FASHION KING – Oh Ki-Hwan – Korea del Sur – 2014 – Comedia/Melodrama

FashionHace tan solo diez años la comedia surkoreana era la que mandaba en la taquilla local. Ahora basta con ver los Top Ten del Box Office anual para darse cuenta que esta ha sido sustituida por aventuras épicas, dramáticos thrillers o films de acción.

Y sí, podría ser considerado algo normal ya que, al fin y al cabo, los films de estos géneros son los que dominan la taquilla a nivel internacional, pero conviene recordar que Korea del Sur no es un país al uso. ¿O queréis que os recuerde aquella leyenda negra que decía que cualquier superproducción estaba condenada al fracaso?

Sea como sea, aquellas comedias que en parte fueron las causantes de aquel “milagro surkoreano”, es decir, la internalización de su industria, han pasado a un segundo plano. ¿La razón? Más que una falta de calidad –o hasta gracia- lo achacamos a que el producto televisivo ofrece ya las mismas –o superiores- sensaciones que estas. No hace falta pagar una entrada para pasar un buen rato, riendo y emocionándose a la vez. Total, los actores son también los mismos…

Está claro que hay excepciones, que hay comedias que triunfan irremediablemente, pero estas, creedme, solo están indicando que tienen algo diferente, excepcional. Solo hay que ver las que han logrado situarse en lo más alto los últimos años como “Oda a mi padre” o “Miracle in cell nº7”.

“Fashion King” vendió casi 600.000 entradas, una cifra que en cualquier otro país sería notable, pero que sin embargo en Korea no pasa de mediocre, incluso de ridícula. Solo hay que ver su posición 33 entre las películas autóctonas más taquilleras de aquel año. Quizás hace una década el film dirigido por Oh Ki-Hwan hubiese sido visto por más gente, pero ahora… Y lo que es peor: basado como está en un popular “Web-toon” que no terminase atrayendo a más público… Mala señal.

La premisa del film es buena, en parte la que se resume en su tráiler y la que termina convirtiéndose en su trampa. Esta no es otra que caricaturizar el mundo de la moda trasladándola a un entorno escolar donde lo cool y lo ridículo se confunde. Así “Fashion King” se transforma, como puede verse en ese tráiler que siendo justos no tendría que haber sacado a colación, en una versión rejuvenecida y claro está, surkoreana, de “Zoolander”.

¿Y por qué digo lo de ‘surkoreana’? Muy fácil, porque además de todos los tics y consideraciones de su cultura ligados en esta ocasión a un entorno educativo, tenemos esos desmanes tan característicos de los manhwas donde se permiten la licencia de hacer el ridículo y resultar poco creíbles con tal de provocar la risa. Así hay pasajes absolutamente hilarantes y fantásticos –en el doble sentido de la palabra- sobre todo cuando el mundo de la moda entra en juego. Así tenemos la escena del gimnasio, el aprendizaje de los chicos o el de las carreras.

El problema es que una vez visto esto, la película pone los pies en el suelo para no levantarlos, al revés, hundirse en tierras cenagosas. Me explico.

Por muy fashion, cool que sea la excusa, la película no va sobre el mundo de la moda, ni siquiera, para nuestra desgracia, de hacer reír. “Fashion King” es un panfleto –sí, panfleto- sobre el bullying, el acoso que se ejerce sobre algunos alumnos en los centros escolares.

Ahora es cuando los listos de turno me acusan de ser insensible y no entender este grave problema. A lo que yo respondo con un ¡ZAS! en toda la boca diciendo que soy padre de un chaval de 13 años que acaba de entrar en el Instituto, y que con problemas de oído y brackets en los dientes, es el centro de las burlas de sus compañeros de clase. ¿Sabré entonces de qué estoy hablando? Sin olvidar que he sido niño y joven, y lo que es peor, de los empollones…

Por lo tanto, con conocimiento de causa –vale, no conozco los institutos surkoreanos, pero estos problemas trascienden fronteras- diré que esta película es muy ejemplarizante sí, pero en lugar de buscar soluciones se parapeta en su formato para buscar únicamente un final feliz. Está muy bien eso de vencer tus miedos y apelar al espíritu de superación, pero cuando no importa el ‘cómo’ para centrarse en el ‘cuándo’ es poco menos que hacer un discurso de cara a la galería.

Y ya no es tanto lo vacío de tu alegato como ampararte en que estás en una película y contrariamente restar todo interés a tu producto. Salvo esas escenas cómicas –casi todas resumidas en el tráiler- el resto de la película es un melodrama aburrido, sí, aburrido. Mi señora esposa por ejemplo, la segunda hora se la tiró durmiendo, y esto, encima en una presunta comedia, es un pecado mortal. ¿De verdad que para contar lo que cuentas necesitas dos horas? ¿Estamos locos o qué?

Y es que encima de caer en la reiteración, de romper constantemente el ritmo y el tono o recurrir a tópicos, tomas por tonto al público. ¿Qué decir de esa transformación de Sulli de fea a guapa? ¡Coño! Aquí en occidente alguno puede ser que no la conozca, pero en Korea todos saben quién es sobre todo por sus días como miembr@ de las “F(x)”. ¿Qué factor sorpresa va a tener su transformación?

Resumiendo, “Fashion King” tiene alguna escena buena para reírse a gusto, pero a las alturas en las que nos encontramos, no justifica su visionado. Irregular y con demasiados socavones aburridos. No solo tenemos seriales, KDramas, más graciosos e interesantes sino un número casi infinito de comedias más redondas echando la vista atrás.

2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s