GOURMET (III) – Korea del Sur – 2008 – Kdrama – (Ep. 13 al 18) de 24

Featured image

BREVE RESUMEN DE LOS 12 PRIMEROS EPISODIOS:

El restaurante especializado en gastronomía local mas prestigioso de Korea del Sur, el Um Ahm Jung, está a punto de ver como su Chef Jefe se retira. Sin embargo antes de ceder el testigo Oh Suk-Su como así se llama éste, piensa encontrar al mejor sucesor posible esperando que el puesto recaiga sobre uno de sus dos hijos. Así organizará un Concurso Culinario cuyo vencedor regirá los designios del restaurante. La noticia sorprenderá al hijo mayor, Bong-Ju, ya que por derecho de nacimiento le tocaba a él heredar el negocio, sin embargo todo responde a una estrategia de su padre que cegado por su favoritismo hacia su hermano pequeño, Sung-Chan, quiere que éste sea el ganador. Y es que el benjamín de la familia es en realidad adoptado y descendiente del Chef Real que atendió al último Emperador hasta sus momentos finales antes de morir asesinado por los japoneses. Cuando en la última prueba Sung-Chan esté a punto de ganar, Bong-Ju víctima de la frustración le revelará su verdadera identidad por lo que el joven huirá del lugar sin dejar rastro. El tiempo pasará y mientras Bong-Ju está al cargo del Um Ahm Jung, Sung-Chan trabaja como vendedor ambulante de género con una furgoneta. A pesar de la distancia que los separa, ambos hermanos volverán a coincidir como rivales en un Concurso Culinario basado en Carne de Vacuno representando uno al Um Ahm Jung y el otro a una empresa de distribución que le ha ofrecido la oportunidad de demostrar su valía.

CAPITULO 13º: Tablas… de momento.

Finalmente la pareja de jóvenes encontrará el árbol con la ayuda del carbonero. Tras talarlo tendrán que esperar seis días hasta que el carbón adquiera la madurez buscada. Justo cuando termine el proceso llegará Bong-Ju con su padre dispuesto a obtener el mismo carbón según la fórmula tradicional. Sin el árbol de Mangul, se quedarán sin opción. Tras una charla del progenitor, Sung-Chan decidirá ceder parte de su carbón a su hermano, sin embargo éste quiere triunfar por sí solo por lo que dejará tan preciado material. De vueltas al Um Ahm Jung, Suk-Su dará con la idea que puede llevarlos a triunfar en la tercera prueba del Concurso Culinario. Ya en él tanto Min-Wu al frente del restaurante como Sung-Chan al del Grupo Dae Jin se verán las caras y solo un pequeño desliz del primero provocará que la prueba quede en tablas. Para resolver el empate el jurado decidirá enfrentar a ambos grupos en la confección de un plato en base a carne de vacuno de libre elección. Sung-Chan montará un convite siguiendo las indicaciones del Maestro Ja-Wun para elegir su plato mientras que Bong-Ju hará caso del consejo de Ju-Hee.

Episodio entretenido y como no, denso. Tendremos desde reuniones familiares hasta una prueba completa del Concurso Culinario sin olvidar la redención de Jong-Gu, una entrega bastante redonda donde lo mejor es el equilibrio entre sentimientos y materia culinaria.

Detalles como la obstinación de Bong-Ju por vencer a su hermano por méritos propios y ese cada vez mas acercamiento del propio Chef con Ju-Hee, también ayudarán a que el nivel de la serie se eleve olvidándose de los claros favoritismos de los guionistas hacia el benjamín de la familia.

Lo peor, otra vez el ataque de amnesia de estos; no llega al nivel de ese “olvido” de la sorpresa de ser adoptado cuando ya era casi adolescente el protagonista, pero casi. Para empezar, ¿el secreto de ese carbón ceremonial no solo pasaba de padres a hijos y era ultra-secreto?. Pues hay que ver lo fácil que lo consigue Sung-Chan y sin saber la fórmula, total, un árbol enraizado en roca y seis días de queme. !!!! Tachán ¡¡¡¡. Eso sí, para lo que le vale…

Después y en la misma línea, la desfachatez del papá de nuestros héroes. Con que rostro dice que los quiere por igual cuando episodio tras episodio, incluso en éste mismo también, desplanta al de su propia sangre por el de la dichosa herencia real.

Y para acabar, fuera ya del ámbito de la memoria de los guionistas, lo mal que se están portando con Min-Wu. Anda que no se están pasando con él, sí es malo, malo con avaricia pero ni una triste concesión; se congracian con Jong-Gu pero a éste parece que lo tienen desterrado a los infiernos. Imagino que habrá que esperar porque conociendo los seriales del país siempre hay ocasión para el arrepentimiento.

CAPITULO 14º: El mejor capítulo de lo que llevamos de serie… salvo el final.

Ambos “hermanos” se pondrán a cocinar su plato elegido para la última prueba del Concurso Culinario Vacuno. Sung-Chan elige un asequible “Bulgogi” con salsa de soja de última hora mientras Bong-Ju un elegante estofado de rabo de ternera con salsa de pimienta. La igualdad está asegurada y cada plato refleja el carácter de cada uno de los chefs; sin embargo solo uno de ellos ganará. Al final – que me callo… – la alegría para unos y la tristeza para otros pero ambos hermanos se reconciliarán invitando Bong-Ju a Sung-Chan a que vuelva al Um Ahm Jung. En lugar de ello volverá a desaparecer por segunda vez no pudiéndole encontrar ni Jin-Su. La vida seguirá, Sung-Chan vagará por la costa buscando mercancía para vender con su furgoneta y el Um Ahm Jung bajo el liderazgo de un Bong-Ju que ha heredado la dirección de parte de su padre, comenzará las obras de ampliación. No obstante los caminos de unos y otros no podrán estar mucho tiempo separados…

Como decía, el mejor episodio de la serie. Ya no solo es la resolución del Concurso Culinario que sorprenderá a muchos sino la forma en la que se solventan muchos asuntos. Extraordinario.

Lo peor, como siempre, la reacción de Suk-Su cuando acaba la prueba. Después de dar el discurso que dio en la anterior entrega y ahora parece que está hundido. Ni un poco de alegría oiga…

La segunda mitad con esas aventuras de Sung-Chan por la costa resulta extremadamente agradable con una mezcla de divertimento y ternura que casi evidencia la herencia manhwa a la vez que amplía el cariño del respetable por el personaje. Lástima que, como llevo diciendo, no hagan lo mismo con su hermano.

Por cierto y para acabar, un par de anécdotas. La primera que los campos de té que nos enseñan son muy bonitos pero nada comparables con los de Boseong. Doy fe porque fui en el 2008, el mismo año en que emitieron la serie, y puedo decir que es uno de los sitios mas bonitos en los que he estado. Y eso que he estado en muchos… modestia aparte.

Y dos, vale que Korea es pequeña pero coincidir Sung-Chan y Jin-Su en la misma casa en medio de ningún sitio…

CAPITULO 15º: El Kimchi con lágrimas sabe mejor.

Sung-Chan y Jin-Su continuarán por la costa acompañando a Madame Cho mientras que conocen mas la historia de su anciana anfitriona y la periodista completa su reportaje sobre los campos de té de la zona. Paralelamente, Bong-Ju y Ju-Hee también viven sus momentos de intimidad casi declarándose el primero y superando, aunque tímidamente, las dudas de la segunda. Y mientras unos y otros siguen con sus vidas como si nada, el Director Han descubre el artículo que Jin-Su había escrito donde descubre toda la historia oculta del Um Ahm Jung en los últimos meses. Viendo que tiene todo un bombazo entre manos no dudará en publicar el reportaje.

Nos encontramos tanto con el episodio mas dramático de lo que llevamos de serie como paradójicamente, el menos denso. La entrega de hoy únicamente se centra en la historia de la anciana y solo se salen de ella en un par de pasajes que aunque de gran significado para lo que tiene que venir todavía, solo son meros apuntes.

Pero es que los guionistas han querido que el drama de ésta halmoni sirva de enlace entre arcos argumentales. Tras la finalización del Concurso Culinario Vacuno y a la espera de la nueva hecatombe iniciada con además el supuesto regreso de Sung-Chan, no venía mal un poco de tragedia y algo de vida rural.

Sobre la tragedia, funciona a la perfección. Eso sí, nos harán llorar pero es muy cuestionable la forma en la que nos “provocan”. Anda que no le echan morro los guionistas… no puedo explicarme con tal de no destripar nada pero no hay quien se lo crea.

Sobre lo segundo, todo un goce. Desde esos distintos tipos de Kimchi con detalles sobre su elaboración – todo un deleite para los sentidos – hasta esa pesca de crustáceos en el río. Sin olvidar de nuevo los parajes de costa o de los campos de té.

CAPITULO 16º: No hay comida como la de mamá.

El Um Ahm Jung nunca ha tenido tantos problemas. El reportaje de Jin-Su ha hecho estragos entre la opinión pública y hasta el Director Jang les ha retirado su apoyo. La propia Ju-Hee tiene dudas respecto a lo ocurrido y le preguntará directamente a Bong-Ju. El único remedio que le quedará al Chef es convocar una rueda de prensa para aclarar todo el embrollo. Y mientras unos lo pasan fatal, Sung-Chan y Jin-Su, ignorantes del problema, acudirán hasta la casa de la madre de ésta preocupados por su estado de salud. Todo resultará ser un plan para que la joven regrese a su casa tras mucho tiempo sin visitarla. Allí Sung-Chan descubrirá porque Jin-Su está empeñada en triunfar en el periodismo culinario, resultando víctima de la misma “causa”. Una vez de vuelta a la realidad ambos tortolitos se enterarán de que son el centro de la polémica. Sung-Chan acudirá al Um Ahm Jung donde tras las lógicas acusaciones verá como su padre decide que para solventar todo el lío debe heredar el restaurante y Jin-Su, no sabrá que hacer ante tal sorpresa.

Ahora sí, los guionistas han logrado hacer un episodio redondo, sin fisuras y no mas recriminaciones por mi parte que las que hacen mención al de siempre, al patriarca Suk-Su.

Porque la historia de la madre de Jin-Su es tierna y conmovedora sin restar credibilidad por un tanto fantasiosa que sea; otra vez los guionistas nos llegan al corazón sin mucho esfuerzo y lo mejor es que alcanzan también al estomago.

La cocina surkoreana puede ser muy sofisticada como hemos visto tanto en ésta serie como en otras como “Pasta” pero la casera, la que se hace en los hogares y esos restaurantes familiares de los que tan buenos recuerdos tengo, tiene su encanto y valor, y no solo sentimental…

Se habla mucho de la cocina francesa, italiana o española, incluso de la mas reputada en Oriente, la japonesa pero la surkoreana, como intenta éste propio KDrama, tiene un potencial que todavía no se ha explotado. Por muy “conocido” – resalto el entrecomillado – que sea el Kimchi aún habrá gente que reduzca a éste a una col adobada cuando hay cientos de variedades como se nos apuntó en el anterior capítulo. Lo mismo que englobar toda su riqueza gastronómica a una carne a la parrilla envuelta en lechuga o una imitación del California Roll. La cocina koreana no solo son platos que necesitan de una gran laboriosidad o recetas que pasan de madres a hijas, es una cocina que necesita del corazón.

CAPITULO 17º: Puesta a cero.

El Um Ahm Jung está al borde de la desaparición; a la pérdida de apoyos económicos se le ha de sumar la crisis interna con los dos hermanos enfrentados, uno queriendo hacer valer su derecho de nacimiento y el otro, su herencia. Tendrá que ser Ju-Hee la que la noche antes de la rueda de prensa donde se ha de dar paso a Sung-Chan, interceda por Bong-Ju haciéndole ver al joven heredero las consecuencias de un cambio de liderazgo en el restaurante. Llegado el momento Sung-Chan sorprenderá a todo el mundo admitiendo que es el heredero real pero mintiendo al decir que todo el resto del artículo es mentira y que él no quería hacerse cargo del Um Ahm Jung. Con ello todo volverá a su cauce, o casi ya que mientras Sung-Chan retorna a la costa para hacerse acompañar por el “Cabezón” Suk-Dong , Ju-Hee tendrá una dura discusión con Bong-Ju que le hará huir del lugar.

Zanjamos un tema y comenzamos el último tercio de la serie que a saber por cuales derroteros nos llevará. Solo espero que no sea a otra confrontación entre los dos hermanos.

Dicho esto, me alegro de que otra vez se haya optado por ilustrar la serie con parajes rurales y notas “culturales” como las que nos trae la Korea menos urbanita. Esos abulones tan familiares en Centroamérica como contrariamente desconocidos en Europa, es un nuevo ejemplo de que “Gourmet” no solo es un drama/serial centrado en las relaciones de sus protagonistas.

Y es que por otro lado éstas tampoco son el mejor acierto del film. Un ejemplo lo tenemos en éste mismo capítulo cuando Bong-Ju le recrimina a Ju-Hee su actitud sabedor de que tiene dudas. Ésta, despechada, huye no haciendo otra cosa que darle la razón. Bajo mi punto de vista los guionistas no son muy consecuentes con sus propias decisiones y eso lo pagan los mismos personajes y, como decíamos, sus relaciones.

Por último y a pesar de lo dicho, me congratulo de cómo se ha solucionado todo el embrollo surgido a raíz de la publicación del artículo. Ésta vez sí que ha vencido el sentido común.

CAPITULO 18º: ¿A quién quieres mas a Papa o a Mama?.

Sung-Chan acudirá al encuentro de un Suk-Dong que se había escapado de casa en busca de su madre. Allí por el contrario se encontrarán con una amiga de ésta que intentará facilitarles al día siguiente la dirección de la desaparecida. Y mientras que los jóvenes juegan a detectives Ju-Hee llegará a casa de Suk-Dong. Tras un día juntos, Sung-Chan tendrá que separarse de Ju-Hee para acudir al rescate de Suk-Dong ya que se encuentra deprimido al no haber conseguido la dirección de su madre; y es que tras volver a involucrarse, el joven Chef descubrirá que ésta murió años atrás. En el intervalo de tiempo entre averiguar la causa de la negativa a dar la dirección de ésta con tal desagradable desenlace y dar consuelo a Suk-Dong, llegará hasta Wando una Jin-Su dispuesta a luchar por el amor de Sung-Chan sabedora de que Ju-Hee se encuentra allí.

Volvemos no solo a los episodios densos en argumento sino también a esos donde la cocina tiene una presencia destacada. Sin embargo lo que nunca falla en ésta serie es la componente sentimental centrada en las relaciones filio-paternales.

A ver, hagamos un recuento. Al principio fue – y aún lo arrastramos… – Oh Suk-Su con los dos protagonistas. Luego vino tanto el Herrero con su hijo encarcelado como el “Guerrero Kang” con su hijita banquera. Mas tarde pasamos a la halmoni con Alzheimer y su nuera. Inmediatamente después Jin-Su y su madre. Ahora le ha tocado el turno a Suk-Dong. Todo en ésta serie gira en torno a los padres/madres y sus hijos/hijas.

Y no es que me queje ya que fallando como no me canso de repetir en las relaciones personales entre los protagonistas – la pica-flor de Ju-Hee es un claro ejemplo – los guionistas aciertan de pleno con las anteriores por muy previsibles que resulten como en éste caso. Aunque también, todo sea dicho de paso, podrían haberse solucionado mejor como ya vimos en aquel episodio del niño y la vaca. ¿No les hubiese dado lo mismo decir que la madre era la supuesta amiga pero que se avergonzaba de admitirlo?. Noooooo, hay que buscar el drama ante todo.

Por último, una de chorradas para desengrasar. Ya que hablábamos de constantes, otra de la serie es lo ineficaz que resulta el móvil. Siempre que llaman o está apagado o no lo cogen… me cachis…

Featured image

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s