EK PAHELI LEELA – Bobby Khan – Bollywood (India) – 2015 – Melodrama/Sci-Fi

EkPaheli

¡Hay que ver cómo les gusta a los hindús –no solo a los cineastas de Mumbai- esto de las películas de reencarnaciones! Son tantas que hasta podríamos formar un conjunto y convertirlo en un sub-género, en parte dentro de la sci-fi y en parte dentro del melodrama. Y es que indistintamente de que la excusa sea el drama o la acción, siempre hay una historia de amor detrás. Pero volvamos a lo de las ‘otras vidas’; quizás solo sea ese concepto de reencarnación que existe en el hinduismo y todo lo que implica el karma en ello, o tan solo que es el instrumento perfecto para que los cineastas hagan dos películas dentro de una. Sea como sea, es un recurso que, como decía, nos encontramos demasiado habitualmente.

Y claro, esto provoca efectos secundarios no deseados como por ejemplo que casi todas estén cortadas por el mismo patrón. Siempre tenemos a la pareja separada que se reencuentra y al malo del pasado que intenta, de nuevo, alejarlos… de una manera definitiva además. Pues mira por donde, “Ek Paheli Leela” tendrá sus defectos, pero al menos, en este aspecto/línea argumental se distancia. Pero por pasos, vayamos primero con esos defectos de los que hablaba ya que, cronológicamente, siguiendo el metraje, será lo que desgraciadamente primero nos encontremos haciéndole de paso un flaco favor.

El gran atractivo del film, no nos engañemos, es su protagonista Sunny Leone, una actriz que para aquel que todavía no lo sepa, se labró un prestigio en el mundo del cine para adultos, vamos, en el cine porno. No en vano, en su poder tiene varios premios importantes de la industria y muchos la recordamos en nuestros sueños más íntimos. Abandonando el mundillo, como otras ‘felatrices’ anteriormente, poco a poco se ha abierto camino en el cine más formal encontrando, paradójicamente, en el puritano cine hindú un hueco en el que parece que está destacando sobremanera. Y lo mejor no es que le está comiendo el terreno a otras compañeras de profesión más recatadas sino que gracias a ella, se está reivindicando el papel de la mujer en la industria del país. Sunny, con solo su nombre, vende una película y esto está provocando que muchas actrices comiencen a despertar y muchos productores las vean de otra manera.

Sin embargo, Sunny es lo que es, y así la película en su arranque no oculta sus intenciones vendiéndola como un vulgar, por atractivo que sea, “cacho carne”. Los primeros 10 minutos del film nos ofrecen una Sunny ligerita de ropa, gimiendo y en actitudes provocadoras. Haciendo la broma, a tono con el “Pajeli”… perdón, “Paheli” del título. En todo caso, viendo esto la verdad es que a uno se le cae el alma a los pies. Paciencia.

Tras el soponcio, el primer cambio será ver a la misma actriz tapada hasta el cuello en un Londres invernal. El problema es que aunque las connotaciones eróticas-festivas hayan cambiado, no tanto la sensación de chabacanería ya que mientras el escaparate de carne parece haber cerrado la persiana, al costado se ha abierto la del humor burdo y zafio que a más de uno le hará poner los ojos en blanco. Paciencia otra vez.

Que ya, que ya sé que estoy pidiendo demasiada paciencia y que en esto del cine y a las alturas en las que nos encontramos, uno ya no está para muchos estoicismos, pero al menos, en esta ocasión la espera se hará más llevadera dada la gran cantidad de números musicales que saldrán a nuestro paso. ¿Qué tampoco te gustan? Pues chic@, te lo agradezco, pero no sé qué estás haciendo leyendo esta reseña…

Pero todo llega. Daremos el salto al pasado y la película se encauzará dando de paso muestras de que no estamos ni ante un ‘xploit’ sexual –de esto ya nos habíamos dando cuanta superando esos diez primeros minutos- ni ante la típica comedia insustancial del país.

Porque –ahora sí- retomando el hilo que había abandonado al inicio, “Ek Paheli Leela” se diferencia de las otras películas de “reencarnaciones” porque descoloca al público. Primero, porque los actores del pasado –masculinos me refiero- no son los mismos que en el presente. Y luego, porque en el pasado y en el presente las situaciones son diferentes, encontrándonos incluso más personajes por en medio. Esto, como decía, le resta previsibilidad ya que no se reduce al desarrollo apuntado inicialmente.

Lamentablemente, esa falta de previsibilidad será también su perdición cuando llegue el momento clave en el que parece que todos los roles comienzan definitivamente a repartirse. Sin spoilear, nuestro músico coge la guitarra y… ¡zas! enamora a la moza. Horror. Pues bien, de nuevo y, aunque suene cansino –lo sé, no tengo remedio-, pido paciencia: darle otros 10 minutos y veréis como la película os vuelve a sorprender.

No puedo explayarme mucho con tal de no destriparla, pero “Ek Paheli Leela” demuestra que a pesar de todas las torpezas comunes a la industria de dónde proviene, es capaz de mostrar algo de ambición cambiando esas directrices que terminan por ser la condena de su cine.

Dejando de lado ya el apartado argumental, decir que “Ek Paheli Leela” es todo un disfrute visual, y no precisamente por las curvas de Sunny, que también. La fotografía es, como siempre en la India, preciosista y colorista a partes iguales. Los escenarios naturales puestos a su disposición, acordes a lo dicho. Desde fascinantes ruinas hasta insondables desiertos pasando por lujosos palacios. Pero ya no solo es lo material; los productores del film han rodeado de un envidiable boato a los números musicales con cientos de extras y bailarines, todos impecablemente vestidos.

No voy a extenderme con la habitual ‘Sección de Coros y Danzas’ ya que dado el gran número de piezas sería algo anodino. Solo diré que está al nivel de su puesta en escena tanto en la calidad de los temas musicales como en las coreografías. Como muestra, un botón: su Banda Sonora tuvo tal éxito que sus productores decidieron lanzar un segundo álbum con las mismas remezcladas y pasadas por el tamiz del Dance más electrónico, aún más bailables.

Y por último, seguro que os preguntaréis que qué tal Sunny. Pues guapísima y sensual como se espera. Por suerte no es un simple “cacho carne” como decíamos al principio y salvo la presentación y un par de escenas tórridas, su función va más allá de la de vedette. De momento no ganará ningún premio por su interpretación, pero no es lo que buscamos en un film de este tipo.

Resumiendo, “Ek Paheli Leela” a pesar de algunas malas críticas recogidas, no es tan mala película, al revés, creo que muchas de esas críticas solo evidencian el odio hacia Sunny o hacia quienes ven en ella un ataque a sus retrógradas actitudes. O siendo más amables, que tan solo vieron el arranque de la película donde coincidiré diciendo que no es precisamente muy acertado. El resto no solo es cine de Bollywood 100% con todo lo bueno y malo que implica, sino que además tiene la clara intención de desmarcarse de eso mismo, de lo malo que ya asumimos con demasiada natural resignación. Espectáculo, música y belleza, ¿qué más quieres?

4

 

Lo nuevo de Sunny Leone da gustirrinín…

A pesar de su origen poco casto, Sunny Leone, ex-afamada actriz porno, cada vez tiene más aceptación en Bollywood. Con reservas, claro está, por parte de los más retrógrados y puritanos, pero sus comedias coloristas y el talento que, fuera ya de bromas, tiene la chica se está ganando su sitio.

Ahora nos presenta “Mastizaade”, una comedia picante a estrenar el 29 de Enero que oye, para desengrasar de productos más dramáticos y exigentes, no está nada mal…