SHIMOKITA GLORY DAYS (II) – Japón – 2006 – Jdrama – (Ep. 7 al 12) de 12. FINAL

Featured image

BREVE RESUMEN DE SUS PRIMEROS 6 EPISODIOS:

Yuuta es un estudiante cuyo mayor sueño es poder ingresar en la universidad mas prestigiosa de Tokyo y hacerse acreedor del respeto y amor de su novia, Minori. Sin dinero, ya que va en contra de los deseos de su padre, buscará un lugar donde residir mientras estudia para el examen de acceso a la Universidad. Lo encontrará en una casa ocupada por cinco guapas y promiscuas señoritas llamada “Nuutopia”. A pesar de su condición de hombre, Yuuta logrará hacerse con un lugar en la casa gracias a su inocencia y amor sin concesiones que siente por Minori que le llevan a rechazar las tentaciones dispuestas por sus compañeras de residencia. Sin embargo no todo es felicidad ya que la dueña de la casa cuenta con una malvada rival que les hará la vida imposible. A lo largo de los días Yuuta pasará de mentir a su novia respecto a sus compañeras con tal de que no piense mal a compartir el mismo techo cuando éstas terminen aceptando a Minori en “Nuutopia” al sufrir una baja.

CAPITULO 7º: Mezcla de sensaciones y una visita esperada.

Para celebrar la llegada de la nueva inquilina y aprovechándose de un premio ganado, las chicas decidirán acudir a un balneario para relajarse. En su idea de compartir un fin de semana a solas con Yuuta, Minori fingirá estar ocupada esos días. Sin darse cuenta de sus intenciones su novio aceptará la invitación de las chicas en sustitución de ésta. Ya en el balneario, Miha y Natsuke intentarán seducir al joven con sus “malas” artes cosa que no conseguirán. Mientras que estos se divierten, en Nuutopia Minori recibirá la visita de Enoki que haciéndose pasar por amiga de Muroi intentará hacer creer a la jovencita que su novio es un demonio que disfruta con todo tipo de perversidades. Teniendo fe ciega en su pareja, Minori conseguirá camelarse a Enoki e invitarla a que se vaya de la casa. Al regreso del balneario, las chicas no creerán la entereza de Minori resistiendo a las mentiras de Enoki. Solo la irrupción del padre de Yuuta pidiéndole que regrese a Nagano con un triste descubrimiento romperá la armonía del momento.

Iniciada la parte final de la serie comenzamos a apreciar un anhelo por acabar subtramas iniciadas. Por ejemplo, han tenido que pasar bastantes episodios para que volvamos a encontrarnos con una charla intima entre Mao y Yuuta. No tenemos aquella sensación inicial que nos hacía creer que ambos acabarían liados pero sí que su amistad finalmente será la mas fuerte de las que se formarán en Nuutopia.

Mas superficialmente decir que en ésta entrega, siguiendo la línea marcada por los anteriores episodios, parece continuar la comicidad propia de un manga. Y no solo eso, el erotismo volverá en grandes dosis.

Su final, por el contrario rompe con éste tono desenfadado y no por lo esperado si no por las formas. Vale que el anuncio realizado por el padre de Yuuta – que me callo – es previsible pero no la manera en que lo hace: arrodillado.

CAPITULO 8º: Las cosas empeoran para Yuuta.

Para sorpresa de Yuuta la tan fatal enfermedad de su padre resultará ser una frivolidad propicia con la única intención de llevárselo de vuelta a casa. En el interin Minori al ir a comprar unas bebidas será asaltada por un pervertido. En su defensa saldrá Kubo Tooru al cual Minori verá como un galante caballero de brillante armadura. Lo que no sabe la jovencita es que todo es un montaje ideado por Enoki con tal de ganar su corazón. De vueltas a Nuutopia Yuuta, tras una conversación con Mao, le pedirá a su padre mas tiempo para poder alcanzar su sueño de ingresar en la Universidad y éste, aún sin fe en su hijo, se lo concederá. Por su parte Nozomi tendrá una “sorpresa” para toda la casa presentando al propio Kubo como un familiar lejano y convenciendo al grupo para que éste se convierta en el nuevo tutor de Yuuta en ausencia de Miha. Todas las chicas lo aceptarán dada la buena planta del joven relegando a Yuuta a un segundo plano. La sintonía entre Kubo y Minori provocará que surjan los celos en nuestro héroe cosa que aprovechará Nozomi para seducirlo. Creyendo que Yuuta ya no la ama, Minori caerá rendida ante los encantos de Kubo.

Como reza el dicho popular <<… Salimos de Málaga para meternos en Malagón …>> y es que si se resuelve con relativa facilidad el entuerto provocado por el padre de Yuuta, nos encontramos con otro que puede tener peores consecuencias.

Lo que parecía imposible – la ruptura sentimental de Yuuta y Minori – finalmente se cumple y lo que había vaticinado y hasta desechado, una relación del prota con Mao, parece a punto de confirmarse.
Sí, lo reconozco no me gustan estos giros argumentales mas propios de un culebrón que de una serie cómica picante al uso de la que estábamos viendo pero reconozco que esto consigue que te enganches aún mas a la serie.

Por lo demás, poco erotismo salvo la “ingenuidad” de Natsuke al desatársele el sostén de su traje de bailarina árabe y un menor contenido cómico. Y es que la densidad de éste episodio no da para mas…

CAPITULO 9º: ¿Creíais que las cosas iban mal?. Pues no, aún se pueden poner peor…

A pesar del dramático final del anterior episodio, nuestros protagonistas parecen haber aparcado sus diferencias. Su atención ahora se centra en salvar Nuutopia. Los chicos le preguntarán a Muroi si tiene en mente alguna idea para evitar que los desahucien y ésta les confesará que ha logrado una cita con el dueño de la casa y que pondrá todo su empeño para que les renueven el contrato. Sin embargo, lista donde las haya, Muroi les pedirá a los chicos que no le cuenten nada a Nozomi. Mientras que la importante reunión se acerca, la malvada Enoki apretará las tuercas a la propia Nozomi y a Kubo para que agudicen el distanciamiento entre Yuuta y Minori. A pesar de no estar muy de acuerdo, no tendrán otro remedio que claudicar ante las órdenes de ésta. El momento propicio lo encontrarán cuando una periodista quiera tomar a Yuuta como modelo para una revista que se edita en el barrio. Cuando la misma descubra a Kubo, dudará entre seguir adelante con Yuuta como protagonista del reportaje o con éste; la solución al dilema la tendrán las chicas, votando y dejando en manos de Minori la elección final. Indecisa, Yuuta comprenderá que tiene la partida perdida ante Kubo. Pero por si las cosas no pudiesen ir a peor, a Yuuta se le escapará que Muroi va a entrevistarse con el dueño de la casa cuando Nozomi acuda a consolarlo. Y claro está, la voluntad de la joven no resistirá ante las malas artes de su hermana. La reacción de ésta: concertar una reunión con el propietario, adelantándose a Muroi. Por otra parte Miha retornará a la casa en un estado casi catatónico, sin querer hablar y dispuesta a todo, incluso llegar al suicidio mientras que Natsuke será víctima de un vómito que no augura otra cosa que… La mañana de la reunión Kubo confesará a los habitantes de la casa que tanto él como Nozomi están al servicio de Enoki y que ésta pretende reunirse con el dueño pero el aviso llegará tarde…

Lo dicho, las cosas se ponen feas, muy feas con lo que siguiendo la costumbre reinante en Asia, las risas se tornan lágrimas. El final de éste episodio es el mas vibrante de los vistos hasta el momento, encadenando escenas que pueden deparar algo mas – en el caso de Miha – que la perdida de un hogar.

De tal guisa y como decía, que nadie se espere esa comicidad que parecía acentuarse en los últimos episodios aunque, como parece ser ya de obligado cumplimento, sí que alguna nota erótica-festiva; no solo tendremos los “pechitos” de Natsuke y Miha, ésta en una escena falta de sensibilidad, si no incluso un numerito casi lésbico que por encima de la superficial carnosidad resultará muy “estimulante”.

Por último decir que el episodio por todo lo dicho no solo me ha parecido uno de los mejores si no que incluso su parte final, habitualmente reservada para tonterías intrascendentes protagonizadas por las chicas, nos remitirá en ésta ocasión a un pase de “modelos” por parte de Minori, eliminando la imagen de mojigata de la misma. Ñam, ñam…

10º CAPITULO: Las cosas a malas penas parecen que comienzan a arreglarse.

La mala situación de Miha pese a no tomar derroteros que podrían ser fatales optan por otros no menos trágicos. En un ataque de furia, Miha intentará asesinar a Yuuta. Todo resultará ser un “simulacro” ya que en su idea de dramatizar el libro que intenta escribir se hará pasar por una amante sicótica. Dejando de lado esto, todos asumirán que Nuutopia está a punto de desaparecer y tendrán que decidir sus respectivos futuros lejos ya de su unión como grupo. Paralelamente cuando Yuuta se entere de que su amigo Sekiguchi, harto de los fracasos va a regresar a Nagano, empezará a tener la misma idea. Mao le consolará diciéndole que si finalmente decide retornar a casa, no lo consideré como una rendición si no como un cambio. Mientras Enoki habiendo ya ganado la partida a las chicas querrá hundir definitivamente a éstas y a Yuuta. Utilizará a la periodista de la revista del barrio para, manipulando a Miha, pillarla en una situación comprometida junto al joven. Será Nozomi la que aborte el plan poniendo al descubierto a la reportera. La buena acción de la oficial de policía y el cariño con el que es tratada a pesar de sus muchas traiciones cometidas, provocará que ésta les abra el corazón contando todo su pasado. Su confesión le hará encorajarse y ya no tener miedo de su hermana. Por otro lado Muroi le preguntará a Natsuke si está embarazada y de quien, respuesta que quedará de momento en secreto entre las dos. Finalmente Yuuta tomará una determinación: presentándose ante Enoki éste le promete convertirse en su esclavo si no consigue pasar el examen de acceso a la Universidad, por el contrario si es admitido, deberá olvidarse de Nuutopia y dejar que todos permanezcan allí. Con ello, los chicos tendrán seis meses mas…

Se acerca el final de la serie y se nota. Situaciones como la de Miha termina igual que como empezó, de sopetón y sin casi repercusión, pero al menos se van atando cabos.

En la misma línea se puede decir que las situaciones van ganado peso protagonizadas casi todas ellas por la figura de Mao.

Sorprende por otro lado volver a ver a Sekiguchi tras muchos episodios sin aparecer.

Por lo que respecta a la “carnaza” tendremos la dosis habitual a cargo de Natsuke y la propia Miha aunque añadiendo otro numerito lésbico como en el anterior episodio, demostrando la buena aceptación que tuvo aquel.

Por último indicar que otra vez los sentimientos ganan la partida al humor.

11º CAPITULO: Se acerca el final y con él, las sorpresas.

Las chicas aceptan el sacrificio de Yuuta con tal de salvar Nuutopia. Mientras, Kubo se cita con Minori para confesarle su amor. Ésta, todavía con dudas respecto a lo que siente por Yuuta, no sabe si aceptarlo. El problema será que Miha ha sido testigo de todo y cuando Minori llegue a la casa todos le preguntarán si realmente ha abandonado a Yuuta para irse con Kubo. En lugar de sentirse ofendido, el joven invitará a sus amigas a que la dejen en paz ya que eso solo es asunto de ella. Sin embargo, a Yuuta se le ha roto el corazón y en un momento en que es consolado por Mao – con declaración de amor incluida por parte de ésta – aparecerá Minori malinterpretando la escena. Como resultado de ello, abandonará Nuutopia acudiendo a los brazos de Kubo. Sin embargo su amor logrará vencer el despecho y terminará separándose también de éste. El lugar de Minori en Nuutopia lo ocupará Nozomi. Los meses pasarán y la fecha del examen llegará. Justo antes de acudir al mismo Yuuta recibirá una llamada de Enoki, que a pesar de haberse hecho amiga de las chicas no quiere perder la partida. Conocedor de que ésta le prepara una encerrona no se dejará atrapar pero con lo que no contará Yuuta es con que Enoki sufrirá un autentico desmayo…

Solucionados casi todos los entuertos – incluido ese embarazado de Natsuke – solo nos queda esperar al desenlace de la serie.

Sorprende por un lado la fugacidad con la que se han reflejado los últimos meses dando casi la impresión de que querían finiquitar rápidamente la serie.

Y por otro lado, no sorprende la resolución del caso Minori-Kubo resultando previsible para el devenir de la serie.

A pesar de éste defecto se puede decir que los personajes han llegado a conectar tanto con el espectador que escenas como esa en la que el protagonista llora amargamente en la cocina, llega a conmover.

Tres detalles antes de acabar. Uno, el guiño a los films de Yakuzas con música incluida por parte de Miha y dos, esa banderita española – incluido “aguilucho” (ver foto) – que aparecerá como fondo del bar donde se reúnen Minori y Kubo.

Por último, destacar esos minutos finales o de la “basura” donde todas las protagonistas en bañador juegan a una guerra de “culatazos”….

12º CAPITULO: Final.

Yuuta llamará a Nozomi y a una ambulancia para que atiendan a una desfallecida Enoki mientras que corre en dirección al examen. De vueltas a Nuutopia y con las chicas aguardando el resultado del mismo llegará un Yuuta totalmente ebrio. Éste les dirá que finalmente llegó tarde aunque sin decirles la razón. En su estado y liberado de inhibiciones intentará abusar de las chicas, justo en el momento en que llegará una preocupada Minori. Viendo el panorama huirá decepcionada. Al día siguiente Yuuta tendrá a todas las chicas en su contra, no por la actitud de la noche anterior si no por haber perdido la oportunidad de examinarse tras todos los esfuerzos. A su lado solo tendrá a Nozomi la cual intercederá ante Enoki para sacarlo del embrollo. Pero antes de que esto suceda Yuuta seguirá trabajando en la casa, esperando el momento en que Mao se examine. Una vez apruebe ésta será el momento de volver a Nagano pero será Nozomi, Enoki y la propia Minori las que se lo impidan… y aquí me callo.

Conclusión consecuente y hasta sorprendente por la no comparecencia del protagonista al dichoso examen.

Por lo demás, poco contenido debido a las connotaciones típicas de un episodio final, es decir, mucha despedida y mucho sentimiento, pero agradable de todas formas. Un buen broche a una buena serie.

CONCLUSIONES:

“Shimokita Glory Days” es una muy buena adaptación de manga, casi diría que perfecta si no fuese porque no existe la perfección.

No solo es una producción con todos los elementos característicos de estas historias con un cliffhanger que marca esa periodicidad por entregas de su origen si no que su puesta en escena es impecable con todo tipo de efectos sonoros y recursos visuales que transmiten la sensación de estar ante la recreación en carne y hueso de personajes de mangas.

Y es que desde nuestro héroe, con esa increíble gama de gestos que le permite su gran boca, hasta unas protagonistas femeninas tan sensuales como útiles a la hora de sacarles partido, tenemos un repertorio que en muchas ocasiones no parecen provenir del lugar de donde han sido reclutad@s. Y hablo precisamente de Yuma Asami/Miha, Honoka/Natsuke y sobre todo Sora Aoi/Nozomi, sendas AVidols que lejos de registros pornográficos aquí logran arrancar matices interpretativos notables.

En todo caso se le puede criticar que en lugar de recurrir por ejemplo a la relación de Miha con la Yakuza haya preferido inclinarse hacia el contenido romántico mas propio de una telenovela que de la simple comedia a la que estábamos asistiendo pero también hay que ver hacia que tipo de público está enfocada la serie.

“Shimokita Glory Days” está orientada hacia esos jóvenes otakus, legión en Japón, que encerrados en sus a veces solitarios quehaceres cotidianos ven en Yuuta y su espíritu de superación, un reflejo de sí mismos. El erotismo es solo el conglomerante divertido que da cuerpo al conjunto homogenizando secuencias haciendo por demás atractivo el producto para otro tipo de público que busca mas contundencia sin importarle el trasfondo. Y es que ni todo es “carne y pescado”, ni todo el público, masculino; por eso a la historia se le ha dotado de ese romanticismo para al menos sensibilizar tanto a la historia como a los personajes.

Resumiendo, divertida y estimulante por una lado y sensible y conmovedora por otro. Solo la frivolidad, previsibilidad y falta de trascendencia de los primeros episodios provoca que ésta “Shimokita Glory Days” no se convierta en una serie de referencia dentro de los seriales japoneses. Otra cosa es dentro del género ya que como comedia, “SGD” es de obligado visionado.

P.D.: Su final apunta a una secuela. Veremos…

Featured image

Anuncios

SHIMOKITA GLORY DAYS (I) – Japón – 2006 – Jdrama – (Ep. 1 al 6) de 12

Featured image

Concebido como la respuesta picante a la mas popular “Love Hina”, el manga “Shimokita Glory Days” fue adaptado al formato televisivo y estrenado el pasado año 2006 con la intención de atraer un tipo de público juvenil y masculino que disfrutasen tanto con las desventuras de un protagonista fácilmente identificable con éste espectro de población como con todos aquellos que disfruten con la belleza desbordante de modelos y conocidas AV-idols.

CAPITULO 1º: Presentación de los diferentes personajes.

Yuuta es un joven de Nagano de 20 años recién cumplidos. Ingenuo, su sueño es poder ingresar en la Universidad de Rokkyo (Tokyo) para así, viendo superadas sus metas, poderse comprometer con Minori, la chica a la que quiere y que en su inocencia ni se atreve a calificar como novia. Sin embargo hasta ver cumplido su objetivo tendrá que salvar algunos obstáculos como la falta de medios económicos ya que hiendo en contra de la voluntad de su padre que quiere que siga con la tradición de llevar adelante el restaurante familiar, debe asumir su sueño con los pocos recursos de los que dispone. No obstante no todo está en su contra ya que en un periódico encontrará un anuncio en el que se demanda a un chico para compartir apartamento. Asustado de encontrarse una casa que no se ajuste a lo que él busca, Yuuta por el contrario se topará con el harén que cualquier hombre desearía, “Nuutopia”, un hogar habitado por cinco bellas jovencitas. Tras pasar una difícil prueba en la que éstas intentan descubrir la verdadera naturaleza de Yuuta mediante las artes de la seducción, éste será finalmente admitido en la casa, confiando que su inocencia y amor que siente por Minori que le lleva incluso a salvaguardar su virginidad sean suficientemente fuertes como para que las chicas se sientan seguras con su presencia. Pero la actitud “confiada” de éstas será demasiado para nuestro héroe por lo que decidirá dejar finalmente su nuevo hogar. En un renuncio Yuuta logrará salvar a las chicas del ataque de un ladrón pero esto no será suficiente para que al día siguiente la enemiga de la dueña de la casa, Muroi, lo acuse de ser el sátiro que roba la ropa interior de las mujeres del barrio.

Como representación o adaptación de un manga nos vamos a encontrar con todo lo característico de éstas obras: personajes “toons” mas propios de un “slapstick” con reacciones y expresiones exageradas, situaciones fuera de lo común que se acercan al surrealismo y claro está, unas dosis de comicidad que en ocasiones traspasa la frontera de lo burdo.

Sin embargo en “Shimokita Glory Days” vamos a encontrarnos con una “carga” adicional que viene representada por ese erotismo con el que vienen revestidos muchos mangas. En “Shimokita Glory Days” – SGD a partir de ahora – vamos a ver muchos escotes, muchas piernas largas, minifaldas y extremando el erotismo al máximo, braguitas y pechos al desnudo.

Con estas premisas no es extraño que la serie haya sido todo un éxito entre el público masculino; sin embargo, SGD posee los suficientes atractivos – fuera de carnaza – como para que las espectadoras femeninas se aventuren a verla.

Por ejemplo, esa misma promiscuidad de sus protagonistas no resulta tan machista como en otras obras – dígase producciones al uso de Pajares y Esteso – ya que vienen de la mano de esa mentalidad tan inocente y a veces infantil de la propia Japón.

Por otro lado, a pesar de que algunas situaciones resulten previsibles – que el prota se guarde unas braguitas ya nos está indicando que éstas aparecerán comprometiéndolo posteriormente por algún lado – resultan divertidas y hasta espontáneas.

Otro punto importante está directamente relacionado con ese mismo apartado con el que comenzaba el análisis de éste primer episodio: su puesta en escena. Además de esa concepción contextual a la que me refería SGD disfruta de todos esos elementos tanto visuales como sonoros que además de conferirle un aspecto divertido deja una impronta de calidad notable. Flashblacks, recreaciones oníricas y fantasiosas y esos efectos sonoros de cuervos, resortes, maullidos o tragos, la convierten en una de las representaciones mas ejemplares vistas hasta el momento, y mas si pensamos para el medio para el que ha sido hecha.

CAPITULO 2º: Yuuta empieza a comportarse como si alguien le hubiese nombrado, guardián de las chicas.

Yuuta sale del embrollo en el que se había metido de manera fortuita al ser detenido el maniaco que estaba esquilmando las reservas de ropa interior femenina del barrio. Por suerte, su propio ingenio le permite esquivar también las sospechas que Minori había despertado sobre él cuando en una conversación telefónica oyó gemir a otra mujer. Eludidos estos problemas Yuuta seguirá sufriendo todavía los inconvenientes de la convivencia con tales voluptuosas mujeres a los que se unirán otros cuando quiera ejercer de héroe, protegiendo a las chicas. Y es que creyendo que a Mao le persigue un acosador e intentando mejorar la relación con ésta – la única de las jóvenes con las que Yuuta no ha congeniado del todo – no tendrá mejor ocurrencia que acudir a su trabajo y espantar al presunto criminal. Las cosas no terminarán como esperaba aunque su relación mejorará un poco con la muchacha. Sus problemas no acabarán ahí ya que el destino provocará que la misma Mao sea compañero de instituto de su mejor amigo – Sekiguchi – y encima objeto de su amor secreto. Cuando por culpa de una mentirijilla Minori descubra que Yuuta le está mintiendo éste se verá en otra encrucijada.

Tras la tensión del primer episodio donde los personajes y situaciones se sucedían sin dar tiempo casi a asimilarlas, nos llega una entrega donde se profundiza en los personajes dando lugar a las primeras subtramas y donde, dejando aparte la hilaridad, se da comienzo a un contenido mas serio y al parecer romántico.

La atracción inicial que Yuuta siente por Mao hace prever un triángulo amoroso con el que ponernos contra las cuerdas y a lo mejor – o peor – tener que elegir en un futuro entre la inocencia de Minori o la determinación de Mao.

Por lo demás, seguiremos asistiendo a un festival pícaro aunque ya menos cargado de contenido erótico.

Dentro de esa “relajación” que nos permitirá denotar o saborear nuevos detalles se encuentra una banda sonora que discreta “rellenará” los silencios dejados por los diálogos y efectos sonoros.

CAPITULO 3º: Se descubren mas informaciones sobre el pasado de algunas de las chicas y las cosas empeoran para Yuuta.

Entre ir a socorrer a Miha o detener a Minori y así proteger su “secreto, Yuuta escogerá la elección menos afortunada tanto para la relación con su chica como con su propia integridad. Y es que a Miha no le ésta acosando un obseso cualquiera ya que el pervertido que le molesta no será otro que un supuesto peligroso yakuza. Débil por naturaleza, Yuuta sucumbirá rápidamente ante éste y será la propia Miha la que sorpresivamente le rescate. La cuestión es que la jovencita es en realidad la hija de un poderoso capo mafioso y Kazuya, que así se llama el sicario, lo único que quiere es llevarse de regreso a Miha a casa de sus padres. Atendiendo a la petición de ésta, Kazuya dejará a los chicos en paz… al menos de momento. Sin embargo, a pesar de su buena acción, Yuuta saldrá ciertamente perjudicado cuando en el lugar se presente Minori; sin otra salida Miha le dirá que es compañera del chico y éste a su vez sin otro remedio, le mentirá diciendo que es la única mujer con la que comparte la pensión. De regreso a “Nuutopia”, Enoki Tsuyako, la rival de Muroi pondrá en pie de guerra al vecindario bajo el pretexto de que un yakuza – el propio Kazuya – merodea la casa de nuestros héroes. Como la razón de ésta “vigilia” está causada por la presencia de Miha y a su vez a la de Yuuta, ya que la joven dijo a su padre que solo conviviría con mujeres, Yuuta invitará a Kazuya a la casa para que pueda comprobar por sí mismo como es su relación con las chicas. Pero de un entuerto a otro ya que la armonía de la casa se romperá cuando Natsume quiera violar – sí, violar – a Yuuta. La noche terminará de manera agria cuando Natsume y Kaoru discutan; a la mañana siguiente la última habrá dejado la casa. Como colofón, la malvada agente Nozomi en complicidad con una resentida Natsume llamarán a Minori para, mediante una mentira, apartarla del costado de Yuuta. La pantomima aumentará cuando entre en juego una invitada sorpresa, una niña que dice ser la hija del veinteañero.

Episodio interesante y denso, sobre todo en la parte final donde se acumulan los temas dejando atrás la aparente superficialidad que caracterizaba hasta el momento la serie.

La buena noticia es que el aparente triangulo amoroso que se adivinaba en la anterior entrega parece, afortunadamente, disiparse. Bien que Natsume y Miha estén prendidas de Yuuta pero éste sigue teniendo solamente en su corazón a Minori. Habrá que esperar a ver si con Mao la relación profundiza.

Por otro lado, es igualmente reconfortante encontrarnos con otro personaje masculino que pueda diversificar el interés de las chicas – como mínimo de Miha – aunque veo complicada ésta bifurcación debido a la dependencia de protagonismo hacia Yuuta.

Fuera ya de impresiones decir que nos encontraremos con una de las primeras constantes de la serie como es esa que marca que cada episodio sea “Viernes noche / Friday night” con la consecuente fiesta que se montan las chicas.

Por último dejar constancia de que, salvo el destape “trasero” de Natsume, el erotismo casi ha desaparecido.

CAPITULO 4º: Éste episodio carga un tanto los tintes sobre la faceta trágica que si bien no aporta dramatismo al mismo, sí que aumenta los niveles de ternura en pos de los cómicos.

La presunta paternidad de Yuuta quedará en suspenso hasta que éste no resuelva el entuerto con Minori. A pesar de que ésta no crea los motivos que le llevaron a mentirle, la joven le dará un ultimátum: o ella o Nuutopia. De vuelta a casa de las chicas, el embrollo se habrá medio resuelto ya que Yuuta quedará libre de toda sospecha de ser el padre de la niña, Mei; a pesar de ello todavía no se sabrá la identidad de la madre de la misma, cosa que aprovechará Enoki para, bajo el pretexto de ser una indecencia y achacar la maternidad a Muroi, volver a remover la conciencia de la barriada. Viéndose el centro de todos los problemas de la casa, la niña huirá del lugar. Yuuta y Natsume recorrerán todo el barrio en su busca hasta que la propia policía la encuentre. Al encontrarse lejos de Nuutopia, Natsume convencerá a Yuuta para ir a descansar en lo que resultará ser un “hotel del amor”. Allí la muchacha intentará seducir al joven pero éste resistirá. Sobrecogida por su entereza, Natsume le abrirá el corazón contándole su pasado. Al día siguiente, envalentonado por la “proeza” de la anterior noche Yuuta se declarará a Minori añadiendo que le promete que sus notas mejorarán si le deja permanecer en Nuutopia. De regreso finalmente se sabrá que la niña es hija de Kaoru y todo terminará como es habitual, con Miha, Natsuke y Kaoru luchando por Yuuta, algo que no agradará a cierta visita sorpresa…

Como hemos dicho al principio y como hemos visto en los anteriores episodios, las chicas irán dejando esa aparente fachada superficial para ir dándonos matices de su personalidad y pasado. Aún así, sorprende ver todavía como no les importa desnudar su cuerpo.

Relacionado con esto podemos sacar dos conclusiones quizás algo prematuras. Una, que parece que cada episodio está orientado hacia una de las chicas y dos, que seguimos teniendo la misma impresión de que Mao y Minori van a tener un papel fundamental en el corazón de Yuuta, forzando ese triángulo sentimental barruntado.

CAPITULO 5º: Siguiendo con la estructura de la serie, hoy toca a otra chica descubrir su pasado.

El recién llegado Kenji, dice ser el padre de Mei. Kaoru niega tal extremo y aunque confiesa una relación anterior con éste lo echa de Nuutopia. Ya en la intimidad Kaoru les cuenta que siete años atrás ambos estuvieron enamorados pero que por culpa de los estudios de él tuvo que irse a Estados Unidos. A pesar de enterarse de que estaba embarazada Kaoru no le dijo nada a Kenji con tal de que lograse sus sueños y durante éste tiempo no supo nada mas de éste. Ante tal descubrimiento todas las chicas se pondrán al costado de la joven a excepción de Yuuta que aboga a que ambos se unan por el bien de Mei que necesita un padre. Éste será acusado de no comprender el sentimiento de las mujeres y dolido se refugiará en Minori. Reconfortado decidirá tomar cartas en el asunto propiciando una reunión entre Kenji y Kaoru. El nuevo encuentro acabará favorablemente, comprometiéndose a darse una nueva oportunidad. De resultas de esto, una nueva vacante – el lugar dejado por Kaoru – quedará disponible en Nuutopia. Mientras que esto ocurre, la malvada Enoki, planea dar el golpe definitivo.

Otro episodio donde la comicidad e intrascendencia dejan paso a los sentimientos y las buenas acciones.

A pesar de ello tengo una recriminación que hacerle al capítulo y ésta no es otra cosa que la ligereza con la que se acusa al protagonista de no conocer los sentimientos de las mujeres sin tener en cuenta los propios sentimientos y efectos colaterales de la otra “parte”. Vale, está claro que Kaoru estuvo sola siete años pero tampoco mostró interés en confesarle a Kenji que era padre apoyándose en un pretexto que, según ella, le favorecía como era el de alcanzar sus sueños. Si tu acusas a otro de no conocer el pensamiento de una mujer, ¿cómo puedes asumir que conoces el del hombre?. ¿Alguien le ha preguntado a Kenji que opina sobre eso de ser padre y no saberlo?… o peor, ¿enterarse y que no le dejen estar con su hija?.

Por lo demás, dos detalles; uno, que en éste quinto episodio por primera vez no escuchamos eso de “Friday night” y dos, que también por primera vez vemos coger los libros en serio a Yuuta.

CAPITULO 6º: Episodio de transición con alguna que otra sorpresa.

Yuuta solo saldrá de la encrucijada en la que ésta metido gracias a la ayuda de una arrepentida Nozomi. Sin embargo esto solo será una estratagema para que la agente de policía intime con el joven y éste abogue ante sus compañeras en Nuutopia para que la dejen ocupar el lugar dejado por Kaoru. Pero mientras un inocente Yuuta llega por los pelos al examen de ingreso en la universidad, Muroi lucha por salvar a la casa del desahucio recurriendo a su exnovio. Triste por el resultado de su examen, Miha y Natsuke animarán a su modo a Yuuta. Con el valor repuesto éste no dudará en confesar a Minori las malas impresiones respecto a la prueba y ésta en lugar de reprenderle le pedirá que le enseñe su habitación. A hurtadillas entrarán en la casa para ser descubiertos en una situación comprometida. Muroi, alterada ya por la situación propiciada por Enoki, se enfadará aún mas echando de la casa a Yuuta. Tras un periodo de reflexión ambos se pedirán perdón, aceptando no solo al joven de nuevo si no invitando, en detrimento de Nozomi, a Minori a que se una a la particular comuna.

Por encima de sorpresas y descubrimientos, éste episodio es uno de los que mas intentan respetar el estilo manga que adapta; esos focos que salen de la nada, los disfraces de Miha y Natsuke y las situaciones algo ilógicas – la escena del restaurante – que plantea no hacen otra cosa que aumentar la comicidad de la serie tan en retroceso en los últimos episodios a causa de una trascendencia que parecía no tener al principio.

Por otro lado, sorprende que una vez seducidos por todas sus chicas solo sea Miha/Yuma Asami la que siga enseñando partes de su cuerpo en contraposición al reciente puritanismo de sus compañeras.

Featured image