PREM RATAN DHAN PAYO – Sooraj R. Barjatya – India (Bollywood) – 2015 – Melodrama

Prem

Quizás sea por el montón de inseguridades que tengo a raíz de la otra pila de complejos que sufro, pero la verdad es que me gusta creer que de eso que se llama ‘empatía’ entiendo mucho: siempre me pongo en el lugar del otro, y eso tiene su lado bueno, que uno se equilibra.

Por ejemplo, entiendo muy bien porque hay gente a la que no le gusta el cine de Bollywood. Lo entiendo, aunque como ya sabéis de sobra por mi amor hacia este cine, no lo comporto, es más, intento que poco a poco estos vayan cambiando su opinión.

Y toda esta confesión de ‘abuelo cebolleta’ porque en este alarde de sinceridad mío -objetividad me gustaría creer- tengo que reconocer que a esos… digamos escépticos del cine de Bollywood no les recomendaría esta “Prem Ratan Dhan Payo”. ¿Razones? Varias, empezando porque a un servidor no le ha gustado.

No obstante, por encima de opiniones personales –ya sabemos cómo funciona esto, lo que a uno le horroriza, a otro le pirra-, existen otras causas que me hacen pensar que esta película lo único que haría sería aumentar esa “leyenda negra” que ronda entre los detractores del cine de la India. Pero vayamos por pasos.

Lo primero que llama poderosamente la atención es el humor, ese… ‘humor’ que a casi todos, nos guste Bollywood o no, nos hace poner los ojos en blanco. Es un discurso que la mayoría ya me habréis oído/leído, así es que lamento si os parezco pesado, pero tengo que escribir para todos los que buenamente se acercan a este reseña. La cuestión es que el humor en la India está intrínsecamente relacionado con su cultura, con una apariencia retrograda pero tan real que a veces parece ridícula.

Así por un lado tenemos unos chistes blancos, casi infantiles. Diría bobalicones, pero sería una definición un tanto hiriente; dejémoslo en sencillos y/o simples. Sea como sea, la verdad es que con poca gracia, al menos para nuestra mentalidad y costumbres más… ¿sofisticadas? junto a unos personajes toons a los que la sobreactuación y el golpe físico los hace perder incluso las simpatías que pudiesen reunir por parte de los espectadores, no es una buena carta de presentación. Pero aún nos queda un elemento (clave) como son los contrastes. Decíamos que el humor es muy ‘para todos los públicos’, blanditos, y sin embargo cuando se ponen más firmes no les importa ser políticamente incorrectos metiéndose con las clases más bajas, las mujeres –no me vale el panfleto de la escena del fútbol- o arreándole un guantazo al tonto de turno. Y claro, esto no nos hace ya ni pizca de gracia. Pues como decía, “Prem Ratan Dhan Payo” se aqueja de todos estos males.

Pero como decía Superratón: “No se vayan todavía que aún hay más”.

El film dirigido por Sooraj R. Barjatya… ¡huele a vieja! Vale, no es una afirmación muy formal para alguien que aspiraría a ser un crítico más o menos decente, pero es que esa tampoco es mi intención, ya me conocéis. No obstante, no es una declaración gratuita, una impresión personal. Está claro que las formas no son muy ortodoxas, pero el sentido además de ser sincero tiene un trasfondo. Y es que Barjatya fue el director de “Maine Pyar Kiya”, uno de los primeros éxitos de Salman Khan allá a finales de los ochenta. Repito, finales de los ochenta. A aquella le seguirían las más célebres “Hum Aapke Hain Koun…!” y “Hum Saath-Saath Hain” en los noventa, reportándole incluso a Khan algún importante premio por su interpretación en la última.

Desde aquel entonces -más de veinte años- no habían vuelto a coincidir, con el agravante de que Barjatya no se había sentado en una silla de director desde hacía casi 10 años. Y no, no estoy diciendo que el cineasta esté viejo o desentrenado, solo que –y siempre, bajo mi punto de vista- la concepción de la película es propia de décadas atrás.

Y ya no es que este, que también, sea un romántico empedernido y que sus historias tengan un punto de edulcoración que creíamos acertadamente perdido en los últimos años, es que hay cosas que… A ver, eso de sacarse de la manga un gemelo es un recurso que creíamos olvidado desde los ochenta. Y si el olor a rancio fuese además lo único… Pero volvamos a mirar… Que la película tenga como eje central las diferentes relaciones entre los hermanos de la familia puede tener un mejor o peor encaje en esta época, cosa que no voy a entrar a discutir por mucho que peque de un excesivo carácter intestino –aunque bien podría decir ‘intestinal’ del dolor de barriga que provoca- y realmente poco nos importe. Pero señores, ¿por qué a ningún personaje se le ha ocurrido preguntarse de dónde ha salido el protagonista y cuál es el origen de su extraordinario parecido con el maharajá? No solo me parece imperdonable sino que has perdido la oportunidad de abrir quizás un hilo argumental más atractivo y que justifique al propio héroe.

Recapitulando: trasnochada, forzada y… horriblemente interpretada. Lo siento, no suelo ser tan duro, pero tengo que decirlo, si no reviento. Salman Khan es un tipo que me cae simpático y si bien reconozco que no es un actor excelso, es verdad que le echa ganas. De hecho, con un buen director de actores, puede dar mucho rendimiento. Con Barjatya, como he dicho más arriba, consiguió más de un premio de interpretación, pero ahora… “Prem Ratan Dhan Payo” para mí es la peor película de Khan en años. En serio, me duele decirlo, pero está totalmente fuera de onda. Sobreactuado, perdido… lo intenta, pero la historia con todo lo dicho no le ayuda. Fijaros cómo será la cosa que todo un ACTORAZO, un tipo que cruza fronteras y que ya lo quisiera yo para cualquier papel como es el gigante Anupam Kher, hasta en esa escena en la que se enciende de frustración y echa a nuestro protagonista, resulta patético. Ver para creer. Por suerte solo es una escena y entre el resto de su participación y una Sonam Kapoor que está creciendo a pasos agigantados, se soporta.

Finalmente debería de hablar como siempre de la habitual ‘Sección de Coros y Danzas’ desgranando los diferentes números musicales; sin embargo, permitirme que esta vez sea un poco más superficial por dos razones: una, porque hay una buena cantidad y podría aburriros, y otra, porque en líneas generales, a pesar de esa generosidad –no solo en número sino también en medios en cuanto a vestuario, escenarios y bailarines- los temas musicales y las coreografías son un poco anodinas. Está claro que Khan no es el mejor bailarín de Bollywood, pero al igual que decíamos con la interpretación, siempre le pone voluntad. En esta ocasión parece que los coreógrafos no han querido ni que se esforzase, disponiendo números sencillos. Vistosos sí, pero faltos de chispa.

Por último y sin dejar la música, hasta nos encontramos con aquellos bruscos cortes en la Banda Sonora de, creíamos, otros tiempos cuando a merced de un montaje imbécil –no tengo ni quiero ponerle otro calificativo- se pasaba de una situación a otra.

Resumiendo; a “Prem Ratan Dhan Payo” no se le puede discutir que se haya convertido en un éxito comercial ya que lleva en la ‘sangre’ ese Bollywood clásico de toda la vida. El problema es que no solo estamos ya bien entrados en un nuevo milenio con una nueva mentalidad, sino que de sobras sabemos que las cosas ahora las hacen bien. No, no la recomiendo.

2

Anupam Kher en otro film occidental

Aupam Kher es uno de los actores favoritos de todos aquellos que amamos el cine de Bollywood y uno de los intérpretes más internacionales que ha dado la India. Pues ahora, Kher vuelve a sumar una “internacionalidad” más ya que aparecerá en el film de acción “The headhunters” junto a otro de nuestros favoritos como es Gerald Butler.

El film, dirigido por el debutante Mark Williams, está producido por el propio actor escocés y contará con Williem Dafoe y Alfred Molina como compañeros de reparto.

En él nos encontramos a un cazarecompensas que tiene que lidiar con su vida personal, sobre todo con un hijo enfermo, y su trabajo.

Por si alguien no reconoce a Kher recordarle que ha salido en títulos como “Quiero ser cómo Beckham”, “Bodas y prejuicios”, “La joven de las especias”, “Conocerás al hombre de tus sueños”, “El lado bueno de las cosas”, el serial “Sense8”, etc.

TheHeadhunters