IF IN LOVE… LIKE THEM – Korea del sur – 2007 – Kdrama – 4 episodios

Featured image

Ésta serie comenzó a emitirse en Marzo de 2007. Y quiero comenzar ésta reseña con su fecha de emisión porque creo – opinión personal – que ésta marca en parte el carácter de la misma.

Y es que para empezar hay que ver quien protagoniza la serie, Lee Hyori, la que a día de hoy es la – con permiso de BoA – estrella local mas rutilante del país. Y no es hablar por hablar ya que fui testigo hace tan solo tres meses en mi espero primer viaje a tierras surkoreanas – teniendo planeado ya el segundo – de cómo la chica arrasaba no solo en el simbólico título – o no tanto celebrándose un Festival televisado para dilucidar el mismo mediante votación popular – de “Canción del Verano” sino por presencia en diversas entrevistas, posters callejeros y promociones. Como último dato decir que también vi como la misma diva cerraba ese macro concierto del que fui testigo privilegiado con el que se celebraba el 60 aniversario de la creación de la Republica Surkoreana. Significativo para aclarar su posición actual.

Sin embargo, tan solo 18 meses antes, la popularidad de la cantante no estaba tan boyante. Sí, de las componentes del mítico grupo FIN.K.L era la que mas había sabido mantenerse en la primera plana de la actualidad pero la suerte no le acompañaba del todo. No solo su debut en una serie – “Three Leaf Clover” – había sido un relativo fracaso sino que a principios del 2006 fue la protagonista de una agria polémica cuando se acusó al equipo de Hyori de plagio cuando ésta sacó al mercado su segundo álbum incluyendo una canción – “Get ya” – con demasiados parecidos con el “Do’ something” de Britney Spears. En lugar de beneficiarse de la publicidad del caso los productores se dieron prisa en “ventilarse” la promoción del disco resultando otro fiasco.

De resultas de ello la cantante rompió el contrato que le unía con la discográfica yéndose a la popular “M-Net”, propietaria entre otras de la cadena televisiva del mismo nombre, una de las de mas popularidad en el país y emisora centrada en el mundo del entretenimiento, en especial claro está, del musical. Por ejemplo, la MTV opera en el país a través de ésta cadena con una programación diaria de cinco horas.

Su primera acción fue brindarle a la artista otra oportunidad en el campo de los “Kdramas” rodeándola eso sí de la suficiente enjundia como para garantizar su éxito, ésta “If in love… like them”. Y es que no solo eran unos compañeros de reparto fiables con protagonistas como Lee Dong-Gun, uno de los reyes de los seriales en el país, Jung Jun-Ho o el mas secundario Oh Kwang-Rok sino una serie de condicionantes de amplio y reconocido abolengo en el país como para no equivocarse. El resultado no tardó en llegar, una audiencia apreciable e interés de otros mercados como el japonés que no dudó en adquirir la serie. Encaminada ahora sí la carrera de la artista no nos extraña su actual status.

Pero dejémonos de introducciones y vayamos al grano.

1º CAPITULO: Directo por encima de presentaciones.

Justo cuando Ina está a punto de debutar en un escenario frente a público real tras ir escalando posiciones en las listas de éxitos, sufrirá un desmayo. En el hospital conocerá a Jung Tae, un joven que trabaja rigiendo un local de una banda mafiosa y que ha sobrevivido al derrumbe de un centro comercial en la capital. El destino no solo los unirá en vida sino en la muerte ya que a cada uno de ellos se les diagnosticará una enfermedad terminal. Mientras que Ina padece Leucemia, Jung Tae tiene un tumor en el cerebro difícil de extirpar. Enfadada al habérsele ocultado la enfermedad, la cantante decidirá dejar el hospital valiéndose de Jung Tae para ir a recriminárselo a su productor. Para colmo de males, Ina verá como su corista ha ocupado su lugar. Derrumbada, decidirá suicidarse desde lo alto de uno de los puentes que cruzan el río Han; Jung Tae se lo impedirá.

Lo primero que me ha llamado la atención son las demasiadas similitudes del caso vivido por el protagonista al principio del episodio con las vistas en el film “Traces of love” en el que en parte se narraba el derrumbe real del Centro Comercial Sampoong acontecido el 29 de Junio de 1995. Por lo tanto, que el film se estrenase meses antes de la emisión de la serie evidencia ciertas… influencias.

Dejando de lado esto y de paso, el mediocre efecto especial que refleja la caída del edificio, nos encontramos con un episodio que recoge algunos de los condicionantes a los que nos referíamos al principio y que ahora pasamos a describir.

El primero el que hace referencia a los tintes melodramáticos de la serie. Amor y drama, una fórmula que nunca falla en la pequeña península asiática.

El segundo, esa marca de fábrica de su propia sociedad que nos presenta a una mujer de carácter capaz de regir su destino. Por encima del aparentemente bobalicón Jung Tae en plan personaje cómico de la serie, Ina nos seduce con su templanza y decisión; triste pero convincente. Y es que sin ser un tópico o determinante para el éxito de la serie, Lee Hyori nos sorprende con su “cara limpia” y una interpretación mucho menos sobreactuada de lo que en ella suele ser habitual. Lo dicho, sorprendente.

Volviendo a las ecuaciones, en la serie se añaden factores como la presencia del mundo del hampa algo distorsionada como allí nos tiene acostumbrados que también acrecienta el interés del respetable conociendo sus favoritismos hacia estos a pesar de su cometido en la vida real.

Para terminar un par de detalles; una la presencia de un Jung Jun-Ho algo mas rellenito con un rol ambiguo poco definido, ni bueno ni malo; casi parece que sepa mal ponerlo en el bando de los villanos. Y dos, esa música flamenca que sirve de fondo de la huída de los protagonistas del hospital. Chocante.

Poco mas se puede decir para un primera entrega en la que contrariamente a lo esperado, la música no tiene tanta importancia como se podría creer. El capítulo no resulta un vehículo para el lucimiento de la protagonista aunque por lo ya dicho, sorprendan sus prestaciones interpretativas.

2º CAPITULO: Simpatía por encima de dramas.

Diluidas las dudas, Jung Tae decidirá llevarse a Ina a su pueblo natal ya que según dicen las habladurías locales, el agua de un yacimiento allí existente es capaz de curar todas las enfermedades. De camino, Ina recordará los días en los que conoció a Yeong Noh, su representante. Una vez en el pueblo la pareja se dirigirá al hogar de tres amigos de Jung Tae, músicos para mas señas. Allí mientras la artista intima con el joven éste logra encontrar el paradero de su colega que huyó con el maletín lleno de dinero días atrás en la catástrofe del derrumbe del centro comercial. Entre idas y venidas Ina incluso se atreverá a volver a cantar junto a la banda de amigos de Jung Tae en el nightclub del pueblo donde actúan.

Sin grandes alardes se nos presenta éste segundo capítulo cuya principal misión solo es la de entretener.

Vale que Lee Hyo-Ri nos regale una canción pero ni mucho menos el objetivo de la serie es servir de escaparate de ésta aunque lo parezca. El sentido del humor que desprende la serie, cuya misión es que simpaticemos con sus personajes para que cuando las cosas se pongan feas nos sintamos mas conmovidos, es para mi la gran baza de la misma.

La friki-banda liderada por el cómico Oh Kwang Rok y sus secuaces quizás evidencia una demasiada dependencia de éste tipo de personajes pero no por ello resultan menos simpáticos.

Como nota negativa, seguir teniendo la sensación de que Jung Jun-Ho solo es un pegote con tal de aprovechar su popularidad.

3º CAPITULO: Suspenso. Ni alicientes, ni atractivos ni contenido.

Tras el desfallecimiento de Ina, todos se apiadarán de la cantante. Sin embargo ella continuará en el pueblo disfrutando cada día como si fuese el último. Aprovechando el tiempo llegará incluso a componer la melodía de una canción pero ante la falta de letra y de oportunidades de salir al mercado, las bondades de su tema lamentablemente se quedarán entre ellos. No obstante Jung Tae no quiere darse por vencido y queriendo ver triunfar a la joven reunirá el suficiente valor como para llamar a Yeong Noh y pedirle que interceda por él ante gente del mundillo. A pesar de ello desafortunadamente nadie le hará caso pero al menos el representante podrá hablar con la joven; conociendo sus deseos decidirá dejarla al cuidado de Jung Tae. Cuando mejor parezcan que van las cosas aparecerán los antiguos socios de éste.

Éste tercer capítulo pone en evidencia algunas de las carencias de la serie. La principal, que ésta entrega no cuenta nada nuevo resultando ya no estirada, sino estiradísima.

Además de la falta de mordiente – tenemos dos ñoños videoclips y una larga pelea que no conducen a nada – hay que añadir algunos detalles que pueden traspasar la barrera de lo trivial para llegar a ser hirientes. No solo es la violencia con la que se resuelven asuntos un tanto superficiales – la pelea de gallos antes mencionada – sino el poco tacto de sus responsables ante una lacra social ya que se atreven a abofetear a la protagonista por un simple reproche.

Y para terminar, ¿ quien decía que Lee Hyo-Ri iba de estrellita en la serie… ?. Pero si ni siquiera luce como debiera ¡¡¡¡.

4º CAPITULO: Punto y final.

La entrada en escena de los antiguos socios de Jung-Tae provocará que Ina finalmente se entere de la gravedad de la enfermedad de éste. Pero ésta no será la peor de las noticias que reciba ya que los mafiosos intentando recuperar su dinero, querrán que el joven les firme unos papeles con los que presentarse como voluntario para donar órganos y traficar con ellos. Para impedir que ello ocurra Ina les asegurará que conseguirá la cantidad que Jung-Tae les adeuda recurriendo a Yeong Noh. Éste tendrá que cederle el contrato de la artista – no se sabe si de la Ina autentica o de la falsa – a una compañía rival para obtener tan elevada suma. Finalmente la cantante rescatará al joven pero la felicidad no será completa ya que éste se encuentra en el último estadío de su enfermedad. No obstante antes de morir Jung-Tae acudirá a un plató de televisión para mendigar una oportunidad para Ina.

Triste final para una serie predestinada a ello. Lo único que quedaba por saber quizás era cual de los dos protagonistas “caía” primero y parece que la solución ha sido la mas lógica para conseguir conmover al personal.

Es mas “fácil” – resalto el entrecomillado – hacer llorar a Lee Hyo-Ri que contrariamente sentir la pérdida de la misma. Lee Dong-Gun se ha ganado nuestros corazones con esa mezcla de determinación y picaresca por lo que no es difícil haberle cogido cariño.

Por lo demás, un episodio clásico de finalización de serie con desenlace dramático en el que por encima de la cancioncilla de la protagonista vuelve a destacar ese “It’s a heartache” de Rod Stewart. Clásico que es uno…

CONCLUSIONES:

– “If in love like them” es una serie a la que quizás le sobraba un episodio – apunto directamente al tercero – ya que al final ha terminado por dilatarse demasiado dejando por el contrario algunos cabos sin atar que particularmente me hubiesen gustado verlos zanjados.

– Que a la serie por otro lado se le atacase diciendo que era un vehículo únicamente para el lucimiento de su protagonista Lee Hyo-Ri, no puede ser otra cosa que fruto de un comentario o crítica malintencionada ya que además de descubrirse como una correcta actriz, Hyo-Ri solo recurre al campo de la canción en un par de ocasiones en toda la serie. Y no solo es llamativo por ésta cuestión sino porque en la propia banda sonora se da mas protagonismo por ejemplo al citado “It’s a heartache” que suena en un par de episodios que al trabajo de la artista. Aunque por otro lado, para los que gusten poco de fenómenos de fans y/o ámbitos musicales, esto no será otra cosa que un alivio.

– Algo por el estilo pero en peores condiciones se puede decir de la participación de Jung Jun-Ho que pasa por anecdótica. Desilusionante para los que como yo, disfrutamos con el buen hacer de éste pedazo de actor.

– La nota positiva pasa por encontrar a un Lee Dong-Gun que eludiendo el rol de protagonista atractivo y carismático, cumple con creces sin verse desbordado por su compañera y las expectativas que le acompañaban.

Resumiendo, “If in love like them” es un melodrama que se deja ver pero que resulta además de tópico, superficial. A mi gusto, hay mejores opciones.

Featured image

Anuncios