THE GREASTEST LOVE (III) – Korea del sur – 2011 – Kdrama – (Ep. 11 al 16) de 16. FIN

Featured image

BREVE RESUMEN DE LOS 10 PRIMEROS CAPITULOS:

Dok Go-Jin es el actor preferido del público surkoreano: el hijo que toda madre quisiera, el esposo con el que toda mujer sueña casarse y el colega con el que todo hombre quisiera salir de copas. Sin embargo bajo esa imagen idílica se esconde un tipo inseguro, caprichoso y algo pedante. Un día conocerá a Gu Ae-Jeong, la miembro líder de una girlband ahora ya desaparecida pero de gran éxito diez años atrás. Tras unos cuantos malentendidos Ae-Jeong conseguirá ganarse el corazón del actor pero no será hasta cuando ésta entre en un concurso televisivo recibiendo las atenciones de un amable joven Doctor, cuando Go-Jin se dé cuenta de cuan prendido está de ella. Tras declararse y recibir el rechazo de la joven, seguirá insistiendo hasta que un día fruto de la continua indiferencia de ésta, se desengañe. El problema es que cuando ella caiga en el error ya será demasiado tarde y a pesar de que se desanden los caminos, cada uno llevará ya direcciones opuestas.

11º CAPITULO: Emociones: 1 – Contenido: 0.

Los paparazzis rodearán la casa de Go-Jin por lo que Ae-Jeong no podrá salir; esto lo aprovechará el actor para volver a la carga intentando conquistarla. Sin embargo la joven está presa de las dudas por lo que seguirá resistiéndose. Finalmente Go-Jin arrastrará a los periodistas tras de sí, permitiendo que ésta huya. Al día siguiente Pil-Ju le pedirá que abandone a la estrella para entregarse totalmente a él; y así lo hará, empujando a Go-Jin a que se desengañe totalmente de ella, plantándolo primero en una cita y luego obligándolo a ver cómo llega junto al Doctor.

Otro episodio de transición y solo espero que esto sea el resultado de esa carrerilla hacia atrás para coger impulso para llegar hasta la meta. Y es que de chicha, hoy poca. Ni humor, ni argumento, solo dos minutos finales esplendidos pero poco justificativos para algo mas de una hora.

Porque la investigación que quiere llevar el Director Jang está muy bien pero pocos serán los que duden que esto va a volverse en su contra “santificando” al final a la protagonista. Es mas, ya se han dado demasiadas pistas a lo largo de la serie para no pensar en otra cosa.

Y luego que me perdone quien piense lo contrario pero la decisión tomada por la protagonista para escaldar a Go-Jin no me parece muy justa. Con un no, basta; así lo que estás haciendo es perjudicarte a ti, a él por supuesto, pero también a la tercera pata del trípode, un Pil-Ju encantador aunque falto de sangre. Y menos mal…

Eso sí, la intrusión del actor en casa de Ae-Jeong nos deparará unos buenos minutos de humor para al menos, que no notemos tanto el vacío de la entrega.

12º CAPITULO: Nuevos rumbos…¿ o no ?.

Finalmente Ae-Jeong se rendirá ante Go-Jin estableciendo algo parecido a una relación. Eso sí, la ex-cantante le pedirá perdón aPil-Ju por su actitud los últimos días. Éste aparentará estar repuesto pero en realidad está dolido por haber perdido a la que él creía como su pareja perfecta. Y mientras unos tratan de curar metafóricamente su corazón roto, otros lo intentan literalmente, dígase Go-Jin apelando a su cardiólogo a que haga lo imposible por salvarlo. Abstraída de todo ello Ae-Jeong continuará recibiendo buenas noticias, la última, su incorporación a un programa como reportera. La coyuntura la aprovechará el actor para haciéndose pasar como entrevistado por ésta, anunciar frente a la opinión pública que ha roto su relación con Se-Ri. Abierta la puerta para mostrarse como pareja, no todo será felicidad para Go-Jin ya que aún queda confesarle a Ae-Jeong su grave problema de salud.

Aún quedan cuatro capítulos y la verdad es que no sé por dónde van a transcurrir las cosas; espero que no sea como suelen pasar en las series de ésta nacionalidad, reduciendo todo a un enorme relleno hasta el episodio final.

Y es que eso de que nuestra parejita ya esté feliz junta, me escama. Van a darle mil y una vueltas a lo de la enfermedad del protagonista y solo espero que esto no se convierta en un nuevo “More tan blue” donde el tortolito de turno sabiéndose muerto le busca un nuevo amante a su pareja.

Por lo demás, muy bueno ese pasaje en el que Jae-Seok entra borracho en la casa de su jefe dado a pie a una escena en la que es fácil interpretarla como una declaración homosexual y otra vez quitándome la razón en lo que a mis apreciaciones se refiere – de lo que me alegro – ver como el tema de Mi-Na puede dar un giro sustancial en base a quién sabe si un chantaje. Eso sí, que en una ciudad de 11 millones de habitantes te encuentres a la persona que buscabas…

13º CAPITULO: Con dos… cajones.

Mi-Na se presentará ante Ae-Jeong para pedirle que vuelva a echarle una mano ocultando lo ocurrido 10 años atrás. A pesar de que la protagonista ahora tiene verdaderos motivos para no ensuciar su imagen ya que podría estropear en un futuro la de Go-Jin, su buen corazón volverá a mandar sobre la razón. Pero éste no será el único quebradero de cabeza de la cantante ya que gracias a una rencorosa Se-Ri y al Director Jang la prensa comenzará a difundir rumores sobre ésta que hacen referencia tanto a que traicionó a Pil-Ju abandonándolo por un nuevo amante como al motivo que causó la separación de las “National Treasure Girls”. El actor intentará distanciarla en un primer momento de la polémica pero sin poder retenerla ésta decidirá, para no dañar la imagen pública de Go-Jin y traicionar a quienes la rodean, asumir toda responsabilidad y desaparecer de la primera línea de la vida pública. Sin embargo ocurrirá lo impensable…

Hay que ver como son las cosas, pasamos de unos veinte minutos iniciales deleznables que abusan de la edulcoración y por el contrario evidencian una falta notable de contenido a otros cuarenta restantes entretenidos culminados por los 5 minutos finales mejores de lo que llevamos de serie.

Y es que esa irrupción de Go-Jin con una declaración de intenciones arrebatadora es el mejor rescate de un personaje que he visto en una serie sin tener que recurrir a artificios grandilocuentes. Aquí solo tenemos a un caballero de brillante armadura que tira de sentimientos para salvar a la mujer que quiere. Sí, ya habíamos visto anteriormente como en “The Last Scandal of my life” otro personaje, también casualmente de oficio en la serie actor, rescataba a una damisela en peligro, en aquel caso de una jauría de paparazzis, pero aquí, como decía, solo participan las palabras y un par de corazones desbocados. Grande.

Por lo demás “solo” detalles si exceptuamos ese pasaje del pic-nic super-encantador: por un lado lo irreal que queda que un médico le ponga a una paciente una tirita pírica para la herida que tiene. Bueno vale, aceptaremos “pulpo” porque es un Doctor en Medicina Oriental y a lo mejor no sabe muy bien que es una tirita… Coñas aparte, sorprende.

Por otro lado, mas anecdótico, que volvemos a ver a Go-Jin con esa chaqueta con el parche de la bandera de España. !! Qué ilusión ¡¡.

Y por último y menos agradable… ¿se creen que somos tontos?. Tanto darle vueltas al asunto cuando la idiota de Jenny puede resolver todos los problemas con su testimonio. Ahhh, claro, que si no se acababa la serie.

14º CAPITULO: Llegó el momento.

Aunque no hayan motivos lógicos para rechazar la oferta de Go-Jin, Ae-Jeong tirará de orgullo para oponerse de una manera casi irracional. En la rueda de prensa asumirá toda la responsabilidad pidiendo disculpas por sus actos. Sin embargo cuando los periodistas comiencen a atacarla con preguntas impertinentes, la joven se derrumbará afectada a su vez por las palabras de Go-Jin confesándole que se encuentra al borde de la muerte. Esto provocará un revuelo aún mayor que los escándalos que se le apuntan pero otra vez saldrá el actor en su auxilio cuando anuncie la inminencia de la operación que se le tiene que realizar. La gravedad de la noticia convertirá a éste en primera plana de todas las noticias y rumores, acallando lo ocurrido con Ae-Jeong. Y mientras los tortolitos pasan sus últimas horas juntos, las antiguas componentes de las “National Treasure Girls” se reunirán para hablar de lo ocurrido con su antigua compañera. De todo ello, Se-Ri se dará cuenta de lo injustamente que ha estado tratando a Ae-Jeong, terminando por echarle una mano. Y cuando mas felices se las prometían los protagonistas, Go-Jin sufrirá por sorpresa un ataque al corazón obligando a adelantar la intervención.

Pues sí, por fin llega la tan esperada operación deseando que con ello la serie vuelva a coger ritmo. Y es que salvo por la resolución de los problemas de la protagonista con el Director Jang, no vamos a encontrar mas contenido.

Lo malo es que ésta anticipación nos trae un efecto secundario no tan trivial y es que quedando aún dos capítulos resulta impensable que pueda morir el protagonista. Si solo quedase uno lo vería factible – que no lógico – pero así, no veo la manera de “rellenar” dos horas con el “héroe” bajo tierra. Recapitulando, no hay efecto sorpresa.

Y para acabar, dado que como he dicho no hay mucho contenido, por fin también nos enteramos del porqué del título de la serie. Todo un acierto, por cierto…ops, he salido un pareado.

15º CAPITULO: Reinicio.

Han pasado dos meses desde la operación a corazón abierto de Go-Jin. Éste se ha estado recuperando fuera de Korea y mientras, Ae-Jeong ha continuado con su vida intentado molestar lo menos posible al actor aunque éste considere que su actitud ha sido poco cercana y cariñosa. A su regreso a tierras koreanas, Go-Jin se dirigirá a casa de la ahora presentadora esperando recibirla con una sorpresa; sin embargo la sorpresa se la llevará él cuando vea llegar a ésta junto a Pil-Ju que se la había encontrado por casualidad en el mercado grabando un programa. Por suerte la sangre no llegará al río y el Doctor habiendo descubierto a Go-Jin, se irá disimuladamente. La pareja por fin sola reanudará su relación como si nada hubiese pasado o casi, ya que Ae-Jeong parece mas distante; y es que durante estas semanas la Directora Mun ha intentado que estos mantengan las distancias para no entorpecer la carrera del actor cuando regresase. Es mas, ahora les ofrecerá a ambos sendos proyectos que los tendrá separados durante un tiempo. Ilusionados, hasta se plantearán continuar con sus vidas en solitario dando la misma Ae-Jeong por perdido a Go-Jin resignándose en su dolor. ¿Superará la ambición al amor?.

Fantástico, vuelve el humor y para postre, nunca mejor dicho, tenemos un final de esos que tanto nos gustan. Y es que el tono que iba adquiriendo el capítulo nos hacía desconfiar con la Manager Mun en plan señorita Rotelmeyer queriendo separar a nuestros chicos y mas si como no paro de repetir últimamente, sabemos como se las gastan en la industria con esa querencia al drama y a los corazones rotos; pero no, no diré mucho para no destripar nada pero seguro que much@s soltarán alguna lagrimilla.

Por otra parte manda narices que hayamos tenido que esperar a casi la última entrega para ver a un Pil-Ju/Yun Kye-Sang mas suelto y alegre repartiendo sonrisas por doquier haciéndolo aún mas encantador una vez desecho de esa melancolía que le afectaba.

Pero si el “doctorcito” se revela contra la tristeza, Se-Ri/Yu In-Na una vez desnuda… metafóricamente que ya quisiéramos alguno, de esa fachada de personaje negativo nos encandilará con su encanto infantil y apariencia peligrosamente sensual. ¿Qué no tendría que haber tenido un mayor peso específico?.

Por lo demás, cómica la escena de Gu Ae-Hwan y Kim Jae-Seok al verse traicionados por Jenny y mas cómica aún la del propio Go-Jin y Ding-Dong rebuscando en el contenedor de ropa usada.

16º CAPITULO: Fin. ¿Fin?. ¿Ya?. ¿Tan pronto…?, ¿Por quéeeeee….?

Tras el sorprendente anuncio en televisión de su romance con Ae-Jeong delante de todo el país, los fans del actor no se tomarán muy bien la noticia poniendo a los pies de los caballos a la ahora presentadora. Y ya no es tanto la mala prensa de ésta sino que la popularidad de Go-Jin comenzará a decrecer alarmantemente; se le anularán contratos de comerciales e incluso será rechazado para protagonizar películas importantes. Sin embargo y a pesar de ello su amor por Ae-Jeong no disminuirá no teniendo dudas respecto a su relación. Pronto un sobresalto amenazará a la pareja cuando la presentadora sufra un accidente junto a su equipo de grabación. La opinión pública en lugar de compadecerse de ella la emprenderá duramente haciendo reaccionar a Go-Jin terminando en otro escándalo. Todo volverá a su cauce gracias a la intervención de la Manager Mun y su brillante plan.

Perfecto broche de oro a una serie que necesitaba de un final así. No voy a explayarme mas de lo que he hecho ya resumiendo su sinopsis por no destripar nada pero al menos dejaré constancia de unos pocos detalles. El primero, muy divertidas esas escenas donde Ae-Jeong se imagina el carácter de los videos en los que se le involucra.

El segundo, el sudor frío que sentimos cuando la protagonista sufre el accidente. Ya estamos, el tan odiado triste final…

Y el tercero y definitivo, la sensación de que se habían reservado éste final de antemano dejando el desarrollo para las quince anteriores entregas.

CONCLUSION

“The greatest love” ha sido una serie tan generosa que no creo que haya disgustado a nadie. Luego, dependiendo del grado de implicación de cada uno puede gustar mas o menos pero ha sido un producto para todos los públicos. Y no lo digo porque precisamente la puedan ver niños…
Particularmente a mi me ha parecido soberbia y desde ya una de mis favoritas. ¿Las razones?. Las mismas por las que voy a resumirla:

– Para empezar porque es una comedia en mayúsculas. Sí, viene “apellidada” con todo lo que significa la Dinastía de “lo romántico” pero aquí el humor prima sobre los sentimientos por mucho que en varios episodios nos aflore alguna que otra lagrimilla. En todo caso, éstas vendrán mas provocadas por la felicidad que por el dolor de una tragedia.

– Luego, “The greatest love” ha contado con una de las parejas artísticas que mas química ha destilado en los últimos años. Puede que en algunos episodios su relación haya sido fría a causa de la indecisión de su heroína pero solo hay que ver su último capítulo para ver que eran mas cercanos de lo que parecían. En éste caso ese “Para todos los públicos” de, ahora sí, su calificación moral, ha jugado en su contra.
Interpretativamente hablando nadie tiene en la actualidad capacidad para rivalizar con un Cha Seung-Won tan creíble en los momentos delicados como disparatados en los cómicos. En lo que respecta a Kong Hyo-Jin, menos espontánea que en otros de sus trabajos pero a tono con su papel. Eso sí, me queda la duda de que hubiese pasado con otra actriz estilo Kim Seon-Ah.

– Acompañando a estos, una pareja mas secundaria que ha jugado perfectamente su rol de ambiguos villanos/rivales. Y es que han sido tan encantadores que nunca hemos sentido odio sino lástima hacia ellos y esto es otro aliciente a tener en cuenta.

– Los secundarios, de lujo como siempre. Apoyando la vertiente cómica pero sin marcar la frontera entre estos y los protagonistas. La labor de algunos ha sido tan aplaudida – p.e. Lim Ji-Gyu (el secretario Kim Jae-Seok) – que espero les den la alternativa con algún personaje protagonista.

– El número de episodios ha sido el correcto como para no llegar a pensar que han estirado el chicle sin necesidad como en otros casos. Algunos capítulos eran un tanto intrascendentes pero compensaban la falta de contenido con humor y encanto, ingredientes principales de la serie.

– Otro de estos, la feroz crítica tanto al sistema como al propio público. Aún así y teniendo en cuenta la poca autocrítica del pueblo surkoreano, la serie tuvo notables índices de audiencia lo que mas que justificar una condescendencia, explica el grado de mano izquierda de sus responsables.

– Y para ir acabando, a pesar de que su banda sonora haya sido todo un éxito con canciones incluso nominadas al final del 2011 como “Mejor Canción de una Banda Sonora” – el “Please Don’t Forget Me” de Huh Hak – no hemos sido testigo de esos clásicos videoclips de relleno donde la música suena como fondo de flashbacks sin contenido. Han habido varios pero no se le puede acusar a la serie de quererse aprovechar de ello.

– Y por cierto y para ya casi terminar, la frase final de la serie, muy de “Luz de Luna/Moonlight”.

El epitafio. ¿Para cuándo una segunda parte?. No me hubiese importado que hubiese tenido 24, 36, 52, etc. episodios.

Featured image

Anuncios

THE GREASTEST LOVE (II) – Korea del sur – 2011 – Kdrama – (Ep. 6 al 10) de 16

Featured image

BREVE RESUMEN DE LOS 5 PRIMEROS CAPITULOS:

Dok Go-Jin es el actor preferido de Korea. Sin embargo bajo una imagen encantadora se esconde un tipo inseguro, caprichoso y algo pedante. En su camino el destino colocará a Gu Ae-Jeong una miembro de una girlband extinta de éxito diez años atrás que ahora intenta subsistir apelando a la nostalgia. Tras un par de enredos y malentendidos la joven conseguirá llamar la atención del actor cuando se entere por casualidad de uno de los secretos de éste por lo que para acallarla Go-Jin decidirá que forme parte de su misma empresa de representación. El continúo contacto cogerá desprevenido al actor terminando por enamorarse de la cantante. Cuando ésta entre en un concurso televisivo y vea como un joven Doctor, participante en el mismo, parezca contar con las atenciones de Ae-Jeong, Go-Jin tendrá que esforzarse por conquistar su corazón aunque no se vea correspondido.

6º CAPITULO: Comienza el lío.

Tras salir indemnes de la trampa que el destino había colocado a Go-Jin y Ae-Jeong, la vida volverá a la normalidad. O casi ya que esa misma noche la falta de tacto del actor junto a su engreimiento natural provocará que la velada termine mal. Al día siguiente Go-Jin acudirá al plató de “Formando parejas” con la intención de congraciarse con ésta pero para su desgracia será testigo de una tierna escena entre la ex-cantante y el Doctor Pil-Ju. Molesto decidirá gastarle una broma que a su vez pueda distanciar a estos dos pero el tiro le saldrá por la culata cuando tras escuchar la historia de Ae-Jeong el médico no solo sepa disculparla si no que urdirá un plan para que ésta deje de sentirse mal a raíz del actor. Sin embargo no será la única afronta que tendrá que sufrir ésta ya que cuando vaya a reprender a Go-Jin se meterá sin darse cuenta en otro follón, interrumpirá una fiesta sorpresa – montaje – preparada por el actor a Se-Ri. El tiempo lo curará todo pero otra vez el mal carácter de Go-Jin estropeará lo que parecía iba a ser el comienzo de su historia de amor…

Clara depreciación del humor en pos de una subida del romanticismo, eso nos vamos a encontrar en éste capítulo y espero que no marque la señal de partida a las directrices a seguir en los siguientes capítulos.

Sí, tenemos unas cuantas buenas escenas como ese flashback de las “National Treasure Girls”, la del sobrino de Ae-Jeong con sus compañeros de clase, la de la piscina de bolas o el detector de mentiras de Pororo pero el peso del episodio se lo lleva la ternura de Pil-Ju y sobre todo esa escena final que nos deja con mal cuerpo.

Y es que hay que ver qué amor le tienen los surkoreanos – … si no asiáticos en general … – a los triángulos amorosos. Acabado de salir de “Pasta” y “The Queen of reversals” donde mi “candidato” favorito salía perdiendo y ahora aquí me la tengo que volver a jugar; ojala que no se repita la misma historia. Quiero que Go-Jin se lleve a la prota y por mucho que me caiga bien el entrañable de Pil-Ju espero que los guionistas no se equivoquen de nuevo al apostar a un caballo ganador que no se lo ha merecido.

Por cierto y ya que hablábamos del sobrino de la protagonista hay que destacar que al contrario de lo que suele pasar con los personajes infantiles éste Gu Hyeong-Gyu resultará simpático a toda la audiencia alejándose de los cargantes estereotipos de su misma edad.

7º CAPITULO: Por la puerta grande.

A pesar de haber recibido un jarro de agua fría, Go-Jin no se amedrentará y al contrario de lo que se podría esperar contraatacará ofreciéndole a Ae-Jeong un contrato discográfico al mas alto nivel para averiguar si los propósitos de ésta solo eran interesados. Aún sabiendo que está siendo puesta a prueba la joven firmará pero pronto resolverá el entuerto tras un encuentro con el propio actor. Al día siguiente y como suele ser habitual un nuevo conflicto salpicará a la pareja cuando Go-Jin compre unas zapatillas de Ae-Jeong en una subasta benéfica por internet. Y es que al contrapujar por las deportivas con Pi-Ju éstas adquirirán una cifra astronómica, algo que aprovechará Se-Ri para ensuciar la imagen de Ae-Jeong aludiendo que fue la propia cantante quien las compró. Finalmente saltará la sorpresa.

Genial. Hemos pasado del episodio “menos bueno” como fue el anterior a uno de los mejores; todo obra y gracia de, no solo otra vez el humor sino del equilibrio. Me explico.

Hay una fase en ésta entrega que bien podría resumir mis palabras, unos diez minutos que deberían servir como material didáctico para futuros profesionales. Son esos que se desarrollan en el karaoke.

Primero tenemos una escena cómica que aunque un tanto forzada y previsible no puede ocultar su origen en el humor absurdo como es la del “baile” de Ae-Jeong. Ésta queda colmada por la irrupción de Go-Jin interpretando el “Heart break” – al hilo de sus problemas de salud – de G-Dragon de los “Big Bang”. Hacía tiempo que no veía a Seung-Won tan desatado, casi lloro de la risa. Y tras la “tormenta” pasamos a la “calma” representada tanto por una secuencia melodramática en la que Go-Jin llega incluso a abrazar a Ae-Joeng como por algo mas que un gesto como es el simbolizado por la devolución de la pluma de Pil-Su. De remate tenemos el regreso del humor pero en manos de los secundarios cuando Jenny se camela a Gu Ae-Hwan y Kim Jae-Seok. Recapitulando, diez minutos redondos.

Ya no solo es la hilaridad de los momentos mas divertidos sino la habilidad para incorporar peliagudos asuntos sentimentales sin que se pierda el interés o decaiga el ritmo.

Y al hilo de lo dicho en la reseña de los anteriores capítulos; fantástica la incursión de conocidas melodías que hacen mas chocante la acción. Hoy le ha tocado el turno a las locales “Butterlfy” – una de mis favoritas – de los “Loveholics” que sirvió de tema central de la estupenda “Take Off”, “Old boy” y la mas cercana “Expediente X”.

8º CAPITULO: Volvemos a empezar.

Los sobresaltos no dejarán de asaltar al bueno de Go-Jin y tras solucionar el problema creado por la subasta de las zapatillas de Ae-Jeon se inquietará cuando sepa que los responsables del “Formando parejas” piensan eliminarla en el siguiente programa. Para “salvarla” no dudará en pedir ayuda a Pil-Ju contándole los planes de los responsables del concurso. El problema vendrá cuando el Doctor se extralimite saltándose el guión: no solo le dará la primera rosa a Ae-Jeon salvándola sino las restantes, eliminado a sus rivales y conmocionando a todo el público que estaba en el plató incluido un sorprendido Go-Jin. Éste contraatacará contándole a la ex-cantante su pasado buscando que sienta pena por él. Finalmente y tras un nuevo malentendido el actor averiguará porque su corazón palpitaba cada vez que oía la canción de las “National Treasure Girls” resolviendo por sí mismo que lo que sentía por ella no era amor si no un simple efecto secundario de una sugestión inducida.

Bueno, bueno, bueno, al final – o mejor, al meridiano de la serie… – la misma se ha quitado la máscara y ya intuimos por donde va ir la cosa. Tras el desencanto – o “desenamoramiento” – del actor y la opuesta bajada de defensas de la ex-cantante, imaginamos que en los siguientes episodios vamos a asistir a un río de lágrimas por parte de ésta, el consuelo de Pil-Ju y la indiferencia de Go-Jin para posteriormente, regresar al punto de partida hasta llegar al desenlace feliz. ¿Será así o cómo ha ido demostrando episodio a episodio me quitará la razón?. Sinceramente, ojala me equivoque.

Por lo que a la entrega de hoy se refiere, un nuevo retroceso del humor en pos de los sentimientos pero todo enclavado en un contexto tan distendido que tampoco se le puede echar en cara.

Y es que de nuevo Cha Seung-Won vuelve a salvar el episodio con su actuación tan… ¿perfecta?. No sé si al final la serie se convertirá en mi favorita, simplemente en una de ellas o a lo peor, en una mas; pero de lo que estoy seguro es que ésta es la mejor relación personaje/interpretación que he visto en mi “carrera” como crítico aficionado a las series asiáticas… toma ya ¡¡. Solo hay que ver el pasaje de los autógrafos y sobre todo las caras en el colegio – con guiño incluido a “Teacher Mr. Kim” uno de sus éxitos de antaño – para descubrirse y rendirse ante el actor mas completo de la actualidad en ésta pequeña península asiática.

De todas formas no puedo dejarme llevar por mi favoritismo ya que nunca lo he hecho – cuando ha perpetrado un horror lo he dicho también – y sumar otras de las bondades del capítulo. El pasaje donde todos los familiares se imaginan las consecuencias de los actos de Ae-Jeon, incluida ella misma; la escena que se monta Go-Jin de la conversación telefónica de ésta con Pil-Su y las alitas sobreimpresionadas del actor, son muestras de que la serie, ni conformista ni formal.

Por cierto, otra de las cosas por las que me gusta Go-Jin es porque es igual que yo; vamos, que tenemos las mismas reacciones: es impulsivo, mal pensado e incorregible. Toda una “mala” persona, jajajajajjaja…

9º CAPITULO: Episodio de transición.

A pesar del rechazo de Go-Jin, Ae-Jeon querrá asegurarse de que el actor ya no la quiere. Decepcionada intentará que no se le note. Ajenos a ello, sus amigos “facilitarán” que su relación con el Doctor Pil-Ju evolucione ayudándola a que se decida a escogerlo en el próximo programa del “Formando Parejas”. Sin embargo la que parece que ha tomado ya una decisión es Se-Ri a la que no le importará declararse a éste mediante indirectas; el problema es que el médico no parece darse por aludido. Y mientras que unos y otros intentan aclarar sus sentimientos, llegará el día en el que Ae-Jeon debe tomar una decisión. Go-Jin hará un último intento para averiguar lo que siente su corazón guiándose por el pulsímetro pero lo que no sabe es que éste está estropeado.

Nos encontramos, como decía en el titular, con un episodio de transición. Y es que ya no solo son los vaivenes que parecen girar sobre la indecisión de la pareja protagonista si no incluso algunos elementos, algo mas que indicios, que señalan al presunto vacío de la entrega. Son por ejemplo ese cameo de Lee Seung-Gi que aunque gracioso, sobre todo por su resolución, no puede evitar que se le tache como un relleno.

Sí, los cinco minutos finales son geniales incluyendo una escena – que me callaré… – esperada por todos hace tiempo pero me parece poco bagaje para algo mas de una hora. En todo caso al menos me alegro de que, de momento, la línea argumental no se haya acogido al plan que preveíamos en el anterior capítulo. La duda es si seguirá por el mismo camino.

Y por lo demás, poco que reseñar dado el exiguo contenido; algunos gags graciosos y en la línea de lo que decíamos de las Tablets, ahora se nos intenta vender las Televisiones 3D.

10º CAPITULO: Como manda la tradición.

Tras aceptar la oferta de Pil-Ju frente a las pantallas de todo el país, Go-Jin no se dará por vencido e intentará congraciarse de nuevo con Ae-Jeon. Ésta continuará rechazándolo hasta con demasiada dureza a causa de la frustración que le producen las dudas. Y mientras que la opinión pública disfruta con la relación del Doctor y la ex-cantante, Go-Jin irá encontrándose cada vez peor hasta el extremo de tener que ingresar en el hospital. Allí le dirán que debe ser operado otra vez para sustituirle el corazón artificial dañado que lleva pero el porcentaje de perecer en la intervención es tan elevado que se lo juega a cara o cruz. Al menos la buena noticia vendrá de parte de su carrera profesional ya que está a punto de ser galardonado con el premio a “Mejor Actor” en los Korean Films Awards y ser elegido para interpretar el papel de superhéroe en una superproducción norteamericana.

Me hace gracia que una de las mejores entregas de lo que llevamos de serie lo sea porque su talante se haya ensombrecido de sobremanera. Y digo que me hace gracia no tanto porque, evidentemente, me haga reír sino porque lo único que están haciendo sus guionistas, las célebres hermanas Hong, es seguir las líneas argumentales del género en la pantalla grande.

Y es que, ¿ cuántas veces he escrito en las reseñas de las comedias surkoreanas – sino asiáticas – lo de que para dotar de una cierta trascendencia a sus argumentos sus responsables en el último tercio suelen meter una componente dramática ?. Cientos de veces ya que a decir verdad mas que un tópico parece un dogma.

Pues bien, aquí parece seguirse a rajatabla ésta norma no escrita justo cuando entramos en el último tercio de la serie. ¿Casualidad?. No lo creo.

Y lo peor es que conociendo como se las suelen gastar en el país con las series, nadie puede asegurar que como en sus “hermanas mayores”, la cosa termine bien. No es la primera vez que uno acaba no solo insatisfecho de un final sino incluso cabreado, así que nadie descarte que se vayan a cargar al prota para inundar los salones de nuestras casas.

Y ya que hablamos de lágrimas hay que ver lo trágica que se ha vuelto la cosa. Una decepción por un lado, una depre por otro y para remate, el susto. Aun así como decía, uno de los mejores episodios de la serie; no tiene mucho contenido pero lo poco que hay es de importancia. Por cierto, atención a los cameos.

Featured image

THE GREASTEST LOVE (I) – Korea del sur – 2011 – Kdrama – (Ep. 1 al 5) de 16

Featured image

Tras finalizar “Pasta” se me quedó un regusto amargo en la garganta; no era una mala serie pero bajo mi punto de vista era demasiado tibia con algunos asuntos y paradójicamente excesivamente partidista con otros; por un lado no me transmitió nada alejándose encima del objetivo de sumergirnos en el mundo culinario y por otro se ponía demasiado a favor de un protagonista que por carácter no lo merecía.

Si encima tenemos en cuenta que anterior a ésta había ya claudicado con “The Queen of reversals”, tenía que escoger muy bien el siguiente serial a visionar ya que tres traspiés seguidos sería demasiado para un solo año.

La opción era clara, “The Greatest Love”, una serie con un enorme atractivo, su protagonista Cha Seung-Won, a día de hoy mi actor favorito asiático. Además, Seung-Won fue el protagonista de “City Hall” no solo la predecesora de “The Queen of Reversals” en cuanto a mis visionados sino también a la postre otra de mis favoritas.

El contrapunto negativo lo ponía su protagonista femenina, una Gong Hyo-Jin a la que acababa de soltar en “Pasta”. Y es que si bien a ella no le echo la culpa de todos los errores de aquella, en cierta manera me había decepcionado su rol indolente, demasiado ñoño y a la deriva de unos guionistas poco objetivos. Pero aún así, la atracción de un Cha Seung-Won al que sigo desde que comenzó en el mundo del cine a finales de los noventa y al que he visto pasar por varias etapas desde “Rey Midas” de la comedia a casi desaparecer víctima de querer dar un giro a su carrera, me empujaba a volver a darle un oportunidad a ésta.

Además, no nos engañemos junto al galán teníamos otros factores que invitaban a ver la serie sin miedo a tropezar, valores como su resultado frente a la audiencia, unos secundarios de lujo y un argumento que si bien no era muy original al menos aseguraba situaciones chocantes.

Sobre lo primero, la audiencia, es cierto que no te puedes fiar ya que no garantiza el éxito pero al menos evitas toparte con un despropósito si sus resultados son funestos. “The Greatest Love” a pesar de vérselas con una competencia tan dura como la pseudo adaptación de “City Hunter” protagonizada por un ídolo de jovencitas como Lee Min-Ho siempre resultó ganadora en el duelo superando un porcentaje del 20% de cuota de pantalla, algo que no estaba nada mal dentro del efervescente y difícil mercado televisivo surkoreano.

De los secundarios destacamos especialmente a Jeong Jun-Ha, complemento habitual de comedias como la saga gangsteril “Marrying the Mafia”.

Por último pero no menos importante, un argumento que volvía a situar a un actor como protagonista. En los dos últimos años nos habíamos encontrado con “The last scandal of my life” y “That Fool”, dos series que utilizaban el glamouroso mundo del cine para ambientar las mismas. Pues bien, no sé si a raíz de ello o qué pero lo cierto es que estas se convirtieron, junto a la citada “City Hall”, en mis seriales de referencia. Ahora otra vez era un actor el que ejercía de protagonista y ello abría otra vez la puerta tanto a un entorno propicio para disfrutar de lo mejor de la sociedad surkoreana como para buscar los guiños con éste mundillo al que me siento tan cercano.

Dicho todo esto vayamos con la serie en sí.

1º CAPITULO: De la mejor de las maneras.

Gu Ae-Jeong formaba parte de la girl-band mas popular del país. Ahora, tras mas de diez años, la separación del grupo y una carrera en solitario mas víctima de los escándalos que del éxito intenta que los rescoldos de su celebridad no se terminen de apagar y acude como invitada secundaria a decenas de programas de radio y televisión. Por el otro lado tenemos a Dok Go-Jin un actor en la cresta de la ola que paralelamente no quiere verse desalojado del lugar que ocupa en el corazón de sus compatriotas eligiendo con precaución y dudas sus siguientes proyectos. El destino los unirá en una situación comprometida en el que ambos desconocen sus respectivas identidades, volviéndolos a reunir en otro difícil escenario del que Ae-Jeong sacará finalmente partido. Y es que valiéndose de un pequeño secreto que ha descubierto gracias a esas casualidades que a veces depara la vida, la antigua cantante hará creer a la opinión pública que es amiga del actor. Éste por su parte no tendrá otro remedio que aceptar las pretensiones de Ae-Jeong por miedo a que desvele su pequeño secreto.

Genial. Si no fuese porque ya estoy acostumbrado a fiascos postreros tras un capítulo inicial idílico como éste, no tendría miedo al afirmar que la serie apunta maneras y muchas. Pero como digo, es habitual encontrarse con primeros capítulos refrescantes y llenos de chispa que auguran buenas sensaciones para luego toparse con un grueso lleno de tópicos y con resultados menores a los esperados. Pero mientras llega esto no se le puede reprochar nada a la entrega de hoy.

Mi mujer dice que Cha Seung-Won siempre pone la misma cara y puede que tenga razón pero en éste “The Greatest Love”, al menos por ahora, sus reacciones son mucho mas desatadas y divertidas que en algunos de sus anteriores trabajos. Me he quejado amargamente – … como ya he dicho he visto todos y cada uno de sus trabajos, incluso de secundario cuando empezó por lo que sé de qué hablo no en vano “de momento” es mi actor asiático favorito – de que en los últimos años en pos de quitarse aquella imagen de “Rey Midas” de Korea gracias a un buen puñado de comedias, había olvidado sonreír; sin embargo aquí a pesar de ofrecer una vez mas esa “su” imagen “cabronesca” parece reírse del propio estereotipo que se había creado volviéndonos a traer a aquel “payaso” que tantas carcajadas nos arrancó hace mas de diez años.

Y ya no solo es ese “tira y afloja” de la secuencia de la gasolinera tan divertida que nos retrae a las sensaciones que despertaba la “High comedy” hollywudiense – siempre he dicho que Seung-Won es el Cary Grant surkoreano – es el juego de miradas del actor al teléfono móvil a la espera de la llamada de su nueva amiga. Grandioso.

Y claro, influyen tanto los actores – otro día hablaré de Gong Hyo-Jin, contrapartida del galán como la Kate Hepburn del cuento – como el ritmo de la serie. Siguiendo a esa llamada de teléfono, la puesta en escena del concurso es tan vibrante como sorprendente y no por las preguntas si no porque te llevan al “huerto” como a los protagonistas sin darte cuenta. Mas que acusarla de tramposa podríamos tacharla como de embaucadora; todos salimos ganando.

Por lo demás, y en la línea de lo que llevo diciendo, nos encontraremos con esos detalles como sobreimpresiones, efectos sonoros e incluso alguna infografía que enriqueciendo éste tipo de primeras entregas luego por norma general suelen desaparecer. Atractivo gancho pero gancho al fin y al cabo.

Ojala continúe por la misma línea.

2º CAPITULO: Qué siga la fiesta.

Go-Jin no habrá resuelto el entuerto provocado por el desliz de Ae-Jeong cuando se verá involucrado en otro: tras perseguir a la antigua idol sufrirá un pequeño percance con su vehículo chocando contra el de ésta; intentará sacar partido de la situación cuando fingiendo mas lesiones de las provocadas por el accidente esgrima que por ésta razón ha sido rechazado para realizar el papel de la producción norteamericana que esperaba. A consecuencia de ello Ae-Jeong no saldrá bien parada ya que será acusada de llevar el infortunio al actor. Cuando Go-Jin se apiade de ella saldrá otra vez escaldado cuando por culpa de su precipitación pierda de nuevo su oportunidad de dar el salto al otro lado del charco habiéndosele otra vez abierto la puerta para regresar a la producción. Menos mal que por lo menos a Go-Jin la vida le sonreirá cuando sea elegida para participar en un concurso televisivo. Finalmente Ae-Jong instará a ésta a que se olvide de él y no utilice su corta relación para volver a la primera línea de la actualidad.

Mis deseos de momento parecen cumplirse ya que la entrega de hoy parece no haber perdido ni un ápice del sentido del humor que caracterizó su primer capítulo. Seong-Won – con chiste privado inclusive – sigue haciendo de las suyas moviéndose como pez en el agua en la comedia de enredo con tintes de surrealismo. La escena del hospital con las muletas puede parecer inocentona, algo torpe, pero seguro que hará reír a mas de uno.

El ritmo sigue siendo vibrante aunque se aprecia un tanto el descenso de comicidad cuando entra en juego la contrapartida a nuestros protagonistas con un talante mas serio. Por otra parte es de prever y espero que exploten el encanto de Pil-Ju y la belleza de Se-Ri para que al menos surja la duda cuando en episodios venideros sus caminos se entrecrucen.

Por último destacar que aunque perdamos también un poco de vivacidad en lo que a puesta en escena se refiere, continuarán tanto las ilustrativas sobreimpresiones como los llamativos efectos sonoros que ponen aún mas de relieve la hilaridad de algunas situaciones.

3º CAPITULO: Disparo de salida a los sentimientos.

Perplejo y hasta un tanto conmovido por la escena que acaba de presenciar, Go-Jin comenzará a sentir algo de simpatía por Ae-Jeong. Es mas, sin saber la naturaleza de las palpitaciones que está sufriendo intentará averiguar si estas están provocadas por lo que siente por la ex-cantante. Pero mientras éste dilucida el cariz de sus sentimientos, Ae-Jeong, enterada de que el Dr. Pil-Ju va a participar en el “Formando Parejas” intentará congraciarse con él con tal de, en el caso de coincidir con ella, no la rechace a las primeras de cambio. Sin embargo lo peor para ella no será el joven médico si no una rencorosa Se-Ri que recordando los tiempos en los que estaban juntas en el grupo querrá quitársela de encima cambiando incluso las reglas del concurso a su antojo. Y por fin llega el día en el que Ae-Jeong debe debutar en el programa. ¿Caerá en la primera ronda?.

Tercer capítulo y de momento la serie no pierde comba. Es cierto que puede parecer demasiado precipitado el “enamoramiento” del protagonista anticipándose unos cuantos episodios a lo que es habitual pero contando con el carácter irascible y sobre todo variable del protagonista, podemos esperarnos todo. Sí, ya sabemos que va a beber los vientos por Ae-Jeong pero no creo que baje las defensas a las primeras de cambio evidenciando que tiene el corazón conquistado.

Y esto por otro lado tiene su contrapartida divertida ya que ese juego del escondite puede traernos situaciones como poco chocantes. Basta ver la escena con las distintas reacciones de Go-Jin cuando su secretario – estupendo Lim Ji-Gyu – le pide su opinión para votar a la candidata mediante la tablet. Por cierto, hay que ver como se nota que todas las compañías quieren abrir un hueco en el mercado para estas plataformas ya que nos las meten hasta por los ojos.

Y ya que estábamos hablando de Ji-Gyu; es de agradecer, como siempre en éste país, que los numerosos secundarios vuelvan a ser los que mantienen el nivel cómico cuando los personajes principales se encuentran en otros menesteres. Desde la mama de Pil-Ju hasta el sobrino de Ae-Jeong; desde la guionista de “Formando parejas” hasta el Cardiólogo de Go-Jin, un reparto variopinto pero siempre acertado.

Por ultimo destacar que con el capítulo de hoy además de dar pie a los sentimientos, comenzamos a ser víctimas de esos “videoclips” musicales mas propios de un vulgar relleno que de algo necesario. Sí, de sobra sabemos que todo responde a una maniobra de marketing para vender tanto los singles de las distintas canciones como al final de la corrida, la banda sonora al completo pero creía necesario reseñarlo. Una única salvedad: la canción de marras de las “National Treasure Girls” se pega como una maldita lapa.

4º CAPITULO: ¿Quién dijo celos?.

Sorprendido Go-Jin verá como Ae-Jeong contra todo pronostico salva el primer obstáculo lo que le planteará mas de una duda respecto tanto a lo que siente Pil-Ju por ella como a sus propios sentimientos. Pero mientras que descubre lo que siente su corazón – nunca mejor dicho… – éste intentará mantener las distancias… o mas bien la apariencia. Su conflicto interior será tal que hasta sentirá curiosidad por la impresión que la joven cantante tiene del Doctor. Un nuevo malentendido volverá a unir a la pareja en casa del actor deparando no pocas sorpresas. Finalmente llegará la fecha en la que se ha de conmemorar los 10 años del debut de las “National Treasure Girls” y mientras la presuntuosa Se-Ri lo celebra a lo grande, Ae-Jeong se tiene que conformar con una gala de tercera, gala a la que acudirá anónimamente Go-Jin.

Grande, como esto siga así tiene toda la pinta de convertirse en mi nueva serie favorita. Y es que aunque la componente sentimental esté presente llegando por momentos a pecar de demasiado acaramelada – las escenas de Ae-Jeong y el médico tapándole los oídos y la del final de ésta con Go-Jin – es el sentido del humor el que prevalece borrando cualquier mal sabor de boca.

Por ejemplo, ese pasaje en el apartamento de Go-Jin es divertidísimo importando poco que nuestro protagonista sobreactúe un tanto o que su contrapartida femenina tenga reacciones poco lógicas; queremos reírnos y sobran las críticas que busquen algo mas que el efectismo. Las series surkoreanas son así y el único reproche que se le pueden hacer – siendo ventajista para mi discurso – es cuando no alcanzan el objetivo para las que están confeccionada.

En estos términos podemos decir que por ejemplo el final de hoy no solo resulta estirado si no que vuelve a evidenciar la dependencia para vender un producto; no pega esa muestra de afecto tan a destiempo y desmesurada habiendo pasado tan solo cuatro entregas.

Por lo demás, aplaudir de nuevo la puesta en escena con esos detalles tan agradecidos como son en ésta ocasión el juego de sobreimpresiones de los títulos de las series o la utilización de melodías de célebres bandas sonoras de producciones occidentales para dar mas significados a algunas escenas, ver la de “Saw”, “Kill Bill”, “La roca”, etc.

Por cierto y para acabar; ese imitador de Go-Jin en el Club… ¿es Baek Bong-Gi compañero de reparto de nuestra protagonista en “Pasta”?.

5º CAPITULO: Declaración formal.

Tras rescatar a Ae-Jeong de una posible humillación Go-Jin se llevará a la joven hasta las inmediaciones del Lotte World donde con el acompañamiento de los cerezos en flor le declarará su amor. Sin embargo la estampa idílica se romperá cuando Ae-Jeong lo rechace. Pero Go-Jin no es de los que se rinden fácilmente y en lugar de sentirse dolido le advertirá no solo que luchará por su amor si no que temiendo que ésta tenga ya el corazón ocupado eliminará todo rival. Al día siguiente la prensa se hará eco de la noche romántica del actor pero al desconocer la identidad de su acompañante comenzarán a surgir los rumores. La propia representante Mun intentará que Kim Jae-Seok descubra la identidad de ésta poniéndosele pronto la oportunidad a tiro cuando Go-Jin invite a Ae-Jeong al cine. El problema no solo será el asistente si no la propia Se-Ri, el productor y la guionista de “Formando Parejas” que han acudido al lugar junto a Pil-Ju.

Alucinado. Sí, tengo que confesar que sin saber a donde me llevará la serie me tiene no solo atrapado si no sorprendido; y es que si en el anterior capítulo el protagonista reconocía su amor por Ae-Jeong, hoy no tiene miedo en confesárselo. Es la primera vez que veo una serie tan directa y lo mejor es que de momento no pesa en su contra esto echándose a faltar contenido. Quedan todavía 11 capítulos y hay espacio de sobras para que la cosa se tuerza pero no puedo negar que estas cinco primeras entregas han sido de las mejores que he visto.

Y es que tanto en términos globales como individuales se nota que los responsables de la serie cuidan todas y cada una de las entregas. Por ejemplo, además de todos esos detalles que llevo comentando desde el principio y que no han cejado de acompañarnos, tenemos que añadir hoy ese par de pasajes “fantásticos” que dejando de lado ya la impronta de gancho demuestran el interés y medios puestos en la serie. Son ese en el que la pareja protagonista revive una parte de un cuento popular tradicional y otro en el que Go-Jin/Seung-Wo se “empequeñece” para torpedear a Ae-Jeong/ Hyo-Jin.

Featured image