S.P.L. SHA PO LANG (Duelo de dragones) – WILSON YIP – 2005 – China/Hong Kong – Acción

ShaPoLang

Hay una pregunta que en los últimos tiempos (que pretencioso suena eso) me sirve para iniciar las reseñas de películas que pertenecen al (sub)género de la comedia de acción; la misma no es otra que, ¿Dónde termina la comedia y comienza la acción?. Esta es quizás una pregunta demasiado figurativa ya que, en cierta medida, cada terreno se encuentra habitualmente bien acotado.

Sin embargo esta “S.P.L” me ha llevado a hacerme otra que no resultaría tan abstracta y que hasta reflejaría una tendencia; en el cine de acción actual, ¿dónde termina el drama y comienza la acción?.

Quizás alguno dirá que para eso se inventó el thriller, para encajar un tipo de cine que a medio camino entre varios géneros no termina por definirse, no obstante no estoy hablando de aventuras policíacas donde la acción está poco presente o si se me apura, hasta entran en juego elementos sobrenaturales, últimamente muy presentes en este género; no, aquí hablo de ese tipo de películas cuyo principal atractivo son los golpes, tiros y situaciones limites a las que normalmente habitúan a sus protagonistas.

Da la sensación – o al menos me lo da a mí – que los guionistas y directores en los últimos tiempos buscan de dotar a sus producciones de una dimensión que haga que estas trasciendan del simple placer de dar espectáculo. Como ejemplo tenemos los grandes títulos del “heroic bloodshed” que si por un lado nos fascinaban con sus despliegues pirotécnicos nos llegaron a marcar en base a sus historias trágicas.

Pero siguiendo lo de las tendencias, debemos reflexionar y ver como el declive del género vino propiciado por un abandono de estas prácticas, teniendo a las producciones norteamericanas como máximo estandarte de lo dicho.

En Asia desde mediados de los noventa a principios del nuevo milenio ocurrió algo por el estilo y solo producciones de Johnnie To, Gordon Chan y algún que otro ejemplo aislado evitaron que un género agonizante falleciese definitivamente. La clave para que estos cineastas fuesen recordados y hoy en día, como To, sean incluso a mi pesar sobrevalorados es que en todas sus historias prevalecía el drama. Uno de esos cineastas “anónimos” no es otro que el director de esta, Wilson Yip.

Hace poco – en la reseña de “Election” – enseñaba mis “cartas” mostrando mi “póquer” de ases de la industria cinematográfica hongkonesa – el mismo Johnnie To, Andrew Lau, Tsui Hark y Tony Ching – precisamente cuatro nombres que habían dado prestigio al género en la excolonia británica.

A Yip lo nombraba como quinto componente pero sacándolo del conjunto nada mas que por una formalidad respecto a la frase hecha. Estoy seguro que incluso alguno se llegó a escandalizar ante la poca repercusión del nombre de este frente a los anteriores. Ahora después del éxito de esta “S.P.L.” y alguna mas que se otea en el horizonte seguro que habrá mas gente, incluso esos mismos que pusieron el grito en el cielo, que se apunten al carro del éxito. Pero dejemos las reivindicaciones y vayamos al grano.

Yip, al que conozco por sus obras – modestia parte – bastante bien, es ante toda artificialidad, un filosofo. Aludiendo a otra reseña – en este caso la de “The mummy aged 19” – afirmaba con ciertas ínfulas que <<… Wilson Yip va a abrir una tienda de disfraces. Una tienda con un solo traje para alquilar. Un solitario y llamativo disfraz al que muchos tengan que acudir.

Porque eso hace en sus películas, enmascarar de diversas maneras la soledad …>>; ahora, tres películas después, sigo pensando lo mismo.

Superficialmente “S.P.L.” no basa su historia en personajes solitarios como en los anteriores casos; aquí es la fuerza del conjunto, la del equipo, la que tiende una mano a sus protagonistas. Y en cierta forma, rascando sobre esta superficie, es donde volvemos a encontrarnos al viejo Yip; estos parecen canibalizar su propia unión porque tras su amistad no hay nada mas. Yam solo tiene a una pobre niña huérfana que adoptó, Liu Kai-Chi a unos padres con los que no se habla, Danny Summer a una hija que huyó junto a su madre, Kent Chang a la familia en Brasil y el recién llegado Yen, vive obsesionado por un encuentro violento de su pasado. ¿Es quizás la constante en el trabajo de Yip un reflejo de la realidad del Hong Kong actual?.

El amigo Jesús Manuel Pérez – a quien ya no debo presentar – tras su visionado “in situ” en un cine de la propia Hong Kong comentaba en el Foro de la Web, entre espasmos orgásmicos, que había visto un destello de aquellas películas que siempre añoraba, donde cada personaje tiene un pasado pero no un futuro; ese drama que he querido que protagonizase esta reseña.

Sin embargo no puedo acabar de hablar de su contexto mas o menos trascendental sin destacar a una de las estrellas del film como es su mensaje. Volviendo a Johnnie To; este realizó un psicoanálisis de la sociedad hongkonesa en la magnifica “Running on Karma“, una fábula envuelta de film de acción con mas significado que – casi – contenido tangible. Algunos creyeron ver la quinta esencia del cine asiático en aquella obra – de ahí en parte lo del “sobrevalorado” de antes – pero creo que es en esta donde realmente -siempre bajo mi punto de vista – se hace un ejercicio redentor y en sintonía con la doctrina budista sobre el karma. No cuento nada mas para no desvelar la sorpresa pero habrá que esperar hasta su final para comprenderlo.

Para terminar con su contenido no puedo dejar de dar un par de apuntes peligrosos para el que se inicie con Yip. Y digo “peligrosos” porque corro el riesgo de resultar pedante ya que la advertencia no hace hincapié solamente en la obsesión de Yip por la soledad si no en – otra vez – la canibalización de sus propias historias ¿o es que Yam no tiene nada que ver con el Mike/Francis Ng de “Bullets over summer“?.

Por demás esa estética tan estilizada llena de cámaras lentas buscando guiños, mensajes y significados junto a sobreimpresonados e imágenes estáticas que pueden sorprender a muchos creyendo encontrar un nuevo Woo no hace otra cosa que refrendar un trabajo ya de años y un concepto de “imagen-arte” que está siendo compartido por algunos de esos colegas citados arriba, sobre todo Lau y To.

Sin embargo para aquel que no me conozca que no crea que está leyendo los desvaríos de lo que yo llamó un “cultureta”: el film puede intentarnos convencer de lo que quiera y esconder mil significados pero muchos acudimos al calor de la acción. Sobre Yip – para muchos desconocido – figuran los nombres de Donnie Yen y Sammo Hung y su sola mención si que tiene un verdadero significado: las artes marciales.

Aunque a ambos les separe una década y decenas de kilos, les une la espectacularidad de su trabajo y el prestigio alcanzado por él que les ha llevado a traspasar fronteras. Aunque sin el número que a muchos nos gustaría, las escenas de acción son las esperadas: contundentes. Ya no solo es el hecho de que hasta puedas sentir dolor por cada uno de los golpes que dan y reciben los protagonistas si no que puedas creerte maniobras que en otras “manos” sería imposible de aceptar.

Por ejemplo, hay una escena en el que un personaje al recibir un puñetazo de Yen “aterriza” sobre un coche. Bien, eso que de otra manera sería motivo de risa aquí no solo es creíble si no que ya ha entrado por derecho propio en mi colección de “Mejores escenas” sobre un epitafio que reza: <<... el Mejor puñetazo propinado nunca… >>.

Resumiendo, uno de los mejores títulos del año tanto por contenido como por continente. Buen nivel técnico, notable realización y mejores interpretaciones en un vehículo de acción que te hará tanto disfrutar como – ¿por qué no? – sufrir.

El inspector Chan (Simon Yam) ha invertido parte de su vida y carrera en encerrar al capo local Po (Sammo Hung). Ahora que ésta se encuentra en su fase “terminal”, ya que el tumor que se le encontró amenaza con acabar inminentemente con su vida, no ve el momento de cumplir la promesa que se hizo cuatro años antes cuando estuvo a punto de encarcelarlo. En aquel momento acompañaba a un testigo al juzgado con la suficiente información como para ponerlo tras las rejas el resto de su vida. Sin embargo Po se adelantó matando a casi todos menos al propio Chan y a la hija del testigo, de la que se hizo cargo el propio policía. La traicionera suerte le pondrá ahora en bandeja a Po; si por un lado este acabará con un agente de Chan infiltrado en sus filas, por otro le proporcionará la prueba que demuestra “parte” de sus responsabilidades en la muerte. Pero como ésta no es suficiente como para atraparlo decidirán amañarla engañando al departamento y al nuevo oficial que va a sustituir a Chan, el inspector Ma (Donnie Yen).

4

Anuncios

Nuevo tráiler para “Big Brother” con Donnie Yen de protagonista.

Ya tenemos nuevo tráiler para Big Brother el nuevo film protagonizado y co-producido por Donnie Yen. En la producción también esta el gran Wong Jing. Comedia dramática con toques de acción está dirigida por Kam Kar-wai (Color of the Game).

En esta película de Big Brother que se estrenara el próximo día 16 de agosto también está co-protagonizada por Ray Lui (Flash Point), Joe Chen (The Monkey king) y Kang Yu (Ip Man 3).

Donnie Yen interpreta a un profesor de secundaria que se ve atrapado por su oscuro pasado en la mafia y se ve obligado a utilizar sus habilidades de luchador para encontrar y rescatar a uno de sus alumnos que ha sido secuestrado.

Donnie yen, Jet Li, y Gong Li estarán en la versión a imagen real de “Mulan” que prepara Walt Disney.

Walt Disney sigue con su plan de adaptar sus grandes éxitos animados en películas de imagen real, como ya ha ocurrido anteriormente con la fantástica, El libro de la selva, o la irregular, La bella y la bestia. Mulan que es el nuevo proyecto del tito Walt ya su adaptación animada se basada en una historia real. Así mismo de esta ya se han hecho diversas adaptaciones, incluyendo producciones a imagen real.

Ahora Disney adapta la historia que ya adaptase en su versión animada en la que contara con un reparto de lujo en el que participaran desde Donnie Yen en el papel del Comandante Tang, Jet Li, quien vuelve al cine tras un tiempo retirado, como el Emperador de China, Gong Li en la piel de una bruja,  Xana Tang en el papel de la hermana de Mulan, quien estará encarnada por la joven actriz Yifei Liu.

Mulan estará dirigida por Niki Caro, realizadora con obras a sus espaldas como En compañía de hombres, Whale Rider o La casa de la esperanza. Su estreno está previsto para el 20 de marzo de 2020. La historia nos cuenta la historia de una joven china de nombre Mulan que para salvar a su padre, va a la guerra disfrazada como un guerrero, y demuestra que su valentía la lleva más allá de lo que todos pensaban.

 

mulan

“CHASING THE DRAGON” – 2017 – HK/CH – Wong Jing/Jason Kwan – Drama/Thriller

chasing

Lo de que Wong Jing es un ‘Maestro de la comedia’ quedó en el pasado. No porque ya no lo sea, no, sino porque es ‘Maestro’… a secas. Aunque para ser francos más bien deberíamos calificarlo como un tipo listo, muy listo. Pero vayamos por partes.

De sobras son conocidas las sagas “Twinkle Twinkle Lucky Stars”, “God of gamblers” –con guiño incluido en esta película- recuperadas en las recientes “From Vegas to Macau/Man from Macau”, las no menos aplaudidas “Future cops”, “High risk”… Y es que son tantas y tantas risas las que nos ha arrancado…

Pero más allá de comedias, como decía al inicio, también en las últimas décadas nos ha regalado tremendos dramas y vehículos de acción que se alejaban de su peculiar sentido del humor, improvisación y grotesca puesta en escena. “The colour of the truth”, “The last tycoon”, “Moving targets”, “To live and die in Mongkok” o “I corrupt all cops” con la que guarda muchas similitudes con esta, son algunos ejemplos. Sin embargo, los que más y los que menos sabrán que este ‘milagro’ no es casual y que en muchas ocasiones Jing ha recurrido a directores amigos y genios apadrinados para, por decirlo de alguna forma, “domesticarlo” y controlar sus desmanes cuando la comedia pugne por no dejar sitio al drama. Marko Mak, Billy Chung, el mismísimo Andrew Lau o como en este caso, Jason Kwan. Como decía, un tipo listo.

En esta ocasión, Jing se hace valer de una historia y personajes que conocía muy bien de cerca –la mencionada más arriba y el ínclito Lee Rock cuyas películas produjo Jing casi tres décadas atrás con Lau enfundado en la misma piel- para construir una historia con un gran leit motiv: hacer de los tópicos una excepción.

En el film –repitamos, referencias aparte- se nos muestra la típica historia de mafiosos –triadas, como no- con hermandades por doquier. Y no, no hablo de colectivos, sino de ese “Bromance”, amistades llevadas al límite que se nos descubrió precisamente en Hong Kong de la mano de otro maestro como John Woo. De hecho, y perdonarme porque había dicho que dejaba las referencias  a un lado… ¿nadie ha visto como un servidor un pequeño homenaje a “Una bala en la cabeza”?

Pero vuelvo al redil. Con notas que nos recuerdan que estamos en un nuevo siglo –las reivindicaciones sociales (inmigración, lucha de clases, posicionamiento político, etc.)- Jing como autor unipersonal –o eso dice- del guión, recrea una historia como decía con amistades inquebrantables, ascensiones y caídas. Vamos, lo de siempre.

Peeeeeero, la magia de esta “Chasing the dragon” es que se construye desde abajo.

Dicho así parece una obviedad, pero no tanto cuando todo el ritmo va acrecentándose para partiendo de los tópicos mantener la tensión hasta el final sin saber qué pasará. Y esto ni ya es tan elemental ni muchos menos, fácil de conseguir.

Porque por mucho que la historia sea manida y hasta los personajes reconocibles, su tratamiento es bastante diferencial cuando los revistes de dos rostros tan carismáticos pero los reclutas en el bando del lado oscuro, obteniendo que la presunta previsibilidad se evapore al eludir el clásico duelo ‘bueno-malo’.

En ningún momento sabes si las hermandades se van a romper, si alguno de los protagonistas puede caer o, evidentemente, cómo va a terminar la cosa.

Una ‘femme fatale’, drama, más drama, más tragedia, un Donnie Yen fuera de su hábitat natural pero majestuoso, un Andy Lau macarrero pero ‘celestial’… la lista es larga.

Pero por debajo de las luces, están las sombras. Y no hablo en plan negativo o crítico, más bien pedante ya que es un recurso gratuito para destacar elementos menos a priori destinados a llamar la atención.

El primero es la bellísima fotografía de la película que junto a la dirección artística nos traslada por momentos a la recordada “In the mood for love”. No os llevéis las manos a la cabeza, que no es para tanto. Jason Kwan, co-director y director de fotografía del film nos trae uno de los mejores tratamientos de imagen que he visto desde hace mucho tiempo en una película, al uso del célebre Doyle, o más reconocible por el gran público, las producciones de Jean-Pierre Jeunet.

Y es que Jing siempre ha tenido buen ojo para los directores de fotografía venidos a realizadores, ¿verdad, Andrew Lau?

En este aspecto, sorprende ver en los títulos de créditos a otro director que de esto de la imagen sabe mucho como el gran Peter Chan, aludiendo a él como Director consultante. ¿Casualidad?

La Banda Sonora, baza habitual en los films de Jing, gana, si cabe, aún más protagonismo en esta ocasión. La riqueza de melodías, obviando la calidad que siempre atesora su compositor Chan Kwong-Wing (sí, el de la trilogía “Infernal Affairs”) logra que destaque incluso por encima de la acción o trascendencia de las imágenes. Anacronismos musicales, poner música dramática a los momentos de tensión o al revés, más dinámica a los tristes, son brillantes ocurrencias que elevan el nivel del film por encima de esa previsibilidad inherente tanto a su historia como al género.

Como la perfección es difícil de alcanzar, se le puede reprochar que algún efecto dramático sea un tanto buscado perdiendo emotividad, pero lo compensa con esa habitual contundencia que solo las producciones locales pueden ofrecernos.

Resumiendo, soberbio cocktail realizado en base a una historia de mafias y corruptelas, con referencias al ‘heroic bloodshed’ clásico, e ingredientes carismáticos con una presentación más allá de la espectacularidad y gusto por el detalle. De lo mejorcito de este 2018.

5

chasing_the_dragon

Nuevo póster para “Enter the Fat Dragon” con Donnie Yen.

Ya era sabido que el maestro Wong Jing y la estrella de las artes marciales Donnie Yen estaban trabajando en Le llamaban dragón gordo (Enter the Fat Dragon). Aunque la verdad es que la trama de esta nueva versión difiere totalmente del film que protagonizo y dirigió el gran Sammo Hung en 1978.

Ahora hay una actualización con un nuevo póster para Enter the Fat Dragon que ha sido presentado a través de Filmart 2018, la película que aun no siguiendo la trama de aquella si que comparte el título original de la obra de Sammo Hung, que era una parodia de Enter the Dragon (Operación Dragón) de Bruce Lee.

La trama de la nueva película narra como un policía entrado en carnes interpretado por Donnie Yen acompaña a un convicto a Japón. Dicho esto, queda claro que este no es un remake del clásico de Sammo Hung que un servidor pudo ver en la gran pantalla allá por los inicios de los años 80.

enterthefatdragon

 

Nuevo (y violento) tráiler para lo nuevo de Donnie Yen; “Chasing the Dragon”.

Pronto se podrá ver a Donnie Yen dando vida al gánster real Ng Sek-ho (Crippled Ho) en la cinta Chasing the Dragon. Dirigida por Jason Kwan y Jing Wong. En verdad este film es el remake de To Be Number One una película estrenada en Hong Kong en el año 1991 y dirigida por Poon Man-Kit. En esa ocasion el protagonista fue el actor Ray Lui, quien estaba secundado por Cecilia Yip, Amy Yip, Waise Lee, Lawrence Ng, Kwong Leung Wong y Kenneth Tsang. Chasing the Dragon se estrenará el próximo 28 de septiembre en Hong Kong.

El nuevo trabajo de Donnie Yen no es un film de artes marciales habitual en su carrera sino que se adentra más en el género mafioso/triadas, acción habrá pero no veremos al Donnie Yen de la saga Ip Man o Flashpoint. Filmada entre China y Hong Kong nos acerca más a la faceta de actor de este. Le acompaña un reparto de autentico lujo entre los que destacan, Andy Lau, Philip Keung, Philippe Joly, Philip Ng, etc.

Chasing the Dragon era un proyecto de hace tres años en el que el (en aquel momento) director y guionista Jing Wong no pensaba en Donnie Yen para este papel pero tras varios problemas fue en 2015 que conjuntamente con Jason Kwan, Wong, cambio de parecer. La película cuenta la biografía real de un inmigrante ilegal chino que llega a Hong Kong en 1963, aun esta colonizada por los ingleses, y allí se va convirtiendo en un señor de la droga.

 

 

 

Wong Jin y Donnie Yen vuelven a trabajar juntos en el remake de “Enter the Fat Dragon” (Le llamaban…el dragón gordo).

El gran director Wong Jing y la no menos grande estrella del cine de artes marciales Donnie Yen quienes acaban de trabajar juntos en la esperada Chasing the Dragon volverán a formar tandem para rodar el remake de Enter the Fat Dragon estrenada en el año 1978 y conocida en España como Le llamaban el dragón gordo, estuvo  protagonizada y dirigida por otro de los grandes del cine asiático Sammo Hung.

Donnie Yen usara para esta producción el mismo traje que le hacía ser gordo en un anuncio para la televisión que rodó en el año 2015. La película según se ha dicho puede tardar en comenzar a rodarse ya que su protagonista aún tiene pendiente de estreno Big Brother, Ip Man 4, Ice Man 2 (supuestamente terminada pero tras el fracaso de la primera entrega puede que hayan rodado escenas extras) y Sleeping Dogs.

Enter the Fat Dragon tuve la suerte de ver esta película en un cine de barrio en mi juventud y siempre la he tenido mucho en estima desde ese momento y tras unos cuantos visionados mas de la misma en estos últimos años este film dirigido por Hung se ha convertido en unos de mis cintas favoritas dentro del genero marcial.

21362726_1563558766997671_1124887042_n