Nuevo tráiler e imágenes para el film de acción “Unstoppable” con Ma Dong-seok.

Seguimos con mas promociones que van saliendo del nuevo film que protagoniza Ma Dong-seok (“Tren a Busan”), el thriller de acción “Unstoppable”, que supone el debut en la dirección de Kim Min-ho. En esta ocasión tenemos un nuevo tráiler y varias imágenes promocionales de esta trepidante cinta se estrenara en las salas de cine de Corea del sur el próximo 22 de noviembre.

Ma Dong-seok está acompañado en esta película por la actriz Song Ji-hyo (“New World“), quien hace el papel de su esposa, y en el reparto también se encuentran Kim Sung-oh (The Man from Nowhere),  Kim Min-Jae (Veteran (Por encima de la ley), Park Ji-Hwan (A Violent Prosecutor), y Lee Sung-Woo (“Forgotten”).

Dong-Chul y Ji-Soo son una pareja felizmente casada. El fue hace tiempo un reconocido gángster, pero desde entonces ha cambiado su forma de ser. Un día que llega a casa se encuentra que su esposa ha desaparecido. Dong-Chul recibe una llamada telefónica de alguien que le ofrece pagarle para que renuncie a su esposa. Jura salvar a su esposa.

Anuncios

Ma Dong-seok busca a su esposa desaparecida en “Unstoppable” el nuevo thriller de acción de Corea del sur.

Después de una serie de películas como “Champion“, “The Soul-Mate” su próximo papel en “The Villagers“, así como su participación en la secuela de “The Outlaws“, cabe recordar que tiene un papel en la secuela de la aventura de fantasía “Along with the Gods: The Last 49 Days“, Ma Dong-seok también será el protagonista del thriller de acción, “Unstoppable” el cual supone el debut en la dirección de Kim Min-ho.

El thriller que llegará a los cines de Corea del sur el próximo mes de noviembre cuenta en su reparto también con Song Ji-hyo (“New World“), Kim Sung-oh (“The Man from Nowhere“),  Kim Min-Jae (“Veteran” (Por encima de la ley), Park Ji-Hwan (“A Violent Prosecutor”), la debutante Bae Noo-Ri, y Lee Sung-Woo (“Forgotten”).

Dong-Chul y Ji-Soo son una pareja felizmente casada. El fue hace tiempo  un reconocido gángster, pero Dong-Chul desde entonces ha cambiado su forma de ser. Un día que llega a casa se encuentra que su esposa ha  desaparecido. Dong-Chul luego recibe una llamada telefónica de alguien que le ofrece pagarle para que renuncie a su esposa. Dong-Chul jura salvar a su esposa.

Ma Dong-Seok volverá para “The Outlaws 2”.

Kang Yoon-Sung vuelve a ponerse tras las cámaras y seguramente hará lo mismo en lo que al guion se refiere como ya hiciera en el original para rodar la secuela del que fue su debut en el largo, “The Outlaws”, logrando con este thriller un gran éxito en la taquilla surcoreana cuando fue estrenada el pasado año.

Esta película de Kang Yoon-Sung  que tuvo en la producción a los responsables de títulos como “A hard day” se paso con éxito en la pasada edición del Festival de Sitges dentro de la sección Órbita. El rodaje de la secuela dará comienzo a mediados de 2019 en Corea del Sur.

Por ahora se sabe que del reparto original repite el gran Ma Dong-Seok (“Tren a Busan”). Sobre la trama aun es muy pronto para saber su desarrollo pero solo con ver nuevamente al personaje de Ma Suk-Do (Ma Dong-Seok) enfrentándose a nuevos crímenes violentos valdrá la pena.

outlaws

Tráiler para el thriller de “After My Death” (“Jeo-man-Eun So-Nyeo”) el debut en la dirección de Kim Ui-Seok.

El thriller surcoreano sigue dando buenas obras aunque ya no estén a la altura de ese cine que rompía moldes hace unos años. Aun así son unas producciones que van por encima de la media de las muchas que nos llegan desde Estados Unidos. Kim Ui-Seok debuta en la dirección de un largo tras haber realizado diversos cortos con el thriller, “After My Death” (“Jeo-man-Eun So-Nyeo“)

Esta cinta estrenada en Corea del sur el pasado mes de septiembre paso por la sección Noves Visions del pasado Festival de Sitges. El film ha contado en el reparto con Jeon Yeo-bin (“Illang: The Wolf Brigade), Seo Young-hwa (“En la playa sola de noche), Go Won-hee (“The Silenced), Yoo Jae-Myung (“Nameless Gangster”), Seo Hyun-Woo (“A taxi driver”), Jung In-Gi (“Samaritan girl”), Lee Bom (“The Beauty Inside”) y la debutante en la gran pantalla Jeon So-Nee.

La desaparición de Kyung-min una niña de secundaria lleva a una comunidad al caos. Todos los que rodeaban a la niña tratan de eludir sus responsabilidades siendo echada la culpa a Young-hee, una amiga de la escuela de la chica desaparecida, es la principal sospechosa para todos. Todo se complican más cuando por fin aparece el cadáver.

Teaser tráiler para “Sovereign Default’s Day”, la crisis del 97 a través de la mirada de Choi Kook-Hee.

Seguimos con una producción de Corea del sur que llama a ser de lo más interesante, hablamos del film “Sovereign Default’s Day” del director Choi Kook-Hee para quien es su segundo trabajo tras las cámaras tras su debut en el año 2016 con la cinta “Splint”.  Este su nuevo film se desarrolla durante la crisis asiática del FMI en 1997.

La película que se estrenara en los cines surcoreanos el próximo 28 de noviembre está protagonizada por Kim Hye-SooThe Thieves”/”A special Lady”/”The Red Shoes”), Yoo Ah-In (“Burning”/ ”Veteran”/”The Throne”), Heo Jun-Ho (“Illang: The Wolf Brigade”/”Silmido”/”Volcano High”, y Jo Woo-Jin (“War of the Arrows”/ ”V.I.P”/”Rampant”). Y destacamos la presencia del actor francés Vincent Cassel (“El odio“/”Dobermann“/”El pacto de los lobos“).

Solo queda una semana hasta que Corea del Sur quedará bajo incumplimiento soberano. Han Shi-Hyun es una líder del equipo de política monetaria en el Banco de Corea, fue la primera en predecir el posible incumplimiento del acuerdo soberano. Ella es asignada a un equipo de crisis. Mientras tanto Yoon Jung-Hak trabaja en el campo de las finanzas, el cree y apuesta por el incumplimiento soberano. Y Gab-Soo lucha para proteger a su compañía y a su familia durante la crisis.

“The Witness”, el thriller con toques de terror de Jo Kyu-Jang llegará a España.

Seguimos hablando sobre cine coreano pues a través de la página amiga de Cine Made in Asia hemos sabido que la cinta surcoreana “The Witness” tendrá distribución en nuestro país, aunque por ahora se desconoce quién o qué distribuidora se ha hecho con esa licencia.

Este thriller con tintes de terror estrenado en los cines de Corea del sur el pasado mes de Agosto es el tercer trabajo tras las cámaras del realizador y guionista Jo Kyu-Jang, sus dos trabajos anteriores fueron “Mood of the Day”, y “A Camel Doesn’t Leave Desert”.

Lee Sung-Min (“The Spy Gone North”) encabeza el reparto junto a Kim Sang-Ho (“Tazza: The High Rollers”), quien le valió la nominación como Mejor actor de reparto en la 2ª edición de The Seoul Awards. Jin Kyung (“Asesinos”), Kwak Si-Yang (“Second To Last Love) y la joven Park Bom.

En un bloque de apartamentos se ha cometido un asesinato cuyo único testigo del mismo ha sido un vecino, Sang-Hoon, quien ahora se verá perseguido por el asesino que no quiere dejar testigos.

 

RV: RESURRECTED VICTIMS – Kwak Gyeong-Taek – Corea del Sur – 2018 – Thriller fantástico

RV

De casta le viene al galgo”. Soy de los que piensan que los refranes, al igual que los proverbios, vengan de donde vengan, a tenor de los nuevos tiempos han perdido gran parte de esa carga que hacían que muchos se valiesen de ellos amparándose en la sabiduría tradicional, pero en esta ocasión me viene que ni pintado para dar comienzo el análisis de esta película.

La cuestión es que la premisa de esta “RV: Resurrected victims” es una de las mejores que he podido ver en años. Os la voy a resumir y me diréis si no os lo parece.

Las personas que fallecieron en circunstancias violentas y cuyos casos no han podido ser resueltos vuelven a la vida en las mismas condiciones antes de morir. Nada más “despertarse” acuden a las personas causantes de su muerte para vengarse. Tras ello, vuelven a desaparecer tras una combustión instantánea. Por si faltase algo, justo antes de lograr su objetivo e indiferentemente de su origen, dicen “Ranekama”, “Por venganza” en hebreo antiguo por lo que la iglesia católica es la encargada de investigar estos casos de supuesta resurrección.

¿A qué sí, a qué suena interesante? No en vano adapta una novela del local Park Ka-Ik y esto se deja notar.

La cuestión, el porqué del inicio de la reseña, es que en Occidente esta premisa daría para una película de terror, pero como Corea del Sur es como es, para lo bueno y lo malo, nos encontramos con un thriller. Y es que el que más y el que menos, ya sabe que esta nación y por extensión, cinematografía, ha hecho del thriller casi una religión. Y no lo digo porque haya que tenerle fe sino porque obra milagros de la nada.

Este no es el caso, tenemos una buena base y otros elementos que, adelantando conclusiones, conforman un peliculón. Así es que vayamos con ellos.

Si bien esa sinopsis dada a vuelapluma nos hace pensar en misticismo y horrores bíblicos, aquí como decía líneas arriba todo gira en torno al suspense, persecuciones y drama; vamos, las tónicas del género.

Sin embargo lo que eleva el nivel de la producción más allá de ese ‘más de los mismo’ al que parezco referirme con mis palabras son un par de elementos.

Para empezar, ese misterio que encierra la película y que produce que nos enganche. El caso que centra la trama dentro del relativamente escaso número de resucitados es el de una madre que al volver atenta contra su propio hijo, hijo al que adoraba en vida. Por si faltase poco, este es fiscal y que todo apunte a que, al volverse contra él su progenitora, sea el culpable de su muerte, abre tanto una grieta en el sistema como dos investigaciones, la que lleva el propio protagonista para limpiar su nombre y encontrar al verdadero asesino de su madre como otra paralela apartado como está, obviamente del caso.

El segundo y no menos importante aunque por ‘cuota de pantalla’ menor en cuanto a presencia es el que marca el drama personal de los protagonistas. Todos tenemos madre. Algunos no han podido conocerla, otros ya desgraciadamente la han perdido y los que más, aún tenemos la suerte de conservarla. La mayoría, sea el caso que sea, sabemos el rol que juega/ha jugado en nuestra vida y el hueco que deja o puede dejar. Aquí nos encontramos para mayor pesar con una madre que ha cuidado sola a sus hijos y una unión inquebrantable entre los miembros de la familia. Pues con este contexto, imaginaros que os acusan de matar a vuestra madre. Terrible.

Pues si sumamos al dolor en cierta forma la culpabilidad del protagonista conociendo las circunstancias que rodean a los resucitados, tenemos un bagaje dramático creíble tanto por ese resentimiento como por la justificación de algunas de las reacciones de este.

Sin embargo esto no podría funcionar tan bien como lo hace sino fuese por la implicación de su estrella protagonista, Kim Rae-Won. Atrás queda aquel jovenzuelo, típico guaperas, protagonista de Kdramas. Rae-Won, a pesar de todavía sus rasgos añiñados, es ya un adulto y no solo por edad -roza los cuarenta ya- sino por interpretación. No digo que sus trabajos anteriores fueran malos, es más, siempre ha sido cumplidor, sino que, poco a poco, se está convirtiendo en alternativa a las ‘vacas sagradas’ del país. Rae-Won, sin grandes manifestaciones emocionales, transmite lo que la película requiere hasta tal punto que nos llega a conmover. Tengo que confesar que su desenlace me hizo saltar alguna lagrimita.

En ello también influye tanto la dirección del veterano Kwak Gyeong-Taek, realizador de clásicos ya modernos como “Friend” y otras producciones  recomendables como “Typhoon: amenaza pirata”, “Champion”, “Eye for an eye”, “A love” y sobre todo “Pained”, como su Banda Sonora. Mira que he buscado quién es su compositor y no he podido encontrar nada. Entre violines, notas de piano, órgano clásico y efectos electrónicos nos da como resultante una suerte de composiciones entre Hans Zimmer y el Mike Oldfield más actual, la partitura de la película es una de las más bonitas que he podido oír en una película este año. Sensible pero potente en sonidos, no nos extraña que Gyeong-Taek dé protagonista a la música en las mejores escenas del film, sobre todo en la parte final.

Y ya que estamos con esta, no se puede desvelar mucho para no restarle suspense, pero su resolución sorprende. Se le puede criticar la manipulación de ocultar datos –¿en qué película del subgénero se permiten ser honestos?- pero… ¿criticar la carga religiosa en la moraleja del film? De lo que ‘habla’ –ya digo que no puedo concretar más ya que destrozaría el misterio- está presente en casi todas las religiones, además de ser una práctica sana para el espíritu. A mí particularmente me caló como he dicho, y mira que soy “duro” para estos mensajes adoctrinadores, como he llegado a leer por ahí.

Por último añadir que la fotografía a cargo de Kim Sung-Hwan resulta competente, aprovechando las abundantes escenas de lluvia que nos regala el film, entorno que siempre resulta estimulante para  este tipo de producciones, y más de este origen, casi una marca de fábrica de su cinematografía.

Para cerrar decir que hasta su metraje es también plausible: hora y media. Directa y al grano, tanto a la mente como al corazón.

Resumiendo, excepcional thriller fantástico que navega entre varias aguas para conformar un producto redondo que engancha y transmite. Claro candidato para remake occidental. Uno de los mejores films que nos llegan este 2018 para un servidor.

Seo Jin-Hong es un fiscal implacable. Su carácter se endureció aún más cuando no pudo encontrar al asesino de su madre siete años atrás. Para su sorpresa, esta volverá de la tumba como una de las denominadas “Víctimas resucitadas”, personas que sin saber cómo vuelven a la vida dispuestas a vengarse de quién las asesinó. Lo peor, es que su propia madre atentará contra él, haciendo que recaigan sobre su persona las sospechas de todo el mundo.

5