“P Storm”, esta en marcha nuevamente con Louis Koo de protagonista.

El veterano director de Hong Kong, David Lam (“Street Angels”) está en estos momentos preparando “P-Storm”, la que sera una nueva secuela de “Z-Storm” que fuese estrenada en el año 2014, seguida de “S-Storm” en 2016, y “L-Storm” de este 2018.

El reparto incluye de nuevo a Louis Koo (“The White storm”), Julian Cheung (“The Suspect”), Gordon Lam (“Trivisa”) y Kevin Cheng (“The Woman Knight of Mirror Lake”). Mientras que los miembros incluyen a Raymond Lam (“The Sorcerer and the White Snake”) y Chrissie Chau (“Journey to the West: Conquering the Demons”).

Las tres primeras películas siguieron a William Luk Che Lim (personaje que interpreta Louis Koo), un investigador principal de la unidad de ICAC (Comisión Independiente contra la Corrupción), y su guerra contra las organizaciones delictivas.

e94bd

 

Anuncios

“Chasing the Dragon” tendrá una secuela “no oficial” con el título de “Chasing the Dragon II: Master of Ransom”.

Una secuela “no oficial” de “Chasing the Dragon” que llevaría por título el de “Chasing the Dragon II: Master of Ransom” llegará a la gran pantalla el próximo año, esta producción nada tendrá que ver con aquella popular cinta protagonizada por Donnie Yen en 2017. Esta es solo es una mera forma de explotación que usara ese conocido título para intentar vender más entradas.

La trama de esta “Chasing the Dragon II: Master of Ransom” también se basara en hechos reales (“Chasing the Dragon” se basó en la vida real del gángster Ng Sek-ho, quien era más conocido como Crippled Ho) sobre una serie de secuestros reales que aterrorizaron a la élite de Hong Kong en la década de los 90.

Tony Leung Ka-fai (“The Taking of Tiger Mountain”) interpreta al jefe de los secuestradores, Louis Koo (“Paradox”) es el agente encubierto que se infiltra en su banda. Mientras que Gordon Lam (“Z Storm”) y Simon Yam (“The Midnight After”) también estarán en el reparto.

Al igual que con el original, “Chasing the Dragon II: Master of Ransom” está siendo dirigido por Wong Jing y el reconocido director de fotografía Jason Kwan (“As the Light Goes Out”).

chasing

SPL: PARADOX – Wilson Yip – 2017 – China/Hong Kong – Acción

SPL Paradox

El otro día escribía al inicio de la emotiva y recomendadísima por un servidor “RV: Resurrected victims” que “De casta le viene al galgo” para referirme a lo de que… bueno, vale, sigamos con los refranes y frases hechas: “La cabra siempre tira p’al monte”, es decir, que muchas veces una película u obra tiene su camino marcado de antemano, e igual que aquella en otro país podría ser enfocada hacia el cine de terror y que por pertenecer a Corea del sur fue dirigida hacia el thriller, en esta no menos estupenda “Paradox”, podemos aplicarle el mismo cuento… máxima o cómo queramos decirlo.

Y es que su premisa, la de un padre con cargo de conciencia que busca a su hija en un país extranjero descubriendo que esta se haya en manos de una red de tráfico de órganos, bien podría tomar distintos derroteros dependiendo de su origen. Si por ejemplo nos encontrásemos en la propia Corea del Sur, volveríamos al thriller, con mucha investigación policial y haciendo hincapié en los medios de comunicación y en la corrupción política. Sin ir más lejos, en mi país España, por mal que me pese, todo giraría alrededor del dolor y de la tragedia teniendo un drama en toda regla. Pero estamos ante una producción de Hong Kong así es que sin eliminar todo lo citado ya… ¿qué es lo que ha caracterizado a esta filmografía los últimos cincuenta años? Pues eso, no se necesita decir mucho más: la acción.

Lo primero que conviene decir es que por mucho que pensemos en un 3 tras el S.P.L (Sha Po Lang) que antecede al verdadero título del film, no estamos frente a una secuela ya que más allá de algunos de los intérpretes, responsables tras las cámaras y el género, la historia y personajes no se corresponden a los encontrados en las partes anteriores, así es que puede disfrutarse, nunca mejor dicho, independientemente. Eso sí, por mucho que lo que leáis aquí os guste, recomendaros el visionado de aquellas ya que no tienen tampoco desperdicio.

Aclarado esto, vayamos ya con el film.

Como resumía al inicio, la producción nos presenta a un padre con cargo de conciencia que busca a su hija desaparecida en Tailandia. Ni más ni menos. No os esperéis un guión esmerado ni giros argumentales ni nada estructuralmente ambicioso. La historia es la que es, y no se ha desarrollado más. Matices hay como el que el protagonista es agente de la ley para justificar sus habilidades marciales cuando lleguen los palos y la necesidad de un órgano se argumenta tras una operación de corrupción al más alto nivel para hacerlo más sangrante a ojos del pobrecito conciudadano harto de ese mal que afecta a todo el mundo sin distinción ya de origen, pero nada más.

Todo el desarrollo es lineal y siendo malos pero sinceros, únicamente sirve para encadenar escenas de acción. La diferencia, la que hace que el film dé un paso hacia adelante traspasando la barrera del simple entretenimiento son detalles paradójicamente -haciendo uso de su título- alejados tradicionalmente a priori de su género como los artísticos. El principal, una interpretación soberbia de un Louis Koo que hace años dejó de ser una cara ‘guapita’ para irse consagrando como un señor actor. No en vano su trabajo fue recompensado con varios galardones entre ellos los de “Mejor actor” en los locales “Hong Kong Film Award” y los más importantes “Asian Film Award” compitiendo, entre otros, con gente de la talla de Kim Yoon-Seok (“The chaser”, “The yellow sea”, “El gran golpe”, etc.).

Por suerte o por desgracia el rol de ‘Padre/madre coraje’ se ha estado perpetuando en las últimas décadas dando siempre excelentes resultados por medio de todo tipo de intérpretes creíbles que conseguían transmitir su dolor, pero aquí Koo justifica sus méritos acometiendo la conversión de su rabia más allá de soltar guantazos a diestro y siniestro. Decir que en cada golpe, empellón a pesar de estar medio muerto, lleva implícito una carga emocional puede quedar un poco pedante, pero realmente la excusa que decíamos de encadenar escenas de lucha queda un poco menos evidente gracias a su trabajo.

Y mientras Koo se sigue consagrando, el que sorprende es su compañero Wu Yue. Menos popular pero conocido por sus habilidades físicas, Yue parece contagiarse de su partenaire no conformándose en ser el típico escudero sabiendo aprovechar sus minutos dramáticos. Disposiciones interpretativas aparte, ese peinado le favorece y mucho. Oye, que no todo es alabar que sepa poner cara de pena…

La Banda Sonora a cargo del ya imprescindible Chan Kwong-Wing aporta lo suyo, esa capacidad para que los sentimientos trasciendan por encima de la acción y estos lleguen al espectador. Como seguidor del trabajo del compositor chino tengo que decir que hay algunos temas que me recuerdan demasiado al de la pareja “Two steps from Hell” pero quizás esto es una apreciación mía. O no.

Y es que en su demérito, “Paradox” provoca un constante ‘deja vu’ en el espectador. Ya sea por las escenas de acción, algunas situaciones o el propio entorno el film dirigido por el maestro Yip –sí, para mí lo es- nos traerá a la mente títulos como “Ong Bak”, “Redada asesina 2”, “The man from nowhere”, sus propias entregas anteriores o cualquiera de la vieja escuela de Jackie Chan. No en vano el coreógrafo es el mítico Sammo Hung retornando a la saga tras su relativa desaparición en la segunda entrega en sustitución de Nicky Li Chung-Chi y… ¡oh, qué casualidad! el nunca bien reconocido Ken Lo con un odioso aunque agradecido papel aquí.

Hung nos ofrece todo tipo de escenas físicas: algo del thai boxing local -tampoco mucho-, saltos, acrobacias y riesgo para los especialistas al estilo ochentero en las persecuciones, y mucha arma blanca en detrimento del contenido pirotécnico lo que le añade más realismo y peligrosidad.

Las escenas ‘machete en mano’ dejan en pañales a los míticos “swordplay” dadas las menores proporciones de las armas aumentando la incertidumbre para unos actores comprometidos. No es nada fácil esgrimir un arma a tan pocos centímetros de tu cara a tal velocidad y que ‘sin querer’ se te vaya la mano y ‘le des’ al colega que tienes enfrente.  Soberbio.

Sin embargo, por ser crítico, hay un puñado de asuntos que no permiten que esta llegue, bajo mi punto de vista, al nivel excepcional de su antecesora. Uno, que deje cabos sueltos como por ejemplo el devenir de la prostituta. Habiéndole dado su ‘minuto de gloria’ contándonos su motivación, podrían haberle concedido un final decente. O al menos un final.

Dos, que los cambios de idioma chirríen tanto. Manías mías, lo sé.

Tres, que para acompañar a las inmejorables sensaciones dejadas por algunos de los aspectos reseñados, le falta una fotografía acorde. No es que sea mala, simplemente es cumplidora. Algo más cuidada y/u oscura, elevaría el nivel general del film, ya de por sí como digo considerable.

Y cuatro, la poca presencia de Tony Jaa. No entiendo ni siquiera para que le dotan de cierta sensibilidad paranormal en determinado momento…

Resumiendo, “SPL: Paradox” ofreciendo una historia vista ya resulta refrescante gracias a sacar a la misma del marco habitual en estas tragedias. Un film de acción que hace los honores al género trascendiendo más allá del entretenimiento y espectáculo. Con esta, “SPL” conforma una de las mejores trilogías del género de la acción.

Tras detener a su novio y obligar a su hija a abortar, el oficial Lee Chung-Chi (¿casualidad que se llame igual que el anterior director de acción?) viaja hasta Tailandia para buscar a su hija desaparecida. Al llegar al país del sudeste asiático será ayudado por un agente local que simpatiza por su causa. Pronto descubrirán que esta fue secuestrada por una red de traficantes de órganos…

Postdata: El ínclito Domingo López nos informa que los productores de la película consideran a esta un ‘spin off’ ya que han comenzado a vender la siguiente entrega como la “verdadera” tercera parte. Entrecomillo lo de “verdadera” porque ya sabemos que de ‘continuidad’, nada.

4

SPL 2: A TIME FOR CONSEQUENCES – Cheang Pou-Soi – China/Hong Kong – 2015 – Acción

SPL2

Sí, ya sabemos cómo funciona esto: por mucho que lleve un 2 detrás del título, no estamos ante una secuela. Ni los protagonistas, ni el director es el mismo; y mucho menos la historia tiene relación. Es cierto que Wilson Yip, realizador de aquella, ahora ejerce de productor… ¡pero es que ni siquiera los guionistas repiten! Sin embargo, cómo decíamos, tampoco es que importe mucho ya que lo de tirar de marketing, aprovecharse de un título de éxito es una tradición ya añeja en la ex-colonia británica. ¿¡Qué más da una más!?

Dicho esto y asumiendo que la mayoría ya lo sabíais, vayamos con el film.

Los primeros comentarios que surgieron sobre la película por parte de los afortunados que tuvieron la suerte de verla fueron, más que loas o críticas, comparaciones a “The Raid 2/Redada Asesina 2”, el último fenómeno actioner llegado desde oriente. Y es curioso, no tanto porque esto en sí ya es una lisonja sino porque se utilizaba la obra de Gareth Evans en lugar de la del propio Yip, que en su momento conviene no olvidar también supuso un “boom” dentro del género.

Uno, antes de ver la película, achacaba la razón no a la corta memoria de críticos y aficionados que suelen señalar como referencia a lo que tengan más cerca, temporalmente hablando, sino a otra razón no tan superficial. Y es que para empezar, yo no soy de los que escuchan a “cualquiera” y si las comparaciones eran esas, tenía que haber una buena justificación. Lo primero que pensé fue que esto era debido a las claras diferencias creativas entre Cheang Pou-Soi, director de esta, y Wilson Yip. Y es que por el cariz de su producción Cheang Soi es mucho más… pesaroso, dramático, que su colega de profesión, y a la vez más cercano a Evans. Solo hay que ver su “Love battlefield” o, más aún, “Dog bites dog” para darse cuenta.

De hecho, cuando se comenzó a hablar del proyecto me extrañó la vinculación de este. Está claro que se movía bien en la acción e incluso con los grandes presupuestos como se vio con “The Monkey King”, pero “SPL” era otra cosa. Con “Shamo”, adaptación del manga “Shamo, gallo de pelea”, lo más parecido a una película de Artes Marciales que había realizado hasta la fecha, decepcionó a propios y extraños: no funcionaba ni como drama ni como film de acción.

Y luego, cuando se sumó al reparto un actor nada ‘marcial’ como Louis Koo tras haberse caído toda una referencia como Donnie Yen… la cosa no apuntó mejor: “SPL 2” tenía más pinta de ser OTRO drama de acción del corte de su autor que lo que uno esperaría con esta herencia.

Ahora, una vez vista, tengo que reconocer mi error a medias. ‘A medias’ porque por un lado a pesar de mis dudas “SPL 2” es un peliculón, y por otro porque en el fondo no me equivocaba: el film es un Drama de Acción.

La premisa de la película, siendo sinceros, es un poco estúpida. No solo vive de esas casualidades que solo ocurren en el mundo del cine sino que la misma tiene muchos “parecidos razonables”. Así en perspectiva y con el tiempo transcurrido uno se pregunta si sus sospechosos guionistas, Jill Leung y Huang Ying, una con otras obras de dudosa originalidad y el otro, técnico de FX, vieron “Get the gringo/Vacaciones en el infierno” y pensaron en adaptarlo a una historia que gustase en su tierra con -cómo no- agentes infiltrados y familias en riesgo de descomposición. Vamos, ingredientes que son comunes en el género desde hace varias décadas y que hasta firmaría el mismísimo Dante Lam, Rey por antonomasia de estos dramas de acción.

Y no paro de recalcar lo de ‘Drama’ más que nada porque los cinco primeros minutos son totalmente desoladores. No hay que ser padre para comprender la situación que vive el personaje interpretado por Tony Jaa; y ya no es solo eso, sino que el calificativo ‘de acción’ queda muy soterrado ante las situaciones que se nos presentan. Un dato: exceptuando la primera pelea, corta además entre Jaa y Jing, no tendremos escena de acción hasta el minuto 25.

Luego esta irá encadenándose llegando a esa frenética media hora final que como mandan los cánones en Hong Kong parece reservárselo todo, pero por muy buena que sea la acción –que lo es- queda empequeñecida ante la magia del conjunto.

El sobrenombre de la película es “A time for consequences”, y la verdad es que no ha podido estar mejor escogido. ¿Recordáis cuando decía unos párrafos más arriba que el guión era un poco estúpido? Pues bien, no solo no me retracto sino que tengo la impresión de que la idea de sus responsables era que todos pensásemos lo mismo. Aquí el objetivo era provocar esa susceptibilidad para, mediante el mensaje del film, ese irónico «Vaya, que pequeño es el mundo» que cualquier hijo de vecino puede soltar en su arranque, vaya perdiendo significado provocando un conflicto interior. En el mundo real, donde todos morimos y vivimos por impulsos y decisiones ya no importan las causas sino las consecuencias. “SPL 2” es como una de esas fábulas o parábolas, donde poco importa el contenido si a dónde quieres llegar es a la moraleja. Aquí ni hay moralina ni mensaje adoctrinador, solo una rotundidad de esas que calan hasta los huesos.

Para lograr esto, evadiéndonos por momentos de que estamos ante un film de acción, Cheang-Soi echa mano no solo de los avatares que le ofrece el guión sino también de una puesta en escena donde los gestos tienen su protagonismo. En esto ayuda mucho tanto una cuidada fotografía como la estupenda Banda Sonora de uno de nuestros favoritos como es Kwong Wing Chan, sin olvidar el montaje, aunque estos dos últimos apartados se crecen cuando llega, ahora sí, la acción.

Y es que para que una producción de este tipo destaque sobre otras, y más de esta manera tan sobresaliente, ya no basta con aplicar contundencia, espectacularidad y originalidad a tus escenas de acción. En “SPL 2” se nos ha estado vendiendo que las peleas eran tan reales que el rodaje tuvo que pararse varias veces porque los implicados realmente terminaban lesionados, y esto verdaderamente se nota. Pero como decía, no basta con ver cómo los especialistas caen desde alturas considerables o dan mamporros como si no hubiese un mañana; aquí Cheang-Soi ha cuidado todas las aristas, orquestando una pieza ejemplarizante y con poca cabida a la crítica. Desde el encaje de bolillos de los tres focos de atención del desenlace hasta ese acompañamiento musical con piezas de música clásica. Alguno dirá que es más efectista que otra cosa, vamos, de cara a la galería, pero señores… ¡que en EEUU se conforman con meter temas raps y algunos se corren de gusto! ¿No podremos aplaudir nosotros la elección de su director?

Para ir acabando… ¿es mejor “The Raid 2/Redada Asesina 2” o “SPL 2”? Difícil contestación. Mejor que la primera SPL creo que todos estaremos de acuerdo, pero en cuanto a la de Evans… Me la juego. Como vehículo espectacular la indonesia es más llamativa, pero como película, película en conjunto, “SPL 2” le gana la partida y por mucho. Y no estoy diciendo que la acción sea peor, solo que quizás la de Evans tiene un ritmo más constante. Pero lo dicho, aquí no solo tenemos el grado de implicación de los especialistas sino escenas que formarán ya parte de nuestra antología del género de la acción como esa “one-shot” en la cárcel, el “navajita plateá” del piso franco de Mong Kok o los últimos minutos finales con Max Zhang empequeñeciendo a Jaa y Jing.

Para terminar, un par de chorradas.  La primera, algunos “parecidos razonables” más: el panel publicitario de los ojos y gafas de Louis Koo con el aparecido en “El gran Gatsby”, el aspecto de Max Zhang en plan Guy Pearce o el de un Ken Lo rapado al estilo del inseparable de Jaa, Petchtai Wongkamlao. Y la segunda, que echo a faltar a Andy On e Iko Uwais para haber completado el roster de mejores actores marciales de la última generación.

Resumiendo, “SPL 2: A time for consequences” es una brutalidad. Es poner al cine de acción al mismo nivel que otras producciones y géneros más respetados. Una fábula que aúna espectáculo y sentimiento en una sinfonía arrebatadora. El mejor film de acción del 2015, y posiblemente quizás de cualquier género.

5

Louis Koo protagoniza “Kung fu monster” lo nuevo del director Andrew Lau.

El prolífico cineasta Andrew Lau (Infernal Affairs) vuelve con su nuevo trabajo de nombre Kung Fu Monster (también conocido como When Robbers Meet the Monster), película de fantasía y adscrita al genero del wuxia y producida por Derek Yee (Sword Master).

La película está protagonizada entre otros por Louis Koo (Paradox), Zhou Dongyu (The Thousand Faces of Dunjia), Haden Kuo (Tiny Times trilogy), Cheney Chen (La Gran Muralla), Bao Bei’er (Zhong Kui: Snow Girl and the Dark Crystal) y Gordon Lam (The Brink).

Kung Fu Monster nos cuenta la historia de varios héroes de Greenwood que se están preparando para robarle al gobierno el mando del pueblo. Sin embargo, las cosas se complican cuando un monstruo hace su aparicion.

Por ahora no hay tráiler para Kung Fu Monster la cual llegará a los cines el próximo mes de diciembre.

D

 

 

Premiados en la 37ª Hong Kong Film Awards celebrado ayer Domingo.

Ayer Domingo se celebro la 37ª Hong Kong Film Awards en la que la gran triunfadora fue la película de Our Time Will Come el nuevo trabajo de la realizadora Ann Hui que estaba nominada a 11premios pero que al final se alzo con cinco entre ellos el de mejor película y mejor dirección.

Louis Koo continuó su racha ganadora de premios este año al mejor actor por su actuación en Paradox, el actor dedicó su victoria a la industria cinematográfica de Hong Kong. También destacar que el film de Wilson Yip también lograria entre otros premios menores el de el premio a la mejor coreografía de acción que recayó en el mítico actor y director Sammo Hung.

La veterana Teresa Mo ganó el premio a mejor actriz por su papel de madre de un adolescente autista en Tomorrow is Another Day, mientras que el prolífico actor de carácter Philip Keung, nominado dos veces en la misma categoría este año, fue nombrado mejor actor secundario por Shock Wave. Aquí os dejamos la lista de los premios mas importantes otorgados:

MEJOR PELICULA:

Our Time Will Come

MEJOR DIRECTOR:

Ann HuiOur Time Will Come

MEJOR GUION:

Xiaoying You, Sylvia Chang, Love education.

MEJOR ACTOR:

Louis Koo, Paradox

MEJOR ACTRIZ:

Teresa Mo, Tomorrow is Another Day

MEJOR ACTOR SECUNDARIO:

Philip Keung, Shock Wave

MEJOR ACTRIZ SECUNDARIA:

Deanie Ip, Our Time Will Come

MEJOR ACTOR REVELACION:

Ling Man-lung, Tomorrow is Another Day

MEJOR NUEVO REALIZADOR:

Kearen Pang, 29+1

MEJOR PELICULA DE MAINLAND AND TAIWAN:

The Great Buddha +

MEJOR COREOGRAFIAS DE ACCION:

Sammo Hung, Paradox.

MEJOR FOTOGRAFIA:

Jason Kwan, Chasin the dragon

MEJOR MONTAJE:

Ka Wing Li, Chasing the dragon

MEJORES EFECTOS ESPECIALES:

eric xu, Wukong

MEJOR MAQUILLAJE Y VESTUARIO:

Bruce Yiu Yu Kar On,  Pik Kwan Lee,Journey To The West 2

PREMIO A LA MEJOR CANCION:

Ronald Cheng, An Unheard Melody

MEJOR BANDA SONORA:

joe hisaishi, Our Time Will Come

PREMIO A TODA UNA CARRERA:

Chu Yuan.

Nuevo tráiler.”Paradox”, la segunda secuela de “SPL: Sha Po Lang” de nuevo con Tony Jaa y Louis Koo.

Paradox es como se conocerá a la tercera entrega de la saga SPLSha Po Lang que en España conocimos como Duelo de Dragones, dirigida por el maestro Wilson Yip, que cuenta con excelentes obras tales como Flash pointIp Man 1, 2 y 3 o Dragon Tiger Gate, y protagonizada por Donnie Yen, Sammo Hung Kam-BoSimon Yam o Jacky Wu y que tendría una primera secuela que llevaría por nombre, en nuestro país, El despertar de los dragones, esta vez sin la presencia de Donnie Yen pero con la incorporacion al reparto del artista marcial tailandés Tony Jaa y el actor Louis Koo.

Esta primera secuela fue dirigida por el realizador Cheang Pou-Soi quien tiene unas cuantas  películas a tener en cuenta en su filmografía como Motorway o Accidente, esta ultima cinta fue protagonizada precisamente por Louis Koo. Tanto Tony Jaa como Louis Koo repiten en esta tercera entrega pero ahora a las ordenes, de nuevo tras las camaras, de Wilson Yip que regresa tras su ausencia en la primera de las secuelas. La película se estrenará en China/Hong Kong el próximo 25 de Agosto.

Paradox cuenta con las coreografías en las escenas de acción del gran Sammo Hung, quien ya fuese el malo de la primera entrega de esta saga. En esta ocasión será el actor Louis Koo  quien sea el protagonista de la cinta, en la anterior hizo de villano. Mientras que Tony Jaa tendrá otro papel diferente al que encarnase en la cinta anterior. La historia de Paradox no varia mucho, tiene similitudes con la de El despertar de los dragones.