Un nuevo tráiler para “The Monkey King 3: Kingdom of Women”, Aaron Kwok sigue encarnando al rey mono.

Aaron Kwok (Accident) vuelve a encarnar al rey mono por segunda vez en la que es la tercera entrega de este mitico personaje:  The Monkey King 3: Kingdom of Women (también conocida como The Monkey King 3: Land of Beauty), vuelve a estar dirigida como las dos anteriores por Soi Cheang Pou Soi (SPL 2).

En el reparto de esta nueva aventura llena de fantasia y accion tambien estan Feng Shaofeng (El guardaespaldas), Zhao Liying (Royal Treasure), Xiaoshenyang (Jian Bing Man), Le Law (El Rey Mono), Liu Tao (El extranjero), Lin Chi-ling (Monk Comes Down the Mountain) y Gigi Leung (Bangzi laohu ji).

The Monkey King 3 se estrenara a nivel nacional en el mes de febrero, exactamente, el 16 de febrero de 2018, y en poco tiempo tendrá fecha para su lanzamiento en los Estados Unidos.

Anuncios

“The Monkey King 3: Kingdom Of Women”, la aventura continúa para el Rey Mono de Aaron Kwok. Tráiler.

El 16 de febrero del 2018 se estrenara en las salas de cine de China la que es la tercera entrega de las aventuras del rey mono: The Monkey King 3: Kingdom Of Women, como siempre cabe decir esta cinta está inspirada en la legendaria novela de Journey to the west, de la cual se han hecho diversas adaptaciones tanto para cine como para la pequeña pantalla, de animación o a imagen real.

El director Cheang Pou-Soi (El despertar de los dragones (SPL2)/Motorway/Accident) es nuevamente quien se ha puesto detrás de la cámara al igual que ya hiciera con las dos películas anteriores: la primera protagonizada por Donnie Yen mientras que la segunda y tercera entrega el personaje de Sun Wukong (rey mono) está encarnado por Aaron Kwok. William Feng,Feng Shaofeng, Zanilia Zhao, Xiao Shen-Yang y Le Law completan el reparto.

Monk Xuanzang y su grupo se dirigen al territorio conocido como el País de las Mujeres, A sugerencia de Sun Wukong hace que Xuanzang pretenda casarse con la gobernante de dicho país.

 

Teaser tráiler para el remake de espias “Eternal Wave” con Aaron Kwok.

Empezamos este Miércoles 13 de Septiembre con Eternal Wave interesante propuesta venida desde China, una producción de espiás y acción ubicada en el año 1930 y que llega de mano del realizador Billy Chung. En verdad esta cinta se trata de un remake del film homónimo chino rodado en el año 1958 por Wang Ping y protagonizado por Sun Dao-Lin, Yuan Xia y Wang Xin-Gang. Como vemos los remakes no son solo cosa del cine made in Hollywood. Eternal Wave se estrenará en China el próximo mes de Diciembre.

Esta nueva versión de aquel del 58 esta protagonizada por la actriz Zhao Li Ying quien ha participado en cintas tales como Royal Treasure, Duckweed o la que es la tercera entrega de la saga de Monkey King en la que actuá junto a Aaron Kwok con quien precisamente comparte reparto en esta Eternal Wave. Aaron Kwok, cantante y actor gran conocido por los aficionados al cine asiático por películas como la saga de The Detective, Cold war, Monk Comes Down the Mountain o la saga del Rey mono…etc. También destacar la presencia de un mito viviente del cine asiático como es Simon Yan.

Una historia a tres bandas la cual se desarrolla en 1930 cuando Japón tenia a China sometida y los ciudadanos de este país luchaban de la manera que podían para sobrevivir y seguir luchando para ver libre a su país. Una agente femenina japonesa, Li Xia quien ejerce de transmisor de radio subterráneo CPC para el Partido Comunista de China se ve inmerso en una misión: la de reconstruir un medio de comunicación para sus compatriotas.

 

Nuevo tráiler para “Peace Breaker” el remake de Hong Kong de la cinta surcoreana “A hard day”.

El actor Aaron Kwok es el protagonista de Peace Breaker remake HongKones del film de acción filmado en Corea del sur A hard Day por Kim Seong-Hoon en el año 2014 y  protagonizadado por los actores Lee Seon-Gyun, a quien hemos visto en Our Sonhi de Hong Sang-Soo, y Cho Jin-Woong, que ha hecho papeles en películas como Nameless Gangster dirigida por Yoon Jong-Bin.

Nadie a estas alturas va a negar el gran actor que es Aaron Kwok en cuya carrera en el cine ha hecho de todo y en películas que cualquier fan del cine asiático recuerda como las dos entregas de la saga de El detective, las dos entregas de The Storm Riders o las otras dos de Cold war. A Kwok le acompaña en el reparto de este remake Wang Qianyuan actor visto en cintas como Brotherhood of the Blades o Saving Mr. Wu, junto a nuestro apreciado Andy Lau.

La historia de este remake dirigido por Yi-chi Lien que se estrenará en los cines el próximo 18 de Agosto sigue las misma trama del film original en la que un detective investigado por asuntos internos tiene un mal dia; su mujer le pide el divorcio, su madre fallece y en el camino al funeral de su madre atropella a alguien…

 

MONK COMES DOWN THE MOUNTAIN – Chen Kaige – 2015 – China – Artes Marciales

MonkLo primero que quiero hacer es, como otras muchas veces hago, una confesión. Por el director de esta película tengo un especial cariño, y no solo porque algunas de sus películas me han encantado sino, y entrando en el terreno más personal, estuvo residiendo casi un año en mi ciudad, Valencia, preparando la ópera “Turandot” llegando a ofrecer alguna charla con aficionados al cine. Sin embargo que ello no os lleve a pensar que voy a olvidarme de mi objetividad. Así es que si, adelantando conclusiones, os digo que esta “Monk comes down the mountain” es una de las mejores películas, no solo de China, sino de toda Asia del 2015, creerme que es lo que yo siento, favoritismos aparte.

Para empezar nos encontramos con una obra que, siendo atípica, podría formar parte junto a otras películas de un conjunto bastante reconocible. Es cierto que está basada en un best-seller reciente del escritor metido también a cineasta Xu Haofeng, pero a dónde quería llegar es a esa idea de conjunto de este tipo de producciones como “Forrest Gump” o “La vida secreta de Walter Mitty” en las que seguimos a un protagonista a través de sus aventuras para conocer no solo más de su vida sino para dejar un poso a la meditación.

En “Monk comes down the mountain” seguimos a un monje sin más objetivo que el de sobrevivir cuando lo echan del monasterio en el que residía, pero que poco a poco, a través de las desventuras que vive, irá descubriendo su verdadera meta.

Dicho así, uno creerá que va a encontrarse, metidos como estamos en un contexto asiático y con un realizador otrora paradigma del nuevo cine de autor chino, con ese misticismo que muchas veces abusa del verso, el mensaje y el, al fin y al cabo, engolamiento; sin embargo este Kaige con los años se ha vuelto irónicamente “viejo” y en lugar de recular, haciéndose consecuentemente cómodo, se ha transformado en una máquina comercial donde todo le parece poco. Sí, parece que hable en clave así es que descifremos.

Encajar la película en un género sería harto difícil ya que conjuga temas y transmite diferentes sensaciones, pero puesto a encuadrarlo en una clasificación, lo incluiría en el de Artes Marciales, así, en mayúsculas. La acción del film es una de sus bazas ya que sin ir más lejos ocupa un 60% del metraje, y lo que es mejor, vibrante y espectacular. Pero dejemos la acción para más tarde. El 40% restante se divide entre melodrama, comedia y unos cuadros visuales que ya los quisiera el colega de Kaige, Zhang Yimou, para sus películas.

La fotografía, junto a unas infografías más centradas en ofrecer belleza que servir de vehículo para el espectáculo más rimbombante, nos regala algunas de las estampas más cuidadas que podremos ver este año como ese fondo del lago, el bonsai floreciendo o la ya más grandilocuente escena bélica. De hecho, merecería ser vista en pantalla grande, amén del sistema 3D para el que fue concebida. Y ya no es tanto la composición como la calidad. No en vano, los efectos especiales están a cargo de los responsables de films como “Sucker punch”, “Moulin rouge”, o -¡qué casualidad!- los “Hero” y “La casa de las dagas voladoras” de Zhang Yimou.

Sobre la parte de melodrama, merece un mayor desarrollo por mi parte. Tras lo dicho de lo espectacular de su acción y lo bello y suntuoso de su propuesta –no solo paisajes y fondo, sino dirección artística y atrezzo- uno creerá que los paréntesis entre las distintas peleas no son más que eslabones que obviamente solo sirven para unir a estas. Puede, más que nada porque al principio la película parece que no tiene un hilo argumental claro. No obstante, pronto encontraremos nexos de unión que van más allá de pasar de una historia a otra, de una relación del protagonista con otros personajes. Bien analizado, bajo esa superficie nos encontramos más conceptos que el aparente Karma que es el que al final se nos vende; no es tan difícil detectar en un lado de la balanza la lujuria y la traición, en contraposición con la fidelidad, lealtad y perseverancia.

Sutil y sibilinamente, sin engolamiento, como decía al principio, porque aquí no se intenta adoctrinar sino dejar poso y abrir caminos como podemos ver también en esa picardía o la omnipresente nota homosexual –¿soy el único que ve en Chang Chen un homenaje a Leslie Cheung y más con Aaron Kwok?- que caracteriza a parte de la obra de Kaige. Y claro está, junto a todo esto el a veces tono desenfadado del film, la parte de comedia que habíamos dejado caer párrafos arriba

No serán pocos los que vean paralelismos entre “Monk comes down the mountain” y algunas de las últimas producciones de Stephen Chow Sing-Chi, y no solo por Yuen Wah u otros cameos sino por la ambientación o la utilización de los efectos especiales para enfatizar las artes marciales. En todo caso, también nos encontramos con otros detalles ya más particulares que consiguen una identidad propia como algunos anacronismos o paradójicamente, las referencias/guiños a otras obras.

Pasemos ya a la acción. El film principalmente bebe de las artes marciales clásicas, del abuso del efecto de cable y, como hemos dicho, aportar espectáculo mediante efectos especiales. Sin embargo, su responsable Ku Huen Chiu está acostumbrado a trabajar delante de un croma por lo que no deja la responsabilidad a los técnicos que se sientan detrás de un ordenador asumiendo su tarea diligentemente, ofreciéndonos buenas técnicas y movimientos sin que nadie se moleste porque los personajes al final tengan que lanzar sus versiones de Ondas Vitales u otras proyecciones de energía. Además, como el repertorio de disciplinas es tan extensa y las habilidades de los actores tan amplias, a veces no se requiere ni de digitalizaciones.

Para ir acabando, no podía pasar por alto ni la Banda Sonora de George Acogny, aunque como objeción diré que a veces se escapan ecos a John Williams, ni el trabajo de los actores. Es cierto que a veces sobreactúan un poco beneficiándose de la condescendencia de Kaige hacia la teatralidad y los registros clásicos del género, pero otra vez bajo la superficie logramos encontrar suficientes matices como para alabar su labor.

Resumiendo, “Monk comes down the mountain” es un híbrido entre el cine de Zhang Yimou y el de Stephen Chow Sing-Chi, sin que por ello se deba quitar mérito a todo un cineasta como Chen Kaige. Y es que para unir dos estilos tan diferentes, se necesita alguien con las ideas muy claras. Uno de los mejores espectáculos del 2015.

“Port of call”, gran triunfadora de los Hong Kong Film Awards

HKFA

Anoche se concedieron los Hong Kong Film Awards en su trigésimo quinta edición.

Los mismos quedaron bastante repartidos pero fue “Port of call” la gran triunfadora al llevarse a casa hasta siete estatuillas.

Los premios más importantes fueron a parar a manos de:

MEJOR PELÍCULA:

“Ten Years”, antología de varios segmentos y directores que traen una Hong Kong diez años en el futuro de la que ya os hablamos aquí.

MEJOR DIRECTOR:

Tsui Hark por “The Taking Of Tiger Mountain”

MEJOR ACTOR:

Aaron Kwok por “Port of Call”

MEJOR ACTRIZ:

Jessie Li por “Port of Call”

MEJOR GUIÓN:

Philip Yung por “Port Of Call”

El resto de premiados podéis consultarlos en la página oficial de los premios:

http://www.hkfaa.com/winnerlist.html