THE GREAT BATTLE – Kim Kwang-Sik-I – Corea del Sur – 2018 – Aventuras épicas

Thegreatbattle

Hace pocos días escribiendo la reseña de la estupenda “Padmaavat” decía que como película épica era tremendamente emocionante pero que le faltaba acción. Ahora me toca el turno de esta “The great battle” y tengo que decir justo lo contrario: que como película épica tiene acción por un tubo pero desgraciadamente le falta emoción. Bueno, la verdad es que le falta emoción, imaginación y hasta sentido común.

Quizás es que me estoy haciendo mayor y ya no me basta con una hora y media de peleas, batallas y sangrías por doquier. O quizás es que me he vuelto muy exquisito, quién sabe, la cuestión es que empezando por el final, por las conclusiones, esta “The great battle” me ha parecido un entretenimiento muy digno pero poco más.

Para empezar su guión dejando de lado que más simple no puede ser, el asedio de una plaza fortificada por parte de los malvados chinos, peca de una previsibilidad espasmosa. Sin destripar nada porque ocurre al principio y es taaaan evidente que no descubro nada importante, cuando al protagonista le asignan como misión asesinar al Comandante de la fortaleza de Asin ya sabemos que esto no va a ocurrir. Alguno me dirá que es normal porque de acometer su objetivo no tendríamos película; pues bien, yo le diré que sí, que tiene razón pero que más allá de esa puntualización hay muchos otros términos que de lejos se saben cómo acabarán. Por ejemplo, acompañar de música sensible en las pausas entre batallas a determinados personajes, conociendo la idiosincrasia surcoreana, ya nos lleva a pensar que los mismos van a tener un final trágico.

¡Es tan evidente que cuando sucede en lugar de pena sentimos indignación! Y no tanto por la previsibilidad sino porque no dan tiempo siquiera a fomentar el cariño por esos personajes. Se creen que por unas notas tristes de música o un segundo de atención de la cámara ya se forja una conexión entre estos y el respetable. Pues no.

Y si emoción no hay y sorpresa tampoco, como decía al principio, sentido común ni existe. El consabido ‘todo vale’ vuelve a convertirnos en los tontos de turno para vendernos la idea del guionista más ridículamente ingenioso. Dejando de lado que obvian por completo lo que es un asedio y los problemas de comunicación, logística… ¡alimentación! de los sitiados –magníficos ejemplos podemos encontrar en otras producciones sin mucho buscar- se nos ponen a erigir una montaña/montículo/montón de mierda sin tenernos al tanto del tiempo de construcción para que no nos echemos unas risas. Y lo mismo para los pseudo-túneles que construyen nuestros héroes para contrarrestar el ingenio (ingenuo…) enemigo. Claro, es que luego para resolver el problema basta con cortar unos pilaritos de ná y ‘sanseacabó’. Lo mismo se puede decir de esas torres con puentes levadizos surgidas de la nada, milagros de la ingeniería china… Todo está rodeado de una nebulosa tan confusa y estúpida a sabiendas de la atrocidad que están cometiendo que nos les importa evidenciar que están haciendo el ridículo. Al menos son honestos.

¿Y qué más da cuando lo que importa es ofrecer espectáculo y batalla? Pues sí, desde esa perspectiva, “The great battle” es un buen producto. De las dos horas y pico de duración, hora y media, como decía al principio, está centrada en ofrecer confrontaciones sin tregua.

Para ello se ha recurrido a un buen número de extras, esos miles, millones por momentos que aparecen obra y gracia de la industria digital, todos bien uniformados y motivados para mostrar contundencia.

Quizás le falte más sangría aunque se hace mucho hincapié en la que hay y quizás eso denote el miedo a no asustar a un público timorato con la violencia como el surcoreano. Y es que conviene recordar que el film va dirigido a las grandes masas.

Las coreografías sin ser grandiosas resultan vibrantes sobre todo las protagonizadas por nuestro héroe con el arco en la mano ya que entra el factor digital con la cámara siguiendo la trayectoria de las flechas y el comandante dando saltos al más puro estilo Légolas.

Volviendo a unos párrafos arriba, algunas infografías ‘cantan’ un poco en las grandes masas como esa caballería al galope con los caballos moviéndose más al estilo balancín que como al animal noble ‘carne de cañón’ en este tipo de producciones. También en las escenas aéreas sobre todo en la fase final del ‘ínclito’ montículo parece que estamos viendo la secuela de “La gran muralla” de Zhang Yimou, pero en líneas generales el apartado técnico como el artístico es solvente como en todas las producciones de esta procedencia.

Algo por el estilo se puede decir de su reparto, cumplidor y con encanto, pero poco más. De todas formas no hay muchas exigencias en este tipo de producciones y más aquí que no hay tiempo para crear situaciones que requiriesen de un mayor esfuerzo interpretativo. De hecho, a la hora de buscar emociones es la Banda Sonora la que pone más empeño y la que logra, bajo mi punto de vista, un notable.

Resumiendo, si buscas una película para pasar el rato viendo batallas sin importar el qué ni el cómo, “The great battle” se ajusta a lo que buscas, pero si lo que quieres es una buena película épica tienes otras muchas opciones incluso dentro de la propia Corea.

3

 

 

Anuncios

“Intimate Strangers” de Lee Jae-Kyu la comedia de más éxito en Corea del sur.

Intimate Strangers” dirigida por Lee Jae-Kyu (“The Fatal Encounter”) se ha convertido en la comedia coreana de mayor éxito en lo que va del año. Desde su estreno el pasado 31 de octubre ha atraído a mas de 3.5 millones de espectadores. Superando a la otra comedia de nombre “Keys to the Heart“, que atrajo a 3.42 millones cuando llegó a los cines en enero.

Esta producción es el remake surcoreano del film italiano “Perfetti sconosciuti” del director Paolo Genovese que a su vez tuvo una adaptación en nuestro país con el mismo título de mano de Alex de la Iglesia. El éxito del film surcoreano fue inicialmente entre las veinteañeros, pero parece ser que el boca a boca está funcionando y está atrayendo a los espectadores  de entre 30 y 40 años.

Intimate Strangers” está protagonizada por Yu Hae-Jin, Cho Jin-Woong, Lee Seo-Jin, Yum Jung-Ah, Yoon Kyung-Ho, Kim Ji-Soo y Song Ha-Yoon y en la que se nos cuenta en tono de comedia como un grupo de amigos están celebrando una cena. Esa apacible cena cambiara cuando todos decidan hacer un juego con sus móviles.

Intimate

Premiad@s en la edición 55 de Daejong Film Awards.

La lista de los ganadores de la 55th Daejong Film Awards que se dio a conocer ayer día 22 en Corea del sur:

El premio de mejor película se lo llevo la premiadísima y posible candidata a los oscars por parte de Corea del sur, “Burning“, aunque en esta ocasión se puede decir que fue la perdedora ya que no se llevaría ningún premio mas;  la cual competía con otras producciones como “The Spy Gone North”, “The Fortress”, “Along With the Gods: The Last 49 Days”, y “1987: When The Day Comes”.

El premio al mejor director recayó en Jang Joon-Hwan por su trabajo en 1987: When The Day Comes. Otros nominados en esta categoría fueron Kim Yong-Hwa (“Along With the Gods: The Last 49 Days”), Yoon Jong-Bin (“The Spy Gone North”), Lee Chang-Dong (“Burning”), y Hwang Dong-Hyuk (“The Fortress”).

En la categoría de mejor actor el premio fue exequo para Hwang Jung-Min Lee Sung-Min por sus respectivos  papeles en el film “The Spy Gone North”. Tuvieron que competir por este premio junto a su compañero de reparto Kim Yun-Seok  (“1987: When The Day Comes”), Lee Byung-Hun (“The Fortress”), Yoo Ah-In (“Burning”), y Cho Jin-Woong (“Believer”).

En lo referente a mejor actriz el premio le fue otorgado a Na Moon-Hee  por su papel en la cinta de “I Can Speak” y la cual tuvo como contrincantes a Kim Da-Mi (“The Witch: Part 1. The Subversion”), Kim Tae-Ri (“1987: When The Day Comes”), Kim Hae-Sook (“Herstory”), y Esom (“Microhabitat”).

El premio al mejor actor de reparto cayó en Kim Ju-Hyeok por su trabajo en “Believer“, mientras que en los nominados nos encontramos con Gi Ju-Bong (“The Spy Gone North”), Song Sae-Byeok (“Seven Years of Night”), Steven Yeun (“Burning”), Jin Seon-Kyu (“The Outlaws “).

Jin Seo-Yeon la compañera de Kim Ju-Hyeok en “Believer” fue la que se alzo con el premio a mejor actriz de reparto. Ella competía contra Go Min-Si (“The Witch: Part 1. The Subversion”),Kim Sae-Byuk (“Adulthood”), Kim Sun-Young (“Herstory”), Jung Yu-Mi  (“Psychokinesis”).

Jeon Go-Woon logro el de mejor nuevo director y el de premio a mejor guion original por su primer trabajo “Microhabitat“. En esta categoría también estaban Kang Yoon-Sung (“The Outlaws”), Shin Dong-Seok (“Last Child”), Lee Seok-Geun (“On Your Wedding Day”), y Lim Dae-Hyung (“Merry Christmas Mr. Mo”).

El premio a mejor nuevo actor fue para  Lee Ga-Sub por su trabajo en “The Seeds of Violence“, mientras que los que se quedaron sin premio estaban Ko Sung-Hwan (“Loser’s Adventure”), Oh Seung-Hoon (“Method”), Wi Ha-Joon (“Gonjiam: Haunted Asylum”), Jung Ga-Ram (“The Poet and The Boy”).

y Kim Da-Mi logro el de mejor nueva actriz por su personaje en “The Witch: Part 1. The Subversion“. Las otras nominadas fueron Kim Ga-Hee (“Park Hwa-Young”), Jun Jong-Seo (“Burning”), Jin Ki-Joo (“Little Forest”), Lee Jae-In (“Adulthood”).

2018

Nuevo tráiler para “Rampant” (“Changgwol”), los zombies invaden la era Joseon.

Seguimos hablando de “Rampant” una de las propuestas más fuertes que llegará desde Corea del sur, una película que se estrenará en el país asiático este 25 de octubre esta a ser llamada la que supere el éxito de “Train to Busan” en las taquillas surcoreanas con un nuevo film de zombies aunque en esta ocasión su historia sucede en la era Joseon.  Esperemos tener la posibilidad de que esta cinta nos llegue nuestro país en algún momento.

El actor Hyun-Bin (“The negotiation”) vuelve a colaborar con el director Kim Sung-Hoon tras haberlo hecho en “Confidential Assignment” para  este film de título original “Changgwol” en la que también participa el siempre interesante Jang Dong-Gun (“No tears for the dead”), Jo Woo-Jin (“Inside Men”), Kim Eui-Sung (“Train to Busan”), Jeong Man-Sik (“Battleship Island”) y Seo Ji-Hye (“Lone Tree”).

Rampant” que tendrá un estreno en cines de Estados Unidos el próximo 2 de noviembre narra la historia de Lee Chung un príncipe que es hecho prisionero por la dinastía Qing, mientras su hermano se corona como nuevo rey obligando a Lee Chung a volver después de más de diez años. Sin embargo, a poco de su regreso tendrá que hacer frente a unos monstruos que corren de manera descontrolada por las noches…

 

 

Nuevo tráiler para “Rampant” el esperado film de zombies en la era Joseon con Hyui-Bin y Jang Dong-Gun.

Un nuevo teaser tráiler ha salido para “Rampant” (“Changgwol”), la nueva cinta de zombies que llega desde Corea del sur.  La trama de la película dirigida por Kim Sung-Hoon se ambienta en la dinastía Joseon. Su estreno en cines surcoreanos será el próximo 25 de octubre.

Hyun-Bin (The Negotiation), Jang Dong-Gun (No tears for the dead), Jo Woo-Jin (“Steel rain”), Kim Eui-Sung (“Train to Busan”) , Jeong Man-Sik (“The Yellow Sea”) Park Jin-Woo (Un monstruo en mi puerta”) son parte del reparto de este film que ha contado con el guion de Hwang Jo-Yoon (Oldboy).

Lee Chung es un príncipe que es hecho prisionero por la dinastía Qing, mientras su hermano se corona como nuevo rey obligando a Lee Chung a volver después de más de diez años. Sin embargo, a poco de su regreso tendrá que hacer frente a unos monstruos que corren de manera descontrolada por las noches…

Póster y teaser para “Beautiful Days” la película que inaugurará el 23° Festival Internacional de Cine de Busan.

Beautiful Days” (“Byootipool Deizu“) la película dirigida y escrita por Jero Yun (“I Miss You”) será la que inaugure el próximo 23° Festival Internacional de Cine de Busan que se celebrara desde el 4 de octubre al 13 del mismo mes. “Beautiful Days” está basada en hechos reales.

El reparto esta formado por Lee Na-Young (“Dream”), Jang Dong-Yoon (serie TVMr Sunshine”) quien debuta en el cine con este proyecto, Oh Gwang-Rok (“Sympathy for Mr. Vengeance/Oldboy/ Sympathy for Lady Vengeance”), Lee Yoo-Joon (“For the Emperor” ), Seo Hyun-Woo (“Believer”) y Lee Jung-Joon (“Dreams Come True”).

La trama de la película nos cuenta como una mujer norcoreana deserta a Corea del sur dejando a su marido y su hijo de etnia coreana en China. 14 años después su hijo viaja a Corea del sur para conoce a su madre por la que siente un gran odio.  Ella trabaja en un bar y vive con un tipo que la trata mal.

 

BDY

 

RV: RESURRECTED VICTIMS – Kwak Gyeong-Taek – Corea del Sur – 2018 – Thriller fantástico

RV

De casta le viene al galgo”. Soy de los que piensan que los refranes, al igual que los proverbios, vengan de donde vengan, a tenor de los nuevos tiempos han perdido gran parte de esa carga que hacían que muchos se valiesen de ellos amparándose en la sabiduría tradicional, pero en esta ocasión me viene que ni pintado para dar comienzo el análisis de esta película.

La cuestión es que la premisa de esta “RV: Resurrected victims” es una de las mejores que he podido ver en años. Os la voy a resumir y me diréis si no os lo parece.

Las personas que fallecieron en circunstancias violentas y cuyos casos no han podido ser resueltos vuelven a la vida en las mismas condiciones antes de morir. Nada más “despertarse” acuden a las personas causantes de su muerte para vengarse. Tras ello, vuelven a desaparecer tras una combustión instantánea. Por si faltase algo, justo antes de lograr su objetivo e indiferentemente de su origen, dicen “Ranekama”, “Por venganza” en hebreo antiguo por lo que la iglesia católica es la encargada de investigar estos casos de supuesta resurrección.

¿A qué sí, a qué suena interesante? No en vano adapta una novela del local Park Ka-Ik y esto se deja notar.

La cuestión, el porqué del inicio de la reseña, es que en Occidente esta premisa daría para una película de terror, pero como Corea del Sur es como es, para lo bueno y lo malo, nos encontramos con un thriller. Y es que el que más y el que menos, ya sabe que esta nación y por extensión, cinematografía, ha hecho del thriller casi una religión. Y no lo digo porque haya que tenerle fe sino porque obra milagros de la nada.

Este no es el caso, tenemos una buena base y otros elementos que, adelantando conclusiones, conforman un peliculón. Así es que vayamos con ellos.

Si bien esa sinopsis dada a vuelapluma nos hace pensar en misticismo y horrores bíblicos, aquí como decía líneas arriba todo gira en torno al suspense, persecuciones y drama; vamos, las tónicas del género.

Sin embargo lo que eleva el nivel de la producción más allá de ese ‘más de los mismo’ al que parezco referirme con mis palabras son un par de elementos.

Para empezar, ese misterio que encierra la película y que produce que nos enganche. El caso que centra la trama dentro del relativamente escaso número de resucitados es el de una madre que al volver atenta contra su propio hijo, hijo al que adoraba en vida. Por si faltase poco, este es fiscal y que todo apunte a que, al volverse contra él su progenitora, sea el culpable de su muerte, abre tanto una grieta en el sistema como dos investigaciones, la que lleva el propio protagonista para limpiar su nombre y encontrar al verdadero asesino de su madre como otra paralela apartado como está, obviamente del caso.

El segundo y no menos importante aunque por ‘cuota de pantalla’ menor en cuanto a presencia es el que marca el drama personal de los protagonistas. Todos tenemos madre. Algunos no han podido conocerla, otros ya desgraciadamente la han perdido y los que más, aún tenemos la suerte de conservarla. La mayoría, sea el caso que sea, sabemos el rol que juega/ha jugado en nuestra vida y el hueco que deja o puede dejar. Aquí nos encontramos para mayor pesar con una madre que ha cuidado sola a sus hijos y una unión inquebrantable entre los miembros de la familia. Pues con este contexto, imaginaros que os acusan de matar a vuestra madre. Terrible.

Pues si sumamos al dolor en cierta forma la culpabilidad del protagonista conociendo las circunstancias que rodean a los resucitados, tenemos un bagaje dramático creíble tanto por ese resentimiento como por la justificación de algunas de las reacciones de este.

Sin embargo esto no podría funcionar tan bien como lo hace sino fuese por la implicación de su estrella protagonista, Kim Rae-Won. Atrás queda aquel jovenzuelo, típico guaperas, protagonista de Kdramas. Rae-Won, a pesar de todavía sus rasgos añiñados, es ya un adulto y no solo por edad -roza los cuarenta ya- sino por interpretación. No digo que sus trabajos anteriores fueran malos, es más, siempre ha sido cumplidor, sino que, poco a poco, se está convirtiendo en alternativa a las ‘vacas sagradas’ del país. Rae-Won, sin grandes manifestaciones emocionales, transmite lo que la película requiere hasta tal punto que nos llega a conmover. Tengo que confesar que su desenlace me hizo saltar alguna lagrimita.

En ello también influye tanto la dirección del veterano Kwak Gyeong-Taek, realizador de clásicos ya modernos como “Friend” y otras producciones  recomendables como “Typhoon: amenaza pirata”, “Champion”, “Eye for an eye”, “A love” y sobre todo “Pained”, como su Banda Sonora. Mira que he buscado quién es su compositor y no he podido encontrar nada. Entre violines, notas de piano, órgano clásico y efectos electrónicos nos da como resultante una suerte de composiciones entre Hans Zimmer y el Mike Oldfield más actual, la partitura de la película es una de las más bonitas que he podido oír en una película este año. Sensible pero potente en sonidos, no nos extraña que Gyeong-Taek dé protagonista a la música en las mejores escenas del film, sobre todo en la parte final.

Y ya que estamos con esta, no se puede desvelar mucho para no restarle suspense, pero su resolución sorprende. Se le puede criticar la manipulación de ocultar datos –¿en qué película del subgénero se permiten ser honestos?- pero… ¿criticar la carga religiosa en la moraleja del film? De lo que ‘habla’ –ya digo que no puedo concretar más ya que destrozaría el misterio- está presente en casi todas las religiones, además de ser una práctica sana para el espíritu. A mí particularmente me caló como he dicho, y mira que soy “duro” para estos mensajes adoctrinadores, como he llegado a leer por ahí.

Por último añadir que la fotografía a cargo de Kim Sung-Hwan resulta competente, aprovechando las abundantes escenas de lluvia que nos regala el film, entorno que siempre resulta estimulante para  este tipo de producciones, y más de este origen, casi una marca de fábrica de su cinematografía.

Para cerrar decir que hasta su metraje es también plausible: hora y media. Directa y al grano, tanto a la mente como al corazón.

Resumiendo, excepcional thriller fantástico que navega entre varias aguas para conformar un producto redondo que engancha y transmite. Claro candidato para remake occidental. Uno de los mejores films que nos llegan este 2018 para un servidor.

Seo Jin-Hong es un fiscal implacable. Su carácter se endureció aún más cuando no pudo encontrar al asesino de su madre siete años atrás. Para su sorpresa, esta volverá de la tumba como una de las denominadas “Víctimas resucitadas”, personas que sin saber cómo vuelven a la vida dispuestas a vengarse de quién las asesinó. Lo peor, es que su propia madre atentará contra él, haciendo que recaigan sobre su persona las sospechas de todo el mundo.

5