THE NAKED DIRECTOR – 2019 – JP – Serie TV – 8 cap. – Comedia/erótismo

thenakeddirector2

El impulso económico de Netflix alcanza más allá de alentar la creatividad y posibilidades de cineastas y formatos televisivos. Nos permite que hasta  a nuestra casa nos lleguen producciones que en otros tiempos ni soñaríamos no por origen sino incluso ya por temática.

Y es que si me llegan a decir hace tan solo cinco años que podría ver en el salón de mi casa una serie en mi mismo idioma que narraría la revolución acontecida en Japón en el mundo del AV (vídeos para adultos) en los años ochenta no me lo creería.

Pues de eso va “The naked director”, 8 capítulos de duración entre 40 y 55 minutos que nos trae las desventuras de un soñador y su equipo llegando a revolucionar el mundo de las películas para adultos en su país, desde sus inicios como vendedor de enciclopedias para aprender inglés hasta su estrellato televisivo pasando por diferentes etapas como realizador de revistas porno.

Así, “The naked director” se mueve por diferentes géneros pero sin perder la perspectiva del mundillo en el que se mueve, por lo que pechitos –no desnudos integrales- y posturas vamos a ver muchas, algunas bastante explícitas, pero sin llegar a entrar en el campo de lo escandaloso, soez y lo vulgar.

Como está basado en hechos reales, algunos personajes a los que estén versados en este mundillo les serán reconocibles, aunque tengo que reconocer que personalmente, quitando las axilas de Kaoru Kuroki, no conocí a nadie. Al menos de los personajes protagonistas porque por un lado en el elenco de actores nos encontramos a gente tan popular como Ryo Ishibashi, Jun Kunumura, Lily Franky, Pierre Taki o Koyuji, como entre cameos y menciones… -hasta ‘sale’ Jackie Chan– tendremos el glamour asegurado.

De tal guisa la serie por encima del trasfondo erótico-festivo garantiza la diversión ya que por si faltaba algo, perteneciendo a un mundo un tanto opaco –aquí lo que intenta es poner luz y eliminar la sordidez- hasta la popular yakuza tendrá una presencia destacada. Eso sí, como todo en la serie y al hilo de lo que decía, más luminosa y menos intimidatoria de lo que suele ser habitual.

En el lado menos positivo, que las interpretaciones son tan exageradas como tradicionalmente lo son en este país, hasta un poco caricaturizadas para parecer más ochenteras a tono con su situación cronológica, y que el doblaje… pues eso. Ya sabemos.

Resumiendo, “The naked director” no la va a ver mucha gente más que nada porque ni importa el cambio que se produjo en la historia de su país gracias a sus protagonistas, ni la temática gusta en este país de mentalidad hipócrita políticamente (in)correcta; sin embargo como producto televisivo es satisfactorio, un entretenimiento divertido y sano que por mucho que no te guste es una crónica de la historia mundial.

4

 

DETENTION/FANXIAO – John Hsu – Taiwan – 2019 – Melodrama/Terror

fanxiao
Escribo cuatro líneas más como servicio social, como advertencia, que como reseña ya que bajo mi particular punto de vista no me ha gustado mucho.

Y es que disfrazada como film de terror “Detention” oculta un melodrama con una gran carga política que decepcionará -y cabreará- al amante al cine de género.

Es como una de estas películas de Guillermo del Toro tipo “El espinazo del diablo” o “El laberinto del fauno” pero en melodrama. Muy políticamente correcta pero te cuela una relación adulto-niña como si fuera muy encantadora… En fin…

Lo dicho, como película de terror es un horror -venga, festival del humor!!!!… perdonar pero el cabreo que llevo…- y como melodrama… pasable, pero poco más. Para crónicas históricas, hay mejores ejemplos y más fieles y objetivos a la realidad. La represión fascista en Taipei sí que fue una historia de terror, no hacía faltaba enmascararla.

2

EXIT – Lee Sang-geun – 2019 – Corea del sur – Acción/Comedia

Exit

Exit” fue uno de los éxitos del año pasado en su Corea de origen, y no me extraña ya que aúna dos elementos que allí tanto venden como son las catástrofes y la familia. Pero fuera del entorno… ¿materno?, como película es un gozo para el espectador ya que posee tensión y ritmo como para tenerte atenazado al sillón las casi dos horas de su duración de tal forma que tan solo parecen cinco minutos.

La sinopsis es sencilla: un ataque terrorista propaga un gas venenoso en un barrio de Seúl. En uno de los edificios se está celebrando el aniversario de una septuagenaria y el pobre desgraciado de turno se convertirá en héroe no solo salvando a su familia sino a otras pobres víctimas de la situación.

Así “Exit” nos ofrece un cóctel de acción, humor y ternura manteniendo a raya la tragedia, solo la justa para hacer creíble lo delicada de la situación.

Y ya que hablamos de lo creíble y lo que no, de las pocas recriminaciones que se le puede hacer es que a nuestro protagonista, con cuarenta años, nos lo intenten pasar por un ni-ni o un millenium sin trabajo ni porvenir…

Pero como he dicho, poco o nada más recriminable.

La dirección de Lee Sang-geun es encomiable; a lo dicho del ritmo y la tensión a la que nos somete hay que unirle tanto un equilibrio a la hora de llegar a emocionar cuando toca –la escena de la llegada del 7º de caballería… no puedo explicar más con tal de no destripar sorpresas- como cuando debe sacar rendimiento a situaciones que podrían ser en otro caso planas, p. e. en la parte final esa carrera por los tejados del edificio y el impulso que coge el espectador para “ayudar” a los protagonistas. Me recordó, salvando las distancias, claro está, a otra carrera desde ya mítica en la historia del cine como la final de “1912”. Y sorprende más porque este es su debut en el campo de la dirección.

Por otra parte, no puedo restarle mérito al excelente trabajo de un clásico en las partituras como es Mowg que sabe simbiotizar perfectamente las imágenes y sentimientos provocados por las situaciones para sacarles el máximo partido y elevar sus consecuencias. Su querencia a la instrumentación electrónica compone temas dinámicos que nada tienen que envidiar a maestros del género como Hans Zimmer. Un trabajo muy por encima de lo esperado en un film de puro entretenimiento.

No puedo dejar pasar la labor de su protagonista y no solo porque sea uno de mis actores favoritos del país con el cual me identifico por su corta estatura dentro de la media del país… Anécdotas personales aparte, decir que Jo Jung-suk es un actor todo-terreno es ser un poco superficial ya que en menor o mayor medida, todos los intérpretes que se precien sean de donde sean resultan polivalentes. Quizás deje fuera a Denzel Washington a quién me gustaría verlo en una comedia, pero retomando el hilo, a Jung-suk ya lo hemos visto en distintos papeles. Presentarlo como un galán es exagerar un poco ya que no encaja dentro de los parámetros a los que estamos acostumbrados en estos roles en aquel país, no obstante aquí nos sorprende como héroe de acción, resultando bastante solvente en algunas escenas donde no necesita de especialista como en algunas de escalada, mostrándose en un estupendo estado de forma sin necesidad de lucir “tableta”.

Si luego juntamos la siempre eficiente fotografía coreana y esos detalles tan inherentes a la cinematografía surcoreana como encontrarnos mujeres pizpiretas y con garra –aquí diríamos ‘empoderadas’- o el siempre ejemplar espíritu de superación sin que por ello parezca un panfleto moralista y políticamente correcto, tenemos una película excelente que no tiene nada que envidiar por espectáculo a cualquier superproducción palomitera norteamericana y por contenido a todo lo que nos gusta del cine de esta nacionalidad.

Resumiendo, no porque fuese un éxito en taquilla “Exit” es una película a recomendar sino porque como he dicho en el anterior párrafo retrata al a perfección cómo confeccionar una película donde entretenimiento y sentido está equilibrado y en proporciones mucho más elevadas que en la media de producciones del género. Una comedia de acción que te ganará el corazón. De lo mejorcito que podrás ver este 2020. 

4  /  5

KINGDOM 2ª Temporada (2020/Corea del sur/6 capítulos/Terror)

Kingdom 2

Terminada de un tirón la segunda temporada de “Kingdom” y cómo suele ser habitual en estos casos el descenso es apreciable aunque no llega a ser la calamidad como en otros seriales tipo “Altered Carbon” o “Westworld” llegadas sus segundas temporadas.

Aquí, perdido el factor sorpresa, se ha limitado a seguir los cánones de los KDramas de espíritu histórico, es decir, plasmar diversas intrigas palaciegas acentuando las tramas que traíamos de la anterior etapa.

Así argumentalmente todo resulta sumamente previsible. Excesivamente predecible me atrevería a decir. Y no solo para el que esté acostumbrado como decía a los seriales y películas del país, es que le falta factor sorpresa.

Es cierto que este “factor” se reserva para alguna… “baja” pero esto también corre en su contra ya que a pesar de que el número de personajes crece no hay tiempo para que estos adquieran personalidad propia y ante el descenso de protagonistas –que me callo y creo que ya me estoy pasando- el nivel de carisma se reduce hasta niveles mediocres.

Orientado al consumo occidental, “Kingdom” va a sorprender a muchos que desconozcan el trasfondo histórico en un país donde siempre ha habido intrigas, hijos bastardos, luchas de poder, concubinas, etc. llegando a entusiasmar, pero al más ducho en estas historias, como decía en el anterior párrafo, le va a saber a poco. Pero como en todo, depende del bagaje y no tanto del gusto de cada uno.

Y es que el que busque esos zombies que la hicieron saltar a la primera plana de redes sociales y medios especializados que vaya cambiando de idea. Los ataques zombies se centran casi únicamente en el primer y último episodio. Mucha acción, mucha sangre y una realización trepidante pero… ¿es suficiente dos episodios?

Otra decepción es su parte final. A esto lo llamo yo estirar la morcilla con todo lo negativo que conlleva. Habías finiquitado el asunto decentemente. Previsible sí, pero con un final digno. ¡¿Y te sacas de la manga eso?!

Si encima le quitas el poco humor que tenía pero que resultaba gratificante…

Resumiendo; por un lado “Kingdom” sigue teniendo la entidad local en sus formas y contenido pero por otro cae en el mercantilismo y especulación de Netflix. Sin ser un desastre, sí que decepciona al no intentar sorprender y ser algo fresco como pasó con su primera temporada en plena fiebre zombie. Ahora se ha acomodado y se ha limitado a seguir sendas que le son familiares. Continuismo pero del malo. Salida fácil.

3

HEROPANTI – Sabbir Khan – India/Bollywood – 2014 – Melodrama/Acción

Heropanti

Si a mí me dicen que esta película tiene 15 años en lugar de los 6 que ya tiene cuando estoy viéndola, me lo creería. La historia echa un tufo a rancia que de saberlo antes no la hubiese visto. Pero eso de que supusiera el debut de Tiger Shroff me llamaba lo suficiente como para lanzarme de cabeza a ella. Ahora me arrepiento ya que ni el bueno de su protagonista, la salva.

Y no, no es porque se haya hecho un ejercicio de nostalgia de esos a los que nos están obligando… perdón, acostumbrando en la pequeña y gran pantalla, es que “Heropanti” parece un remake mal hecho de los ochenta/noventa/principio del nuevo milenio.

Expongo mis razonamientos. El primer y principal alegato que esgrimo en su contra es la propia historia. Plasmo la sinopsis en un par de líneas: La hermana de una novia que se escapa con su pareja de una boda concertada, se enamora de un joven galán pero se siente obligada a acatar los deseos de su padre de casarse con alguien que no quiere por respeto a su progenitor.

¿Qué? ¿Os suena? Pues eso. Esta trama la hemos visto docenas de veces ya en esta filmografía. Los clichés se repiten una y otra vez y por si fuera poco hasta el padre de la chica es un Prakash Raj al que hemos visto otras tantas en el mismo papel. ¡Y ojo! Que el bueno del veterano actor es uno de mis favoritos, de hecho, de lo poco que se salva de la película.

Si solo hay que ver cómo en una escena los personajes están viendo una película vieja de Salman Khan o el impuesto novio de la protagonista tiene un “casual” parecido a Shahrukh Khan

Pero repito: no es por apelar a la nostalgia. “Heropanti” para un servidor es una película mediocre. Más acusaciones: su desenlace.

Tras dos horas y media de medianías no solo se llega al final esperado que todos ya sabíamos sino que este se resuelve al son de la vieja cantinela de…: ¡coño, que hay que acabar cómo sea que nos hemos pasado de metraje! Y ¡oh! sorpresa de repente sucede el milagro –no se puede llamar de otro modo- y el padrecito cambia de opinión porqué sí. “A fer la má” cómo dirían en mi Valencia; algo así como “Con dos cojones” en el resto de territorio español.

Luego hasta la acción, campo en el que el protagonista es estrella y elemento diferencial en el país, se antoja trasnochada. Disfrutaremos de sus ya famosas patadas voladoras y grácil agilidad, pero viendo a lo que ha llegado en los últimos tres años… es pobre, pobre. Quizás es que al ser su primera película, estábamos ante el paso inicial hacia esa transición de la acción burda, de las patadas y puñetazos al aire, del macho-men alfa al Tiger Shroff que conocemos y adoramos ahora, pero aun así la acción que hay es exigua. Dos escenas y basta; para dos horas y media es insuficiente.

Luego sí, números musicales tenemos media docena, pero hasta en esto tengo una recriminación ya que siendo Tiger el mejor bailarín a mi gusto de la actualidad, la mayoría de números son baladas donde no demuestra su valía. Espectáculos por cierto, igual de anclados en el pasado que su historia, con escenas en parajes verdes y ñoños como ellos solos.

Resumiendo “Heropanti” es un film decepcionante que solo sirve como anécdota por el debut de su joven estrella. Un melodrama artificial y edulcorado que al revés de traer algo fresco, hunde en la miseria al espectador más exigente. Menos mal que alguien confió en Tiger y su carrera, por suerte para nosotros, solo va hacia arriba.  

2

BAAGHI – Sabbir Khan – 2016 – India/Bollywood – Acción

Baaghi

A falta de tres días para uno de los estrenos del año para un servidor como es la tercera parte de “Baaghi”, tengo la obligación de verme su primera parte ya que a pesar de que la segunda me encantó, las crónicas iniciales –repito- iniciales que promulgaban que esta era un versión local de “The Raid: Redemption/Redada asesina 2” me echaba lo suficientemente atrás como para evitarla. Y es que tanto me conozco las… versiones hindús como guardo un gran y reverencial respeto a la indonesia como para no manchar su memoria. Pero hete ahí que por mucho que conozca la idiosincrasia de la filmografía y cineastas indios, siempre pasas por alto algo; y en este caso es el ‘modus operandis’ del periodismo que, o bien se cree lo que le cuentan, o bien escriben lo que les da la gana. Porque señores… ¿qué tiene que ver esto con la segunda parte de la de Gareth Evans?

El film como es bastante habitual en el país está dividido en dos partes. Una primera tan típica que hasta os la podríais ahorrar leyendo una breve sinopsis y una segunda ya más actioner.

La primera es la clásica historia de dos jóvenes que se conocen pero que deben separarse porque el padre de ella la ha prometido al villano de turno. Eso lo hemos visto mil veces en esta filmografía. Cambian los actores, los chistes e incluso la acción pero el concepto es el mismo.

Se repiten todos y cada uno de los clichés como que el padre y el chicuelo de la película se conocen pero no saben quiénes son respectivamente, el humor infantil y tontorrón, el padre del malo que aboga por la fraternidad… y hasta un romance dulzón que parecía desterrado del género hacía una década. En este aspecto, el film es más de los noventa/principios del nuevo milenio que a lo que últimamente nos habían estado (bien) acostumbrando.

Y ya que habíamos sacado a relucir la nostalgia…El entrenamiento de nuestro joven protagonista también nos traerá un montón de títulos del género con incluso algún guiño remoto al ídolo de Shroff como es Jackie Chan. Es cierto que solo son resonancias y que hay más parecidos razonables a otros títulos occidentales pero el conjunto resulta simpático a la vez que entrañable, quizás blandito para lo más críticos.

Luego, la segunda parte se endurece; sigue cauces idénticamente predecibles pero se vuelve más oscura sin lugar para el romance, y si bien el drama tampoco es que haga excesivo acto de aparición, la acción y determinación del héroe llenará todos los huecos.

En este tramo ya no será la nostalgia sino directamente las influencias las que nos vendrán a la memoria ya que es inevitable pensar en, si bien no la segunda parte de “The raid”, sí la que inició el fenómeno, aunque bien mirado lo de ir ascendiendo piso tras piso derrotando enemigos… es todo un clásico en el género de la acción. No hace falta decir más, ¿no?

Y ya que estamos con la acción, decir que Shroff ya no me sorprende como artista marcial con esa plasticidad tan… artística sino que su sola presencia hace que la acción del film aumente el nivel alejándose de los arquetipos de héroes y productos locales. Está claro que al occidental acostumbrado a figuras más toscas le chocará esa sensibilidad heredada/influenciada por el baile ofreciéndonos coreografías sumamente gráciles, pero ello no le resta espectacularidad ni ritmo.

La presencia de Kazu Patrick Tang, aunque no muy conocido, garantiza un mínimo de calidad acrecentando esos ecos a films del género ambientados en Tailandia y proporcionando, sobre todo, credibilidad en el uno contra uno.

Por último, el que tenga miedo de los números musicales les diré que no tengan tantos prejuicios, que hay un par y no desentonan.

Resumiendo “Baaghi” es un film que mezcla lo mejor de los dos mundos, el candor del romanticismo hindú con la espectacularidad de una buena acción. Es un producto extraño que puede no gustar ni a unos ni a otros, pero que a quién se deje llevar, le dejará un muy buen sabor de boca.

4

METAMORPHOSIS / Kim Hong-Seon / 2019 / Corea del sur / Terror-Drama

meta

Entretenido film de terror que vive del efectismo y de una cierta violencia para diferenciarse del resto de producción de moda en el género del terror como son los exorcismos.

Y es que no hace falta recordar que Corea del Sur no solo ha seguido a rebufo de la tendencia en el todo el mundo sino que la ha aprovechado ofreciendo algunos buenos productos en diferentes formatos.

Ahora presenta esta “Metamorphosis” saliéndose un poco de los estándares ofreciéndonos una nueva visión a estos fenómenos paranormales ya que el demonio toma la forma de quién le viene en gana para aterrorizar a protagonistas y espectadores. Hay fallos y vacíos legales… perdón, argumentales como cuando le preguntas a un político de izquierdas por qué no ejerce como tal, pero al menos se agradece la novedad.

Otro asunto sobre el que creo interesante hablar es aquel que sirve de punto de partida de la película ya que aunque sobre demonios y exorcismo se ha hablado, como venía diciendo, mucho, poco se ha hecho como en este caso sobre las consecuencias. Me explico. Muchas veces hemos visto a un demonio amenazar al exorcista de turno con que ahora irá a por su familia y bla, bla, bla… Pues bien, aquí lo dice y lo hace.

Pero como adelantaba al inicio, el punto fuerte de la película más que el terror que produce, a decir verdad, ninguno, es la contundencia de algunas situaciones que se alejan de las medias tintas habituales en el país. Quizás se deba a que su director proviene del campo del thriller y la acción por lo que prefiera el efecto sobre la causa. Y con ello no estoy diciendo que en algunos momentos la atmósfera no esté bien recreada –ver la casa del vecino-, solo que tanto por ritmo como por intenciones es diferente.

Y en cuanto a marcar distancias tenemos hasta un protagonista que hasta el momento solo se granjeaba entre papeles secundarios y alejados igualmente de roles positivos. Bae Sung-Woo es uno de esos intérpretes que se ha labrado una carrera a base de personajes de expresión agria y oficio mafioso. Aquí nos sorprende con otro registro. Y no se queda solo ya que el resto del elenco roza el excelente por lo que no es de extrañar que haya recibido alguna nominación en el campo de la interpretación en los diversos premios y certámenes que pueblan el país.

Resumiendo, sin ser algo extraordinario, “Metamorphosis” es un correcto producto. No da miedo, pero entretiene y hasta cierto punto sorprende.

3 / 4