COOKING UP A STORM – Raymond Yip – 2017 – China/Hong Kong – Comedia

Cooking

Siempre me ha gustado el mundo de la cocina. De hecho si no hubiese sido lo que soy –a decir verdad, no sé lo que soy porque no ejerzo mi profesión…- me hubiese decantado por el mundo de la gastronomía. Pero en mi ‘época’ estudiar cocina –allá en las cavernas…- no era tan accesible como lo es ahora –de hecho mi hijo sí que está estudiando el oficio- y elegir esta profesión estaba penalizado por ciertos prejuicios de los que ahora me avergüenzo.

Pero dejando las batallitas personales aparte, en lo que estaremos todos de acuerdo es que la gastronomía está de moda. Solo hay que ver cómo en los distintos canales de televisión vemos mil y un programas dedicados a este tema, sea en forma didáctica con profesionales enseñando recetas por doquier, en forma de concurso con mil versiones y formatos o tradicionalmente, por medio de documentales.

El mundo cinematográfico o en forma de serial no se ha visto tan afectado. Al menos en occidente, claro, puesto que particularmente en Asia este mundo siempre se ha visto representado llegándonos incluso a dar títulos tan míticos ya como “God of cookery”.

Quizás es que pasa lo de siempre, que en occidente nos creemos el ombligo del mundo, especialmente en Europa donde el timo de las estrellas Michelin -¿nadie se da cuenta de que esto está promovido por una compañía privada y como tal, no está sujeto a la objetividad?- lo tiene todo sometido a su tiranía y pensamos que nuestra gastronomía es la mejor.

En parte también juega su papel la ignorancia ya que si a alguien poco versado en la cultura de extremo oriente le preguntan por la gastronomía japonesa no va a ir más allá del sushi sin ni siquiera diferenciar el mismo del sashimi. Algo por el estilo pasa con la comida china. Arroz tres delicias, pollo agridulce y como mucho, pato laqueado.

Pero a lo que vamos, “Cooking up a storm” como vehículo culinario nos va a ofrecer esa otra cara de la cocina china, pero que nadie se espere un film que gira sobre los fogones ya que habría que empezar diciendo que el film dirigido por Raymond Yip, otra de las claves del film, no es otra cosa que un “Lunar New Year Film”, es decir, una de esas comedias que tradicionalmente se estrenan para el ‘Nuevo Año Lunar’ chino y que comparte ciertas características; la primera, que son familiares. La segunda, que guarda un poso sentimental nostálgico.

Así, Yip, experto en este tipo de films, nos presenta una comedia en la que la cocina es la excusa y las relaciones padre-hijo-maestro-familia, las  verdaderas protagonistas. Pero por partes.

En lo que respecta a la cocina tenemos el típico esquema de estas producciones: rivalidad entre dos antagonistas, luego se ganan el respeto mutuo, unen fuerzas y se enfrentan al enemigo común. No destripo nada porque como he dicho, es lo de siempre.

Igualmente, no pueden faltar las competiciones culinarias para que los personajes demuestren sus habilidades. Aquí tenemos tres, pero lo que evidencia que lo importante en el film no son los fogones, es que por ejemplo la segunda competición se la pulen al momento dando de golpe al ganador. Concurren varios países pero ni hay puntuación, ni tercer, segundo o primer puesto. Ni emoción ni nada. Total, es evidente quien va a ganar porque sino no habría resto de película… Al menos se agradece la franqueza.

Por otra parte, ¿se presentan apetitosos los platos? Pues sí, el problema es que hay pocos. Yip recurre a las cámaras lentas, cámaras subjetivas, primeros planos… todo muy visual, casi videoclipero, pero se nota que no es lo que busca. Cumple pero no va más allá.

Confía más en la labor de sus protagonistas, sobre todo en los veteranos Ge You y Anthony Wong -¿os muestro orgulloso mi foto junto a él?- y por supuesto, en Nicholas Tse, para conformar un triángulo que permita el milagro final. Y es que si bien, adelantando conclusiones, todo en la película pasa de puntillas, cuando llega el momento clave, sin saber cómo llega a emocionar. Eso, o es que me he vuelto muy blando…

La cuestión es que ya sea por la maestría de Wong o la experiencia de Yip en este tipo de películas, es imposible que lleguemos a odiar al personaje del progenitor del protagonista para que cuando llegue ese momento que mencionaba, resulte creíble y conmovedor. Yip y el no menos célebre Manfred Wong a cargo del guión, manejan muy bien la ambigüedad para que en esos tonos de grises nadie salga perjudicado.

Y quizás esa tibieza es la que termina para afectar para mal al film. Si carece de espectáculo culinario, tensión tampoco hay y además todo está impregnado de un “buen rollismo” bobo, salvo por ese momento de… ¿debilidad? uno termina la película con la sensación de haber visto algo insulso que olvidará al segundo siguiente.

Antes de acabar, una tanda de detalles. Que el protagonista sea Nicholas Tse no es casual ya que durante varios años estuvo presentando un programa documental de cocina viajando por distintos países –incluido España- dando a conocer la gastronomía mundial.

Su parteniere, el surcoreano Jung Yong-Hwa, no tiene justificada su presencia por encontrarse afín a la cocina sino por ser, además de popular actor en el gigante asiático gracias a su participación en varios Kdramas, líder de la banda CNBlue, una de mis favoritas y junto a FTIsland, una de las agrupaciones más rockeras de las boybands kpoperas. Su rol es del abrir fronteras, algo bastante habitual en los últimos tiempos en China/Hong Kong.

La fotografía raya a un gran nivel y la Banda Sonora instrumental ayuda a crear la atmósfera propicia para que, a pesar de esa inexplicable contención en toda la dimensión de la película –exceptuando quizás en los medios dispuestos para ofrecer esa semi-final y final del torneo de cocina- llegue a cuajar como lo hace.

Resumiendo, el que busque una película sobre el mundo gastronómico que busque otra opción. Esta es una comedia amable sobre la superación y los lazos de unión personales. Se deja ver pero queda lejos de lo que podría haber dado por reparto y apartados técnicos y artísticos. Si en lugar de Raymond Yip la hubiese dirigido otro Yip, Wilson, Wilson Yip, otro gallo nos hubiese cantado… Le falta espectáculo y compromiso.

Sky es un joven cocinero de Macao. Junto a su maestro Seven regenta un restaurante familiar en un antiguo barrio de la ciudad. Enfrente del local se establecerá otro joven cocinero de origen coreano, Paul Ahn, pero a diferencia de ellos, dirige un restaurante de alto poder adquisitivo, avanzadilla de la moderna zona que quieren construir los promotores del lugar derrumbado y rehaciendo el barrio. Pronto entre los jóvenes nacerá la rivalidad.

3

Anuncios

Crítica (Opinión) de “Operation Mekong” un nuevo gran trabajo del director Dante Lam.

Otro peliculón obra del director de Hongkones Dante Lam (The viral factor/That Demon Within). Esta es una co-producción entre Hong Kong y China. Vibrante film cuya trama central se asienta en unos tragicos hechos reales acarecidos en el rio Mekong en el año 2011.

La trama es bastante sencilla, se trata de una cruenta guerra entre un comando especial chino que hace su guerra contra el narcotráfico de la droga situado en el conocodo como el triangulo dorado. El film de Lam no tiene ningún momento en que aburra al espectador sino que al contrario te deja pegado a la pantalla hasta que este termine.

Operation Mekong funciona de lo más espectacular en todo lo que son sus escenas de acción estas se ven espectaculares en la película. Se ve que Dante Lam contó con un gran presupuesto pues quitando la gran habilidad de este realizador rodando las mismas estas se ven en pantalla de manera brutal.

Este muy recomendables trabajo de Dante Lam contó con un excelente reparto el cual estuvo encabezado por Zhang Hanyu (Manhunt), Eddie Peng (Rise of the legend), Joyce Feng (Love Contractually) o Ken Lo (Paradox).

mei_gong_he_xing_dong-420726373-large

Nuestra critica (Opinión) sobre “Manhunt” lo último de John Woo.

Esperaba bastante de este último Woo por mucho que adaptase un libro y película antigua con todo lo que conlleva ello, y que las primeras críticas llegadas en su estreno no fuesen del todo favorables. Y es que el ‘naufragio’ de aquel Titanic chino que supuso “The crossing”…

La cuestión es que el tan cacareado retorno de Woo al “Heroic bloodshed”, adelantando conclusiones, para mi funesta persona ha sido bastante favorable. No es su mejor película –eso no creo que pase ya nunca– pero tampoco es de las peores.

Lo primero que sorprende es la huella nipona. No estaría mal, con presencia de importantes rostros conocidos de su industria –cameos incluidos- sino fuese porque el cambio de idioma constante perjudica a su desarrollo. Amén del ‘english’ de algunos personajes… No me extraña que en China fuese un relativo fracaso comercial. En lo positivo, además de lo expuesto ya, la riqueza de escenarios.

Lo segundo, el peso de las mujeres en la película. De hecho, por momentos son más protagonistas que los propios héroes y esto se ha de valorar. A Ha Ji-Won ya la conocemos de sobra en los papeles de acción en su Corea de origen. Cumple con su cometido. Es Nanami Sakuraba, en el infalible rol de ayudant(a) pizpireta, la que brilla dejando atrás a personajes con más cuota de pantalla como el interpretado por una sosa Stephy Qi.

Lo mejor, que no se tomen en serio la película como en la época dorada del cine de acción de Hong Kong y del propio Woo. El ‘fanservice’ es muy descarado, llegando casi a la parodia pero sin ese factor burlón que lo afearía por lo que se agradece. Ese arranque con canción clásica, las palomas, el obligado baile, el ‘A better tomorrow’ del final… Da tanto juego, nunca mejor dicho…

La propia acción está muy bien. Las coreografías pirotécnicas rayan a gran altura y aunque a algunos puristas no les guste que las ráfagas de los disparos tengan tanta presencia, la contundencia y fantasía visual del maestro compensan la falta de crudeza.

Lo peor, un par de cosas. Siguiendo con la acción, lo bien que disparan y hábiles que son algunos personajes con la pistola en la mano aunque por oficio y naturaleza no tengan razón de ser.

Y lo segundo, que la mayoría de los personajes tengan pasado quedando todo demasiado forzado, poco casual dejando poco sitio para que, por ejemplo, el ‘bromance’ cuaje como debiese. Los dos protagonistas tienen carisma de sobra y se hacen acreedores rápidamente de la simpatía del respetable, pero no es creíble que simpaticen tan relativamente pronto.

Resumiendo, “Manhunt” es un film divertido, elegante, con buenas hechuras y con aspiración de dejar buen sabor de boca al aficionado clásico al “heroic bloodsheed”. Es la falta de dramatismo, de creérselo, la que lo aleja de los grandes títulos de su autor pero a estas alturas cualquier sucedáneo nos sabe a gloria. Y es que estamos muy necesitados…

j2k5rqswx4001

“CHASING THE DRAGON” – 2017 – HK/CH – Wong Jing/Jason Kwan – Drama/Thriller

chasing

Lo de que Wong Jing es un ‘Maestro de la comedia’ quedó en el pasado. No porque ya no lo sea, no, sino porque es ‘Maestro’… a secas. Aunque para ser francos más bien deberíamos calificarlo como un tipo listo, muy listo. Pero vayamos por partes.

De sobras son conocidas las sagas “Twinkle Twinkle Lucky Stars”, “God of gamblers” –con guiño incluido en esta película- recuperadas en las recientes “From Vegas to Macau/Man from Macau”, las no menos aplaudidas “Future cops”, “High risk”… Y es que son tantas y tantas risas las que nos ha arrancado…

Pero más allá de comedias, como decía al inicio, también en las últimas décadas nos ha regalado tremendos dramas y vehículos de acción que se alejaban de su peculiar sentido del humor, improvisación y grotesca puesta en escena. “The colour of the truth”, “The last tycoon”, “Moving targets”, “To live and die in Mongkok” o “I corrupt all cops” con la que guarda muchas similitudes con esta, son algunos ejemplos. Sin embargo, los que más y los que menos sabrán que este ‘milagro’ no es casual y que en muchas ocasiones Jing ha recurrido a directores amigos y genios apadrinados para, por decirlo de alguna forma, “domesticarlo” y controlar sus desmanes cuando la comedia pugne por no dejar sitio al drama. Marko Mak, Billy Chung, el mismísimo Andrew Lau o como en este caso, Jason Kwan. Como decía, un tipo listo.

En esta ocasión, Jing se hace valer de una historia y personajes que conocía muy bien de cerca –la mencionada más arriba y el ínclito Lee Rock cuyas películas produjo Jing casi tres décadas atrás con Lau enfundado en la misma piel- para construir una historia con un gran leit motiv: hacer de los tópicos una excepción.

En el film –repitamos, referencias aparte- se nos muestra la típica historia de mafiosos –triadas, como no- con hermandades por doquier. Y no, no hablo de colectivos, sino de ese “Bromance”, amistades llevadas al límite que se nos descubrió precisamente en Hong Kong de la mano de otro maestro como John Woo. De hecho, y perdonarme porque había dicho que dejaba las referencias  a un lado… ¿nadie ha visto como un servidor un pequeño homenaje a “Una bala en la cabeza”?

Pero vuelvo al redil. Con notas que nos recuerdan que estamos en un nuevo siglo –las reivindicaciones sociales (inmigración, lucha de clases, posicionamiento político, etc.)- Jing como autor unipersonal –o eso dice- del guión, recrea una historia como decía con amistades inquebrantables, ascensiones y caídas. Vamos, lo de siempre.

Peeeeeero, la magia de esta “Chasing the dragon” es que se construye desde abajo.

Dicho así parece una obviedad, pero no tanto cuando todo el ritmo va acrecentándose para partiendo de los tópicos mantener la tensión hasta el final sin saber qué pasará. Y esto ni ya es tan elemental ni muchos menos, fácil de conseguir.

Porque por mucho que la historia sea manida y hasta los personajes reconocibles, su tratamiento es bastante diferencial cuando los revistes de dos rostros tan carismáticos pero los reclutas en el bando del lado oscuro, obteniendo que la presunta previsibilidad se evapore al eludir el clásico duelo ‘bueno-malo’.

En ningún momento sabes si las hermandades se van a romper, si alguno de los protagonistas puede caer o, evidentemente, cómo va a terminar la cosa.

Una ‘femme fatale’, drama, más drama, más tragedia, un Donnie Yen fuera de su hábitat natural pero majestuoso, un Andy Lau macarrero pero ‘celestial’… la lista es larga.

Pero por debajo de las luces, están las sombras. Y no hablo en plan negativo o crítico, más bien pedante ya que es un recurso gratuito para destacar elementos menos a priori destinados a llamar la atención.

El primero es la bellísima fotografía de la película que junto a la dirección artística nos traslada por momentos a la recordada “In the mood for love”. No os llevéis las manos a la cabeza, que no es para tanto. Jason Kwan, co-director y director de fotografía del film nos trae uno de los mejores tratamientos de imagen que he visto desde hace mucho tiempo en una película, al uso del célebre Doyle, o más reconocible por el gran público, las producciones de Jean-Pierre Jeunet.

Y es que Jing siempre ha tenido buen ojo para los directores de fotografía venidos a realizadores, ¿verdad, Andrew Lau?

En este aspecto, sorprende ver en los títulos de créditos a otro director que de esto de la imagen sabe mucho como el gran Peter Chan, aludiendo a él como Director consultante. ¿Casualidad?

La Banda Sonora, baza habitual en los films de Jing, gana, si cabe, aún más protagonismo en esta ocasión. La riqueza de melodías, obviando la calidad que siempre atesora su compositor Chan Kwong-Wing (sí, el de la trilogía “Infernal Affairs”) logra que destaque incluso por encima de la acción o trascendencia de las imágenes. Anacronismos musicales, poner música dramática a los momentos de tensión o al revés, más dinámica a los tristes, son brillantes ocurrencias que elevan el nivel del film por encima de esa previsibilidad inherente tanto a su historia como al género.

Como la perfección es difícil de alcanzar, se le puede reprochar que algún efecto dramático sea un tanto buscado perdiendo emotividad, pero lo compensa con esa habitual contundencia que solo las producciones locales pueden ofrecernos.

Resumiendo, soberbio cocktail realizado en base a una historia de mafias y corruptelas, con referencias al ‘heroic bloodshed’ clásico, e ingredientes carismáticos con una presentación más allá de la espectacularidad y gusto por el detalle. De lo mejorcito de este 2018.

5

chasing_the_dragon

Critica (Opinión) sobre “El extranjero” la venganza de Jackie Chan.

El Extranjero es la adaptación de la novela The Chineman obra de Stephen Leather que ha dirigido Martin Campbell y en la que ha unido a una leyenda como es Jackie Chan junto a uno de los mejores James Bond del cine, y cuya interpretación en esta cinta es de los mejores trabajos del actor Irlandés, Pierce Brosnan (quien ya trabajase con Campbell en la estupenda Goldeneye, su primera aventura como Bond). Sin obviar que Brosnan fue mi amado Remington Steel.

The-Foreigner-Chan-Brosnan

La película tiene sus momentos de acción aunque se adentra mas en el thriller político con un toque dramático bastante fuerte y en la que Jackie Chan vuelve a demostrar que es mejor actor de lo que la crítica especializada afirma sobre él: cada expresión suya se muestra el dolor de un padre por la pérdida de un ser querido, en este caso el de una hija.

extranjero_0

Está claro que siendo un film con el genial Jackie Chan este tiene tiempo para mostrar que pese a su edad aun puede sorprendernos con algunas luchas y acrobacias aunque también es verdad, lamentablemente, que por culpa de esta mismo motivo el actor chino ya necesita más de especialistas que lo sustituyan de lo que era habitual en su carrera. Destacar esas escenas en el bosque con Chan en plan Rambo.

El-extranjero-Jackie-Chan-se-pone-James-Bond_inferior-seccion-mos

El guion de El Extranjero cuenta a priori una historia sencilla pero la cual nos va sorprendiendo con diversos e inesperados giros y por mostrar una venganza que aun esperada se convierte en uno de los puntos fuertes de la trama. Más esta se realiza desde una perspectiva que tal vez a más de uno sorprenderá.

El-Implacable-Crítica

El personaje de Jackie Chan no es lo que aparenta en un primer momento y cuando ha de descubrir quien ha asesinado a su hija no se achanta y utiliza los medios necesarios para acometer su cometido. Sean los que sean. El de Brosnan también se nos presenta con dos caras aunque este más previsible en su forma nos deja varios momentos interesantes y con una actuación del actor de lo más convincente que

15

Martin Campbell realiza un film el cual sabe combinar los momentos dramáticos así como la acción y se adentra con delicadeza en el terreno político de una trama aun en boga. El extranjero es sin duda una de las mejores películas (en los últimos años) de Jackie Chan, mas por su aporte actoral que por la acción que el tan bien sabe mostrar.

5240976

El extranjero no defrauda sino que sorprende siendo una propuesta muy interesante en la que tanto el reparto como los sucesos que se van aconteciendo logran que el espectador quede enganchado a su trama.

thumb2-the-foreigner-2017-jackie-chan-pierce-brosnan-poster

Critica (Opinión) de “Kung Fu Yoga” la aventura en CGI de Jackie Chan.

Kung Fu Yoga es el ultimo gran éxito de taquilla del año nuevo chino protagonizado por nuestro querido Jackie Chan, que nuevamente ha sido dirigido por Stanley Tong con quien el astro chino ha colaborado en infinidad de veces como en Duro de matar, el film que le abriese las puertas de Hollywood, Supercop o Impacto inminente, secuelas de la saga de Police Story. La ultima colaboración entre Jackie y Tong fue hace ya 12 años con la infravalorada El Mito.

El Mito y Kung Fu Yoga tienen en común esa conexión entre el cine de Hong Kong y el arte cinematográfico de Bollywood, se habla de que en realidad esta es una secuela de El Mito pero como no funciono como se esperaba no la han combinado como tal. Es en Kung Fu Yoga donde el mercado de la India llega a tener una presencia mas arraigada. Hay están las presencias de Sonu Sood o de un bellezon como es Disha Patani. O de ese final donde el elemento principal del cine de Bollywood se hace presente. Lo siento del cine de Bollywood  no se nada, esto ya es cosa del amigo Tomas.

No lo puedo negar, me he divertido viéndola pero tampoco puedo esconder que la película no esta a la altura de lo que se espera del gran Jackie Chan, esta claro que producciones como La armadura de Dios o Los supercamorristas actualmente no son factibles, la edad no perdona y Jackie aun poniéndole empeño en las escenas de acción ya se notan los truquitos  digitales. Efectos especiales que por desgracia inundan esta producción e incluso en momentos que no se necesitarían.

Hay escenas como las del león (todo un momento cartoon) que son comprensibles que se utilicen efectos especiales pero si alargas demasiado este chiste realmente muy simpático la cosa no termina bien, y mas si los fx no terminan de ser buenos del todo. Pero lo peor viene con escenas de persecucción en coches donde la aplicación del CGI es demencial. El inicio aunque canta demasiado se deja ver como curiosidad.

Kung Fu Yoga tiene algunos buenos momentos, otros simpáticos y algunos otros (muchos) de vergüenza ajena que entorpecen un producto que podría haber dado una aventura mas creativa y entretenida. El film de Stanley Tong conserva algún buen momento de acción y comedia de la mano de Jackie Chan pero sobre todo de un estupendo Aarif Rahman, actor y cantante que cumple bastante bien.

kung-fu-yoga

 

 

“Simply actors” (Hei wong ji wong), un delirio divertido con muchos cameos celebres.

“Simply Actors” (Hei wong ji wong). 2007.

Delirante comedia de Hong Kong que parodia el género del thriller hongkones pero en la que también hay espacio para reírse del mundo de la actuación…y del cine porno (blando). Fue co-dirigida por Hing-Ka Chan (co-director junto a Janet Chun de Poker King) y Patrick Leung (Más allá de la hipotermia) en el año 2007. Janet Chun colabora en el guión de “Simply Actors” junto a Hing-Ka Chan.

Contando en su reparto con Sui-man Chim (Vulgaria) y Charlene Choi (Sara), hay diversos cameos de gente conocida como Eric Tsang (Lucky stars), el director Fruit Chan (Dumplings), Josie Ho (Dream Home), la realizadora Ann Hui (A simple life) y Anthony Wong (The exiled)…etc.

Nunca se toma en serio y es un delirio durante todo su metraje, sobre todo por la cómica pero sobreactuada interpretación de Sui-man Chim, el alma del film. Y destacar la belleza y la vis para la comedia de la actriz Charlene Choi.

SINOPSIS: Un policía algo desfasado quiere actuar por ello se emociona al saber que le han dado la mision de infiltrarse en una peligrosa banda de mafiosos, pero antes tendrá que pasar por un curso de interpretación.

Aunque comienza siendo una mofa del thriller está se asienta en una comedia de tono Hollywoodiense pero con el fervor del absurdo humor de Hong Kong siendo en su tramo final cuando se vuelve al tema principal. La verdad es que consigue que te rías.

hei_wong_ji_wong-974790659-large