“Antiporno”, Sion Sono nos introduce en el mundo del “Soft Porno”.

Sion Sono (Why Don’t You Play in Hell/Tag) siempre es un director que en cualquiera de sus obras el espectador encuentra un mundo tan particular como refrescante, en el que hayamos desde locura, originalidad, imaginación enfermiza, personajes al extremo de cualquier realidad existente…etc. Todo es así sea cual sea el género al que nos invite a entrar. Tras la segunda parte de Shinjuku Swan, vista en el pasado Festival de Sitges, al igual que su primera parte sigue desaparecida para los muchos aficionados a su cine que hay en España, el director japones se ha adentrado en el mundo del soft-porno con Antiporno.

Antiporno protagonizada por la actriz Ami Tomite quien vuelve a trabajar con el director tras hacerlo en la delirante The Virgin Psychics es un regreso por parte de los estudios Nikkatsu al subgénero del Roman porno” que tanta alegría les diera en los años 70-80. Sexo con temática de denuncia social que regresa con una tanda de películas a manos de realizadores muy interesantes como el propio Sono, Akihiko Shiota Hideo Nakata (Ring) que en su mayoría son remakes de viejas producciones de aquellos años.

“The Whispering Star”. La ciencia ficción minimalista de Sion Sono.

El realizador japonés Sion Sono se mete de lleno en el género de la ciencia ficción con “The Whispering Star” que estrenará este año en Japón. Dirigida y escrita por el propio Sono la película apuesta por un cambio en el tono habitual que el director tiene de rodar su cine.

Este nuevo film nos presenta a un realizador más sereno y sosegado que nos narra un film de ciencia ficción de corte minimalista, algo que se agradece después de tanto “Star Wars”. Un nuevo cambio en su carrera, algo que no sucedía desde que filmase la muy estimable “The Land of Hope”.

La película esta protagonizada por la mujer del director Megumi Kagurazaka (Cold Fish/Love & Peace/Guilty of Romance ), Kenji Endo (20th Century Boys 3: Redemption/ Chuugakusei Maruyama), Koko Mori (Swing Girls/Dear Doctor/Yuki to Nina) y el pequeño Yuto Ikeda (Kikaida Reboot/At Home).

Megumi Kagurazaka encarna a una humanoide que se encarga de llevar paquetes por las galaxias mientras reflexiona sobre la humanidad. El film aún no tiene estreno decidido para Japón. Y menos aún para fuera de allí.

sonosion

TAG – Sion Sono- 2015 – Japón – Sci-Fi/Terror

TAG

A pesar de que, cuando escribo esto, la escena inicial de la película ha recurrido tanto las redes sociales como incluso algún medio de comunicación, el nombre de “Tag” fue uno de los más repetidos en las quinielas de lo peor entre lo exhibido en el Festival de Sitges de 2015. Luces y sombras, así es la película de Sion Sono y así también es la propia vida. Y me permito esta chorrada de reflexión porque de la propia vida también se permite hablar el propio director japonés, viniendo a su modo a resumir la misma haciendo a su vez un parangón con el propio film: la vida es surrealista.

Yo siempre lo digo: no me considero mejor que nadie e intento casi siempre comprender al que opina de una manera distinta, por esa razón entiendo a todos aquellos que dijeron –y dicen…- que “Tag” no es una buena película. Yo para empezar también digo que no es buena, pero tampoco que es mala porque sin ir más lejos me ha entretenido, y eso en los tiempos que corren ya es un acierto. Además, bien pensado, esta película en manos de otro realizador… No, mejor ni lo pienso.

Pero volvamos donde lo había dejado. Comprendo a toda esa legión de disgustados por la película porque la misma tiene un desarrollo poco formal, lleno de lagunas, incógnitas y abruptos saltos. Vamos, surrealista como he dicho. Además, cuando finaliza más de uno pensará que le han

tomado el pelo porque la producción quiere filosofar sobre determinados temas pero no sabe hacerlo.

Yendo más allá, los más críticos y analistas, incluso pueden achacarle ese cambio de registro –por así llamarlo- en el primer tercio que puede descubrir que su cineasta decidió tirar por el camino de en medio después de denotar que aquello no iba por buena dirección, es decir, quitando esa escena gancho del inicio, la película se presenta como un film de adolescentes niponas buscando su lugar en el mundo como otras tantas veces hemos visto en esta cinematografía con diálogos llenos de significados y ritmo de autor, para ser colmatado por de nuevo otro arranque furibundo de serie Z japonesa, contraste que, como digo, más allá de resultar eso mismo, dispar, precipita que Sono termine enrollándose la manta a la cabeza.

Sin embargo, se (n)os olvida un pequeño detalle; y es que “Tag” no es una obra personal de Sono subrayando sus bandazos y neuras. “Tag” adapta una novela de Yusuke Yamada con lo que no solo se limita a seguir una historia sino que, y es lo más importante, este mismo argumento forma

parte de una saga –“The Chasing world”- y personajes y situaciones de la misma aparecen aquí. Claro, dada nuestra ignorancia, soberbios como somos no nos enteramos de la misa la mitad y no tardamos en ponerla a parir…

En todo caso, para ser justos, vuelvo al principio: “Tag” no es una buena película. Podemos pecar de ‘sabelotodos’ cuando contrariamente no tenemos ni idea, pero hay cosas más allá de una imagen de conjunto o conocimiento de la obra como es por ejemplo, su ritmo.

Dejando de lado cuando la película se vuelve bizarra que, claro está, adquiere ritmo y concede sus minutos de espectáculo, el mensaje de “Tag” es bastante superficial y consecuentemente pretencioso. Es lo que pasa cuando intentas dártelas de algo pero no vas más allá de lo que otros han contado mejor y sin tantos artificios. El film intenta dar una imagen feminista con el 95% del reparto femenino, remarcando las etapas de las vidas de estas, sus hitos, su camaradería, esa constricción a la están sometidas en su sociedad, sus miedos… Vamos, que por mucho que esté maquillado de sangre, vísceras y FXs, cualquiera puede ver que intenta contar. El problema es ese, que solo es apariencia. Está muy bien decir que hay que ser una misma y tal, pero ya está. En cualquier serie de dibujos animados el mensaje llega más y encima, con más diversión; y si no, al menos con una mayor homogeneidad con el envoltorio.

Porque para ir acabando, lo mejor de la película junto a su banda sonora y actrices, son, y creo que todos estaremos de acuerdo, sus efectos

especiales. En HD se nota que el autobús que va por delante en la comentada escena del arranque tiene sus defectillos, pero en líneas generales… vale, en lo tocante al gore, “Tag” cumplirá con las expectativas. Divertidos, contundentes y sobre todo originales. Atención a la chica-cremallera…

Resumiendo, para pasar el rato viendo barbaridades, “Tag” está bien. Pero la conjunción “mensaje de autor” con “cine bizarro” con el agravante de no tener una idea de conjunto dentro de una saga, no es una buena combinación.  

2  /   3

Si alguien se quiere ahorrar lo intrascendente e ir al grano…

“The Whispering Star” (Hiso Hiso Hoshi), la ciencia-ficción según Sion Sono.

Tráiler para lo nuevo de Sion Sono,”The Whispering Star” (Hiso Hiso Hoshi),  en esta ocasión un film minimalista enmarcado dentro de la ciencia-ficción.

Está claro que este ultimo trabajo suyo es un cambio en la carrera del director japonés que no ocurría desde que rodase “Land of the hope”, película por otro lado muy recomendable.

La mujer del director Megumi Kagurazaka (Cold Fish /Guilty of Romance/Love & Peace), Kenji Endo (20th Century Boys 3: Redemption/Maruyama, The Middle Schooler/Rock Tanjo: The Movement 70’s), Koko Mori (Yuki and Nina/ Love Bombs/Swing Girls) y Yuto Ikeda (Kikaida Reboot/At Home) completan el reparto de esta película que aún no tiene fecha de estreno en Japón.

The-Whispering-Star1-e1452124529215