THE NAKED DIRECTOR – 2019 – JP – Serie TV – 8 cap. – Comedia/erótismo

thenakeddirector2

El impulso económico de Netflix alcanza más allá de alentar la creatividad y posibilidades de cineastas y formatos televisivos. Nos permite que hasta  a nuestra casa nos lleguen producciones que en otros tiempos ni soñaríamos no por origen sino incluso ya por temática.

Y es que si me llegan a decir hace tan solo cinco años que podría ver en el salón de mi casa una serie en mi mismo idioma que narraría la revolución acontecida en Japón en el mundo del AV (vídeos para adultos) en los años ochenta no me lo creería.

Pues de eso va “The naked director”, 8 capítulos de duración entre 40 y 55 minutos que nos trae las desventuras de un soñador y su equipo llegando a revolucionar el mundo de las películas para adultos en su país, desde sus inicios como vendedor de enciclopedias para aprender inglés hasta su estrellato televisivo pasando por diferentes etapas como realizador de revistas porno.

Así, “The naked director” se mueve por diferentes géneros pero sin perder la perspectiva del mundillo en el que se mueve, por lo que pechitos –no desnudos integrales- y posturas vamos a ver muchas, algunas bastante explícitas, pero sin llegar a entrar en el campo de lo escandaloso, soez y lo vulgar.

Como está basado en hechos reales, algunos personajes a los que estén versados en este mundillo les serán reconocibles, aunque tengo que reconocer que personalmente, quitando las axilas de Kaoru Kuroki, no conocí a nadie. Al menos de los personajes protagonistas porque por un lado en el elenco de actores nos encontramos a gente tan popular como Ryo Ishibashi, Jun Kunumura, Lily Franky, Pierre Taki o Koyuji, como entre cameos y menciones… -hasta ‘sale’ Jackie Chan– tendremos el glamour asegurado.

De tal guisa la serie por encima del trasfondo erótico-festivo garantiza la diversión ya que por si faltaba algo, perteneciendo a un mundo un tanto opaco –aquí lo que intenta es poner luz y eliminar la sordidez- hasta la popular yakuza tendrá una presencia destacada. Eso sí, como todo en la serie y al hilo de lo que decía, más luminosa y menos intimidatoria de lo que suele ser habitual.

En el lado menos positivo, que las interpretaciones son tan exageradas como tradicionalmente lo son en este país, hasta un poco caricaturizadas para parecer más ochenteras a tono con su situación cronológica, y que el doblaje… pues eso. Ya sabemos.

Resumiendo, “The naked director” no la va a ver mucha gente más que nada porque ni importa el cambio que se produjo en la historia de su país gracias a sus protagonistas, ni la temática gusta en este país de mentalidad hipócrita políticamente (in)correcta; sin embargo como producto televisivo es satisfactorio, un entretenimiento divertido y sano que por mucho que no te guste es una crónica de la historia mundial.

4

 

EXIT – Lee Sang-geun – 2019 – Corea del sur – Acción/Comedia

Exit

Exit” fue uno de los éxitos del año pasado en su Corea de origen, y no me extraña ya que aúna dos elementos que allí tanto venden como son las catástrofes y la familia. Pero fuera del entorno… ¿materno?, como película es un gozo para el espectador ya que posee tensión y ritmo como para tenerte atenazado al sillón las casi dos horas de su duración de tal forma que tan solo parecen cinco minutos.

La sinopsis es sencilla: un ataque terrorista propaga un gas venenoso en un barrio de Seúl. En uno de los edificios se está celebrando el aniversario de una septuagenaria y el pobre desgraciado de turno se convertirá en héroe no solo salvando a su familia sino a otras pobres víctimas de la situación.

Así “Exit” nos ofrece un cóctel de acción, humor y ternura manteniendo a raya la tragedia, solo la justa para hacer creíble lo delicada de la situación.

Y ya que hablamos de lo creíble y lo que no, de las pocas recriminaciones que se le puede hacer es que a nuestro protagonista, con cuarenta años, nos lo intenten pasar por un ni-ni o un millenium sin trabajo ni porvenir…

Pero como he dicho, poco o nada más recriminable.

La dirección de Lee Sang-geun es encomiable; a lo dicho del ritmo y la tensión a la que nos somete hay que unirle tanto un equilibrio a la hora de llegar a emocionar cuando toca –la escena de la llegada del 7º de caballería… no puedo explicar más con tal de no destripar sorpresas- como cuando debe sacar rendimiento a situaciones que podrían ser en otro caso planas, p. e. en la parte final esa carrera por los tejados del edificio y el impulso que coge el espectador para “ayudar” a los protagonistas. Me recordó, salvando las distancias, claro está, a otra carrera desde ya mítica en la historia del cine como la final de “1912”. Y sorprende más porque este es su debut en el campo de la dirección.

Por otra parte, no puedo restarle mérito al excelente trabajo de un clásico en las partituras como es Mowg que sabe simbiotizar perfectamente las imágenes y sentimientos provocados por las situaciones para sacarles el máximo partido y elevar sus consecuencias. Su querencia a la instrumentación electrónica compone temas dinámicos que nada tienen que envidiar a maestros del género como Hans Zimmer. Un trabajo muy por encima de lo esperado en un film de puro entretenimiento.

No puedo dejar pasar la labor de su protagonista y no solo porque sea uno de mis actores favoritos del país con el cual me identifico por su corta estatura dentro de la media del país… Anécdotas personales aparte, decir que Jo Jung-suk es un actor todo-terreno es ser un poco superficial ya que en menor o mayor medida, todos los intérpretes que se precien sean de donde sean resultan polivalentes. Quizás deje fuera a Denzel Washington a quién me gustaría verlo en una comedia, pero retomando el hilo, a Jung-suk ya lo hemos visto en distintos papeles. Presentarlo como un galán es exagerar un poco ya que no encaja dentro de los parámetros a los que estamos acostumbrados en estos roles en aquel país, no obstante aquí nos sorprende como héroe de acción, resultando bastante solvente en algunas escenas donde no necesita de especialista como en algunas de escalada, mostrándose en un estupendo estado de forma sin necesidad de lucir “tableta”.

Si luego juntamos la siempre eficiente fotografía coreana y esos detalles tan inherentes a la cinematografía surcoreana como encontrarnos mujeres pizpiretas y con garra –aquí diríamos ‘empoderadas’- o el siempre ejemplar espíritu de superación sin que por ello parezca un panfleto moralista y políticamente correcto, tenemos una película excelente que no tiene nada que envidiar por espectáculo a cualquier superproducción palomitera norteamericana y por contenido a todo lo que nos gusta del cine de esta nacionalidad.

Resumiendo, no porque fuese un éxito en taquilla “Exit” es una película a recomendar sino porque como he dicho en el anterior párrafo retrata al a perfección cómo confeccionar una película donde entretenimiento y sentido está equilibrado y en proporciones mucho más elevadas que en la media de producciones del género. Una comedia de acción que te ganará el corazón. De lo mejorcito que podrás ver este 2020. 

4  /  5

KINGDOM 2ª Temporada (2020/Corea del sur/6 capítulos/Terror)

Kingdom 2

Terminada de un tirón la segunda temporada de “Kingdom” y cómo suele ser habitual en estos casos el descenso es apreciable aunque no llega a ser la calamidad como en otros seriales tipo “Altered Carbon” o “Westworld” llegadas sus segundas temporadas.

Aquí, perdido el factor sorpresa, se ha limitado a seguir los cánones de los KDramas de espíritu histórico, es decir, plasmar diversas intrigas palaciegas acentuando las tramas que traíamos de la anterior etapa.

Así argumentalmente todo resulta sumamente previsible. Excesivamente predecible me atrevería a decir. Y no solo para el que esté acostumbrado como decía a los seriales y películas del país, es que le falta factor sorpresa.

Es cierto que este “factor” se reserva para alguna… “baja” pero esto también corre en su contra ya que a pesar de que el número de personajes crece no hay tiempo para que estos adquieran personalidad propia y ante el descenso de protagonistas –que me callo y creo que ya me estoy pasando- el nivel de carisma se reduce hasta niveles mediocres.

Orientado al consumo occidental, “Kingdom” va a sorprender a muchos que desconozcan el trasfondo histórico en un país donde siempre ha habido intrigas, hijos bastardos, luchas de poder, concubinas, etc. llegando a entusiasmar, pero al más ducho en estas historias, como decía en el anterior párrafo, le va a saber a poco. Pero como en todo, depende del bagaje y no tanto del gusto de cada uno.

Y es que el que busque esos zombies que la hicieron saltar a la primera plana de redes sociales y medios especializados que vaya cambiando de idea. Los ataques zombies se centran casi únicamente en el primer y último episodio. Mucha acción, mucha sangre y una realización trepidante pero… ¿es suficiente dos episodios?

Otra decepción es su parte final. A esto lo llamo yo estirar la morcilla con todo lo negativo que conlleva. Habías finiquitado el asunto decentemente. Previsible sí, pero con un final digno. ¡¿Y te sacas de la manga eso?!

Si encima le quitas el poco humor que tenía pero que resultaba gratificante…

Resumiendo; por un lado “Kingdom” sigue teniendo la entidad local en sus formas y contenido pero por otro cae en el mercantilismo y especulación de Netflix. Sin ser un desastre, sí que decepciona al no intentar sorprender y ser algo fresco como pasó con su primera temporada en plena fiebre zombie. Ahora se ha acomodado y se ha limitado a seguir sendas que le son familiares. Continuismo pero del malo. Salida fácil.

3

METAMORPHOSIS / Kim Hong-Seon / 2019 / Corea del sur / Terror-Drama

meta

Entretenido film de terror que vive del efectismo y de una cierta violencia para diferenciarse del resto de producción de moda en el género del terror como son los exorcismos.

Y es que no hace falta recordar que Corea del Sur no solo ha seguido a rebufo de la tendencia en el todo el mundo sino que la ha aprovechado ofreciendo algunos buenos productos en diferentes formatos.

Ahora presenta esta “Metamorphosis” saliéndose un poco de los estándares ofreciéndonos una nueva visión a estos fenómenos paranormales ya que el demonio toma la forma de quién le viene en gana para aterrorizar a protagonistas y espectadores. Hay fallos y vacíos legales… perdón, argumentales como cuando le preguntas a un político de izquierdas por qué no ejerce como tal, pero al menos se agradece la novedad.

Otro asunto sobre el que creo interesante hablar es aquel que sirve de punto de partida de la película ya que aunque sobre demonios y exorcismo se ha hablado, como venía diciendo, mucho, poco se ha hecho como en este caso sobre las consecuencias. Me explico. Muchas veces hemos visto a un demonio amenazar al exorcista de turno con que ahora irá a por su familia y bla, bla, bla… Pues bien, aquí lo dice y lo hace.

Pero como adelantaba al inicio, el punto fuerte de la película más que el terror que produce, a decir verdad, ninguno, es la contundencia de algunas situaciones que se alejan de las medias tintas habituales en el país. Quizás se deba a que su director proviene del campo del thriller y la acción por lo que prefiera el efecto sobre la causa. Y con ello no estoy diciendo que en algunos momentos la atmósfera no esté bien recreada –ver la casa del vecino-, solo que tanto por ritmo como por intenciones es diferente.

Y en cuanto a marcar distancias tenemos hasta un protagonista que hasta el momento solo se granjeaba entre papeles secundarios y alejados igualmente de roles positivos. Bae Sung-Woo es uno de esos intérpretes que se ha labrado una carrera a base de personajes de expresión agria y oficio mafioso. Aquí nos sorprende con otro registro. Y no se queda solo ya que el resto del elenco roza el excelente por lo que no es de extrañar que haya recibido alguna nominación en el campo de la interpretación en los diversos premios y certámenes que pueblan el país.

Resumiendo, sin ser algo extraordinario, “Metamorphosis” es un correcto producto. No da miedo, pero entretiene y hasta cierto punto sorprende.

3 / 4

EL DÍA/A DAY (Jo Seon-Ho/2017/Corea del Sur/Thriller)

El dia

Ha pasado una semana del éxito de “Parásitos” y ya casi nadie se acuerda del cine coreano. Suele pasar. La efervescencia del momento, las subidas al carro, etc. Mientras los pocos que desde el final del anterior milenio hablábamos de “Shiri”, “Tell me something” y demás seguiremos cavando trincheras para los que vengan detrás.

Porque está muy bien disfrutar del momento, pero aprovechando la fiesta de ayer de San Valentín, hay que mantener la llama viva y la cinematografía de Corea del sur no solo es “Parásitos”, Bong Joon-Ho, Park Chan-Wook, Kim Ji-Woon u otros habituales a certámenes y reconocimientos varios; también son productos presuntamente menores como esta “A day” que son igual de disfrutables y que hay que reivindicar igualmente.

Y es que si bien este film es fácil de detectar ya que lo tenemos accesible en nuestro idioma, hay que hacer hincapié por mucho que nos parezca al alcance de todos y la moda por lo coreano esté más viva que nunca.

Es cierto que su planteamiento no es nada original, pero tampoco lo fue para mí “Parásitos” y no vi a nadie criticarlo. Su argumento roba el concepto de “Atrapado en el tiempo”, es decir, repetir un día –idea también adoptada en la ya franquicia “Feliz día de tu muerte”- para traernos uno de esos thrillers dramáticos que tan bien bordan en el país.

Así los dos protagonistas del film deben revivir constantemente el infierno de ver morir a su hija y esposa hasta que logren dar con la solución que las salve.

Aunque por momentos la película es dura, rozando la tragedia, posee un ritmo excepcional que provoca que funcione sin caer en lo lacrimógeno y haciéndonos olvidar los parecidos razonables otorgándole entidad propia.

El todo-terreno Kim Myung-Min sigue demostrando ser uno de los mejores intérpretes de su país resultándole tan fácil conmovernos como hacernos reír.

Resumiendo, un thriller completo, redondo y a descubrir.

4

Crítica (Opinión) de “The Odd Family: Zombie on Sale”, la comedia negra zombie de Corea del sur.

Era de cajón que tras el gran éxito de “Train to Busan, y el gran impacto de la serie de temática zombie de “Kingdompara Netflix el mundo de los muertos vivientes en Corea del sur seguiría presentándonos productos relacionados. A la espera de la secuela de la película de zombies más impactante de los últimos años y la muy esperada segunda temporada de la producción de Netflix en Corea del sur también han apostado por la comedia negra en este subgénero tan popular en los últimos años.

En este apartado os hablamos de “The Odd Family: Zombie on Sale” película con la que ha debutado en la dirección Lee Min-Jae. Esta cinta se ha podido ver en la pasada edición del prestigioso festival de Sitges. La verdad es que me ha gustado mucho, es una comedia negra que no cae en el sentimentalismo habitual de la cinematografía surcoreana, vale algo ahí, pero es tan liviano y fugaz que uno se alegra de ello. Realmente creo que debería ser una película más relevante en este 2019 aunque parece que muy poca gente la conoce.

“The Odd Family: Zombie on Sale” es una película que aun estando enmarcada dentro del género zombie y conteniendo los tópicos habituales de este es una propuesta más original de lo que en un principio se puede pensar ya que más bien es una cinta que se ríe de esos temas exagerándolos en ocasiones hasta la pura parodia del mismo. Algo de agradecer más cuando hablamos de un género que está tan saturado en la actualidad cinematográfica como el de los zombies.

La historia en la que además del tema zombie se combina el humor absurdo así como nos ofrece momentos de comedia inteligente dentro de una trama que no solo bebe de otras cintas que parodian el género como “The Shaun of the dead” de Edward Wright sino que hay elementos en esta que nos la recuerdan a ese clásico de la ciencia ficción de Hollywood que es “Cocoon” de Ron Howard. Poco más puedo decir para no tener que soltar spoilers pero la verdad es que es muy divertido como lo presentan.

“The Odd Family: Zombie on Sale” que pese a ser una comedia negra con extremos en los que la parodia esta presente tiene también sus momentos de ataques zombies aunque no sea lo primordial en esta cinta que presenta muchas caras conocidas para el aficionado del cine que se rueda en Corea del sur, entre los que se encuentran Jung Jae-young, Kim Nam-gil, Lee Soo-kyung, Uhm Ji Won, Jung Ga-ram y, Park In-hwan.

SINOPSIS: Man-Deok, tiene una familia de lo más peculiar entre los que se encuentran su mujer y, sus tres hijos adultos. La familia regenta una gasolinera en el tranquilo pueblo natal. El sueño de Man-Deok es ir a Hawaii. Un día, un joven que se comporta de manera extraña aparece en el pueblo y pondrá tanto a la familia de Man-Deok como a todo el pueblo en peligro.

RESUMEN: “The Odd Family: Zombie on Sale” es una divertidísima película que rompe con el tópico drama existente en el cine de Corea del sur para presentarnos una jocosa y paródica historia con zombies en la que brilla la familia protagonista y aunque su final sea muy complaciente con el espectador logra que esto no sea un hándicap ya que si entras en su juego esto es lo que menos pueda molestarte. Es una comedia gamberra, negra y con eso ya me vale.

Th

SEVEN YEARS OF NIGHT – Choo Chang-Min – 2018 – Corea del Sur – Thriller/Drama

seven

“El qué esté libre de pecado que tire la primera piedra”. Esta cita bíblica me sirve para comenzar la reseña de, aviso desde el principio, una de las películas que más me han impactado este 2019, por no decir de la década.

Bajo la apariencia de uno de esos potentes thrillers que han dado fama a la cinematografía de Corea del Sur, el director Choo Chang-Min, autor de otras notables obras como “Masquerade” o “Mapado” -eso sí, en otros géneros- nos regala una impagable reflexión sobre los remordimientos, la obsesión y hasta la locura; una tesis sobre la culpa, donde los tintes grises, casi negros, dibujan tanto a los personajes como al destino de estos.

Para empezar hay que decir que hasta por formas, la película es compleja. Y no, no me refiero a que su estructura sea complicada a pesar de que el grueso del film sea un flashback. Me refiero a que su apariencia, su base, podría ser la de uno de esos films de ‘padre coraje’ ya que a grandes líneas nos trae la venganza de un padre cuya hija fue encontrada muerta. Son los matices, esa complejidad de la que hablaba que alcanza tanto a los personajes como a las situaciones lo que la convierte en algo realmente brillante.

Casualidad y causalidad se entremezclan para que todo el caldo de cultivo anterior explote y desencadene las situaciones que nos coloca como testigos de excepción del drama.

Pero vayamos por partes. El argumento a grandes rasgos es el que ya he comentado. El problema que es ni el padre que busca venganza está libre de pecado ni, sin destripar nada, su venganza es todo lo… ‘limpia’ que nos gustaría. La venganza esconde una obsesión más allá del empecinamiento por saldar cuentas, entrando en terrenos donde hasta parece vislumbrarse enfermedades mentales tan de moda en el panorama cinematográfico como la esquizofrenia. No en vano, la anterior obra de Yeong Yoo-Jeong en la que se basa la película ya hablaba de esta enfermedad aunque desde un prisma mucho más amable como la comedia romántica.

Volviendo al redil; alguien puede pensar que con todos las rémoras y hándicaps nos encontramos frente a uno de esos anti-héroes tan gratificantes para el género, pero lo curioso es que aquí si tenemos que calificar a alguien de tal guisa es al culpable de todo, al presunto villano.

El problema es que tampoco este sería un anti-héroe. Ni tampoco villano propiamente dicho ya que sobre él “pueden” –resalto el entrecomillado- recaer las simpatías del respetable. Como hemos dicho al principio hay demasiados grises sobre todos los personajes y quizás si tuviésemos que calificarlo lo haríamos con el término de ‘humano’ de ahí que sea más fácil identificarnos con él.

Pero por encima de su vertiente terrenal la película le concede una faceta casi sobrenatural que es lo que hace extraordinario al film acercándolo por momentos a la escenografía reconocible en el terreno del terror. No en vano junto a su director ejerce como co-guionista Lee Yong-Yeon experta en el género con libretos a sus espaldas como los de “Yoga”, “Red eye” o la más recordada “Wishing stairs”. Su realizador acentúa ese trasfondo misterioso, siniestro, envolviendo las tinieblas del pasado con una presentación impecable gracias a una fotografía cuidada, puesta en escena lóbrega, complejo folclore local e incluso referencias reconocibles.

Y si esto es un aliciente que da una dimensión más grandilocuente al drama que se nos presenta no hay que desviar la atención ya que dejando de lado la interpretación de sus dos protagonistas, el verdadero foco de atención es la propia tragedia.

En los últimos años la filmografía surcoreana ha dejado de ser aquella que nos atrapó gracias a su capacidad para hacernos vibrar con sus propuestas actioner, reír o contrariamente conmovernos. Se han vuelto cómodos por un lado y previsibles por otro. Sin embargo “Seven years of night” es capaz de ponernos el corazón en un puño con hechos que ya hemos visto mil veces.

Y es que si bien el celuloide, o mejor, las malas películas tienen la ‘virtud’ de convertir al ser humano en insensible a las desgracias ajenas, la habilidad de Chang-Min de transformar lo vulgar, por doloroso que sea, en algo contagioso hasta llegar a ser angustioso debe ser poco menos que resaltado.

Son varias las ocasiones en las que “Seven years of night” amenazará nuestra integridad pero lo mejor que podemos hacer es dejarnos llevar y dar rienda suelta a nuestros sentimientos. La verdad es que la ocasión lo merece y nadie debe arrepentirse por soltar unas lágrimas cuando el motivo es realmente conmovedor. Ser padre, querer a una persona, sacrificarse, llorar una pérdida, la frustración… son tantos y tan buenos los motivos por lo que abrir el corazón y dejar salir lo que uno lleva dentro…

Pero todo esto no sería posible sin, lo veníamos contando, una historia bien construida y, lo habíamos adelantado, un par de protagonistas de lo mejorcito que te puedes encontrar no solo en Corea sino en Asia. No solo Ryu Seung-Ryong es uno de los intérpretes más laureados en su país sino que Jang Dong-Gun es una estrella también fuera de su país ya que ha protagonizado producciones en el exterior, principalmente en China.

Dong-Gun nos sorprende haciendo uno de los pocos papeles negativos de su carrera, dando la sensación de querer dejar atrás la imagen de héroe o galán para demostrar que es un actor todo-terreno. Y no solo es su visceral interpretación sino que hasta físicamente ha sufrido una transformación engordando unos cuantos –bastantes- kilos. Lo del peinado, es solo una anécdota.

Contrariamente, a Seung-Ryong no hay que descubrirlo porque ya lo hemos visto en todo tipo de papeles y catadura pero siempre, y esto es lo loable, resultando no solo creíble sino brillante. Es, como en este caso, cuando a su personaje le corresponde llegar al corazón de los espectadores cuando se engrandece. Su trabajo por otro lado debería haber merecido algún premio local pero incomprensiblemente la película pasó de tapadillo entre la crítica y responsables de estos menesteres.

Por cierto, una curiosidad concerniente a ambos: tanto Dong-Gun como Seung-Ryong interpretan el papel de villano como Primer Ministro en, respectivamente, “Rampant” y “Kingdom”, las dos producciones, una para las salas de cine y la otra para TV, que muestra la lucha del reino de Joseon contra una legión de zombies.

No puedo acabar sin volver hacer mención a su director. Si es loable su trabajo en el guión, el manejo de estos dos monstruos interpretativos por fácil que parezca e incluso, el acierto al plasmar esa atmósfera a veces de cuento, a veces de pesadilla, no se puede pasar por alto que la película tenga algunas escenas que por sí solas tengan tanta fuerza como la propia historia que narra. La hoja de la desaparición de la niña con la flor, esa cremallera de la chaqueta, la escena de la cárcel… Son tantas y tan perfectas…

Y para cerrar el círculo destacar la preciosa Banda Sonora a cargo Ja Wan-Koo, la puntilla definitiva para que nuestros sentimientos se desborden.

Resumiendo, “Seven years of night” es un potente thriller que no solo atrapa y embarga sino que invita a la reflexión. Son los claroscuros de la vida, los errores y la lucha contra la fatalidad. Para un servidor, una Obra Maestra.

5