de Ae-Jeon, incluida ella misma; la escena que se monta Go-Jin de la conversación telefónica de ésta con Pil-Su y las alitas sobreimpresionadas del actor, son muestras de que la serie, ni conformista ni formal.

Por cierto, otra de las cosas por las que me gusta Go-Jin es porque es igual que yo; vamos, que tenemos las mismas reacciones: es impulsivo, mal pensado e incorregible. Toda una “mala” persona, jajajajajjaja…

9º CAPITULO: Episodio de transición.

A pesar del rechazo de Go-Jin, Ae-Jeon querrá asegurarse de que el actor ya no la quiere. Decepcionada intentará que no se le note. Ajenos a ello, sus amigos “facilitarán” que su relación con el Doctor Pil-Ju evolucione ayudándola a que se decida a escogerlo en el próximo programa del “Formando Parejas”. Sin embargo la que parece que ha tomado ya una decisión es Se-Ri a la que no le importará declararse a éste mediante indirectas; el problema es que el médico no parece darse por aludido. Y mientras que unos y otros intentan aclarar sus sentimientos, llegará el día en el que Ae-Jeon debe tomar una decisión. Go-Jin hará un último intento para averiguar lo que siente su corazón guiándose por el pulsímetro pero lo que no sabe es que éste está estropeado.

Nos encontramos, como decía en el titular, con un episodio de transición. Y es que ya no solo son los vaivenes que parecen girar sobre la indecisión de la pareja protagonista si no incluso algunos elementos, algo mas que indicios, que señalan al presunto vacío de la entrega. Son por ejemplo ese cameo de Lee Seung-Gi que aunque gracioso, sobre todo por su resolución, no puede evitar que se le tache como un relleno.

Sí, los cinco minutos finales son geniales incluyendo una escena – que me callaré… – esperada por todos hace tiempo pero me parece poco bagaje para algo mas de una hora. En todo caso al menos me alegro de que, de momento, la línea argumental no se haya acogido al plan que preveíamos en el anterior capítulo. La duda es si seguirá por el mismo camino.

Y por lo demás, poco que reseñar dado el exiguo contenido; algunos gags graciosos y en la línea de lo que decíamos de las Tablets, ahora se nos intenta vender las Televisiones 3D.

10º CAPITULO: Como manda la tradición.

Tras aceptar la oferta de Pil-Ju frente a las pantallas de todo el país, Go-Jin no se dará por vencido e intentará congraciarse de nuevo con Ae-Jeon. Ésta continuará rechazándolo hasta con demasiada dureza a causa de la frustración que le producen las dudas. Y mientras que la opinión pública disfruta con la relación del Doctor y la ex-cantante, Go-Jin irá encontrándose cada vez peor hasta el extremo de tener que ingresar en el hospital. Allí le dirán que debe ser operado otra vez para sustituirle el corazón artificial dañado que lleva pero el porcentaje de perecer en la intervención es tan elevado que se lo juega a cara o cruz. Al menos la buena noticia vendrá de parte de su carrera profesional ya que está a punto de ser galardonado con el premio a “Mejor Actor” en los Korean Films Awards y ser elegido para interpretar el papel de superhéroe en una superproducción norteamericana.

Me hace gracia que una de las mejores entregas de lo que llevamos de serie lo sea porque su talante se haya ensombrecido de sobremanera. Y digo que me hace gracia no tanto porque, evidentemente, me haga reír sino porque lo único que están haciendo sus guionistas, las célebres hermanas Hong, es seguir las líneas argumentales del género en la pantalla grande.

Y es que, ¿ cuántas veces he escrito en las reseñas de las comedias surkoreanas – sino asiáticas – lo de que para dotar de una cierta trascendencia a sus argumentos sus responsables en el último tercio suelen meter una componente dramática ?. Cientos de veces ya que a decir verdad mas que un tópico parece un dogma.

Pues bien, aquí parece seguirse a rajatabla ésta norma no escrita justo cuando entramos en el último tercio de la serie. ¿Casualidad?. No lo creo.

Y lo peor es que conociendo como se las suelen gastar en el país con las series, nadie puede asegurar que como en sus “hermanas mayores”, la cosa termine bien. No es la primera vez que uno acaba no solo insatisfecho de un final sino incluso cabreado, así que nadie descarte que se vayan a cargar al prota para inundar los salones de nuestras casas.

Y ya que hablamos de lágrimas hay que ver lo trágica que se ha vuelto la cosa. Una decepción por un lado, una depre por otro y para remate, el susto. Aun así como decía, uno de los mejores episodios de la serie; no tiene mucho contenido pero lo poco que hay es de importancia. Por cierto, atención a los cameos.

Featured image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s