THE MAN WHO CAN’T GET MARRIED (II) – Korea del sur – 2009 – (Ep. 7 al 11) de 16

Featured image

BREVE RESUMEN DE LOS 6 PRIMEROS EPISODIOS:

Jo Jae-Hee es un prestigioso arquitecto. A pesar de su talento es una persona tremendamente excéntrica, perfeccionista, solitario hasta la médula y obsesionado con el orden y la limpieza; tan huraño que solo su ayudante Hyeon-Gyu y su Manager Ki-Ran lo aguantan. Un día hasta el apartamento contiguo al suyo se mudará Yu-Jin, una joven que se ocupará del piso hasta que regrese su tío, dueño del mismo. A pesar de no conectar, Yu-Jin le servirá de gran ayuda al arquitecto cuando éste se desmaye víctima de un colapso intestinal. Lo acompañará al hospital donde trabaja el cuñado de éste y allí conocerán a la Doctora Mun-Jung. Ésta es otra solitaria mujer a la que su padre quiere ver casada. Los continuos achaques intestinales convertirán las visitas de Jae-Hee a la Doctora en casi una rutina, una especie de relación que se irá estrechando a medida que los diferentes personajes interactúen con la pareja.

7º CAPITULO: Tronchante. El protagonista de hoy es Sanggu.

A Jae-Hee le despierta de sus ensoñaciones Sanggu que colándose desde la casa de su ama logrará llamar la atención del arquitecto. Sin embargo la intrusión no es gratuita ya que éste solo se ha atrevido a desafiar al cascarrabias para alertarlo sobre el estado de Yu-Jin, en pleno ataque de apendicitis. La llevará al hospital y tras tener que ingresarla para proceder con la extirpación del apéndice surgirá el problema: Quién se queda con Sanggu. Hyeon-Gyu y la doctora no tienen permitidos los animales en sus respectivos bloques de viviendas así es que a la última no se le ocurrirá otra cosa que pedírselo a Jae-Hee. Éste en un principio lo rechazará pero terminará accediendo tras amenazarle Mun-Jung con no atenderlo cuando vaya a la consulta. Los días irán pasando y el arquitecto irá cogiéndole cariño al perro. Justo el día en que Yu-Jin es dada de alta, Sanggu se escapará del cuidado de Mun-Jung dando paso a una dramática búsqueda del animal por parte de ésta y de Jae-Hee. Finalmente éste aparecerá en la propia casa de la joven devolviendo el aliento a la pareja. Al día siguiente el arquitecto decidirá darle una sorpresa a Mun-Jung en forma de regalo intentando animarla derribando sus miedos.

Aunque previsible no se puede negar que el episodio de hoy sea destornillante. Sabemos como terminará la relación entre el chihuhua y el protagonista pero no por ello las situaciones que plantea son menos divertidas o tiernas. Y es que si hablamos en términos de sensibilidad, “The man who can’t get married” tiene mucho que ofrecer.

La conversación entre Jae-Hee y Mun-Jung donde ésta habla de la mala suerte que ha tenido siempre con sus mascotas y como éste lo enlaza con su profesión o el regalo consecuencia de la charla, encandilarán a esos que buscan algo mas en una relación que solo romanticismo.

Para acabar, aplaudir ese final. Todos esperamos que sea una especie de declaración por parte del protagonista pero yo no pondría la mano en el fuego viendo que comienza a esbozarse un triangulo entre éste, la propia doctora y la manager Ki-Ran. Habrá que esperar. ¿Sorpresa?.

8º CAPITULO: Primer obstáculo.

Jae-Hee tendrá que salir al rescate de su cuñado cuando la mujer de éste, su hermana, lo descubra viajando en su coche con otra mujer. El arquitecto accederá a hacerse pasar por novio de ésta ante su hermana para no dejar en mal lugar al doctor. Lo malo es que tanto Hyeon-Gyu como Yu-Jin se encuentran en el local espiando toda la escena. Pronto la noticia correrá como la pólvora y las mujeres relacionadas con Jae-Hee se sentirán algo inquietas. Los nervios reales aparecerán cuando la propia Mun-Jung vea juntos al arquitecto y a su supuesta pareja cuando ésta cite al primero por sorpresa. Al principio Jae-Hee se sentirá atraído por la jovencita pero pronto no podrá seguirle el ritmo dándose cuenta de su error. Mientras, la Doctora dolida ante la repentina felicidad y vida de pareja del solterón, accederá a una cita a ciegas orquestada por su padre. La misma no acabará muy bien que digamos pero para su sorpresa, alguien la espera en el portal de su casa.

Ya lo decía en el anterior episodio: que no iban a ser las cosas tan fáciles para los protagonistas. Hoy tenemos la primera traba pero menos mal que ha sido “ligera”. Y es que da rabia – y risa – ver como inicialmente nuestro héroe tontea con la guapa Hwa-Ran mientras Mun-Jung refunfuña sintiendo algo que se parece a los celos. Es tal la química espectador-pareja protagonista que ya no podemos esperar a verlos juntos con lo que contemplar tal escena nos pone tan de los nervios como a la propia Mun-Jung.

En todo caso el humor vuelve a ser un buen calmante y volveremos a reír como en anteriores ocasiones. Por ejemplo resulta divertido encontrarnos otra vez con Kim Gun-Mo haciendo un cameo. Eso, y la importancia que están adquiriendo ya no los secundarios sino los terciarios como p.e. ese empleado del videoclub.

Por último destacar la excelente elección de temas musicales para servir de fondo a las escenas. Ya no solo son las que podemos encontrarnos editadas en la Banda Sonora de la serie, son otras populares de gente como “Big Bang” e incluso occidentales. Sin olvidar incluso una de la propia Uhm Jung-Hwa.

9º CAPITULO: Comienza el deshielo.

Lo que parecía que iba a ser una velada romántica terminará siendo un desastre a causa de la falta de tacto de Jae-Hee. La Doctora acabará tan disgustada que al día siguiente cuando el arquitecto vaya a pedirle perdón a la consulta ésta lo tratará con tanta indiferencia que Jae-Hee se sentirá dolido. Sin embargo no tendrá ni tiempo para preocuparse ya que su madre tras un desmayo acabará siendo hospitalizada. Allí el destino conducirá a que ésta conozca al padre de Mun-Jung y ambos, con el mismo fin de ver casados a sus hijos, harán un frente común: urdirán un plan para cual Celestina, unirlos. Chantajeando a la Doctora y a su hijo, la madre de Jae-Hee solo accederá a operarse de la pierna si la pareja les conceden un deseo escogido al azar. Tras elegir a ciegas uno, estos deberán viajar un fin de semana juntos fuera de Seúl. Molestos por verse víctimas del juego de sus padres decidirán a su vez engañarlos. Sin embargo, saltará la sorpresa.

Genial, cuando mas dramática parecía que se ponía la cosa, se acierta de pleno. Y es que superado el meridiano de la serie, ya va siendo hora de que la parejita vaya uniendo sus caminos. No cuento mas.

Lo que sí que diré es que esos minutos donde se roza el drama sirven para ver la actuación de una Jeon Yang-Ja que hace gala de su veteranía; el complemento perfecto para esas risas que asegura la serie.

Por lo demás, poco… o mucho, según se mire. Los secundarios cada vez están mejor destacando en ésta ocasión a Yu Tae-Wung/Mun Seok-Hwan y no solo por ese modelito que luce en el episodio, las escenas oníricas del protagonista que resultan deliciosamente divertidas y la hora que se pasa en un segundo… ¿qué mas quieres?.

10º CAPITULO: Como una pareja de novios.

El viaje comenzará con los típicos conflictos y el no menos clásico tira y afloja. A pesar de ello la pareja solventará esos pequeños problemas terminando por cogerle gustillo a la excursión, tanto que cuando sus caminos se crucen con los de la Manager Ki-Ran y Mun Seok-Hwan visitando el poblado que el arquitecto junto a estos debe rehabilitar, se romperá la sintonía que existía entre los dos. Deberán entonces disimular aunque la avispada Ki-Ran se huela la relación. Cuando llegue la hora de volver a Seúl, allí les estarán esperando sus padres no solo para ponerlos a prueba sino para averiguar si entre ambos ha surgido el amor.

Aunque el contenido del episodio no sea ni denso ni significativo, a casi todos se nos quedará cara de tontos cuando veamos a la pareja cada vez mas íntima. Ya les es imposible esconder sus sentimientos y solo hay que ver la cara de Jae-Hee para saber lo que piensa. Es un libro abierto.

Está claro que a las personas mas jóvenes de la casa y a adolescentes, la relación entre los protagonistas les puede resultar anodina y sin interés pero desde el punto de vista de alguien que comparte la misma edad – aunque no estado civil – la perspectiva es mucho mas divertida. Divertida y creíble ya que todos conocemos a gente de su edad con, si bien no idénticos problemas sí que similares obstáculos para entablar una relación seria.

Para terminar y volver a retomar el tono jocoso, destacar una nueva broma privada. Si hace unos episodios veíamos a Uhm Jung-Hwa cantar de no muy buen modo – recordar que lleva dos décadas en el mundo de la canción – ahora le llega el turno a su compañero de reparto. Y es que si bien Ji Jin-Hee no es como la anterior, un profesional del medio sí que por el contrario ha participado en insignes musicales como en la hongkonesa “Perhaps love” e incluso la misma banda sonora de ésta serie incluye un tema cantado por él. No hay nada mejor que reírse de uno mismo.

11º CAPITULO: Complicaciones, declaraciones, despedidas… qué miedo.

La pareja sabrá salirse por la tangente sin dar a entender nada a sus padres. Sin embargo sobre Jae-Hee se cernirá una tormenta aún peor: Ki-Ran está a punto de aceptar la oferta de trabajo realizada por Mun Seok-Hwan. Puesto en sobrealerta gracias a la perspicacia de Hyeon-Gyu, el arquitecto no sabrá a que atenerse; su primera reacción será la de la indiferencia pasando mas tarde a la de rechazo intentando convencerse que podrá sobrevivir sin su socia. Una vez demostrada su incompetencia no tendrá otro remedio que admitir su error e intentar que ésta no se vaya. Mientras esto ocurre el tío de Yu-Jin avisa a su sobrina de su pronto regreso lo que la obligará a mudarse. Por su parte la Doctora Mun-Jung es invitada a una fiesta en la que coincidirá con su antiguo prometido e ir sin pareja le supone un serio problema. Jae-Hee se prestará a ello. El problema surgirá cuando la cita coincida con el momento en que tiene que hacer cambiar de idea a Ki-Ran.

Vamos a entrar en la fase definitiva de la serie y parece que el rumbo de la misma comienza a acelerarse cobrando trascendencia.

Por primera vez vemos a nuestro “héroe” en una situación delicada y no solo por lo que respecta a su futuro profesional sino también sentimental. El triangulo que se esbozaba hasta el momento ha tomado forma definitiva y aunque la transición haya sido suave no le resta importancia y hasta dramatismo.

Pero el peso especifico del capítulo de hoy no solo compete a la pareja protagonista sino que vemos como a la pobre Yu-Jin tampoco le van muy bien las cosas. Pero que nadie se asuste ya que una cosa puede ir unida a otra… además, el tono de la serie nunca nos ha dado razones para pensar mal.

Fuera de todo el embrollo que se avecina, una como siempre de mis anécdotas chorras. A la buena elección de temas musicales para acompañar a las escenas hay que añadir que hoy uno de ellos sea en castellano y otro, aunque instrumental, no pueda esconder su origen latino: “El cóndor pasa”.

En fin, veremos como le sienta a Jae-Hee la declaración de la dulce Mun-Jung…

Featured image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s