Adaptación de videojuego de terror llegado de indonesia: “Dreadout”

Dreadout

A veces nos creemos el ombligo del mundo y terminamos siendo el culo. Con perdón. Por ejemplo, ¿cuántas adaptaciones de videojuegos hay y cuantas de occidente? Como mucho, en Japón hemos visto unas cuantas y porque el país es exportador de ellos.

Ahora desde la exótica Indonesia, y ya no tanto a medida que van cruzando fronteras sus producciones, nos llega “Dread Out the movie”, un film de terror que como el propio nombre indica, es ‘The movie’ porque adapta un videojuego homónimo del 2013 cuyas cifras a través de stream superaron las 300.000 unidades vendidas, algo nada desdeñable.

El director de la misma es uno de los “Mo brothers”, pareja de cineastas conformada por él mismo –Kimo Stamboel– y Timo Tjahjanto, autores entre otros films de género de esta nacionalidad como “Rumah Dara”, “Takut: faces of fear” o uno de los segmentos de la más popular “VHS 2”.

Desde ya se puede ver el tráiler del film. La película está protagonizada por Jefri Nichol (“Hello Salma”, “Dear Nathan”, “One fine day”, etc.) y Caitlin Halderman (“The guys”) son algunos de sus protagonistas.

Anuncios

Nuevo tráiler para el film vietnamita de terror “The Immortal”.

CJ Entertainment, compañía conocida principalmente por las producciones rodadas en Corea del Sur, ha buscado un título mas convecional para el film de terror de origen Vietnamita en su estreno, “The Immortal” (“Người bất tử”), del director Victor Vu (“Yellow Flowers on the Green Grass“) por uno más comercial como “The Wailing” o “House in the Alley”.

The Immortal” tendrá un estreno a  nivel nacional en cines el próximo mes de octubre, y teniendo fecha para su llegada a los cines de los Estados Unidos aunque CJ Entertaiment aun no la confirmado. Dinh Ngoc Diep y Quach Ngoc Ngoan encabezan el reparto.

Unos extraños sueños y visiones impactantes llevan a Ahn hacia una misteriosa cueva donde descubre los terroríficos secretos de Hung, un hombre que vivió tres siglos atras. La vida tumultuosa de Hung revela una historia llena de ambición, venganza y magia oscura.

La franquicia de terror, “Hell Girl” (“Jigoku Shōjo”) tendrá película a imagen real en 2019.

Una adaptación cinematográfica a imagen real de la franquicia del anime de terror, “Hell Girl” (“Jigoku Shōjo”), llegara a las salas de cine niponas en el otoño de 2019. Kōji Shiraishi (“Impossibility Defense”) es quien dirige la película. Tina Tamashiro será quien de vida a Ai Enma mientras que otros miembros del elenco son Manami Hashimoto, Raiku, Akaji Maro, Nana Mori, Sawa Nimura, Mina Ohba (integrante de SKE48), Kazuki Namioka, y Tomu Fujita.

La  primera serie de anime de televisión “Hell Girl” se estreno en 2005 y tendría  tres secuelas en 2006, 2008 y 2014, así como una adaptación de serie de televisión en Dorama en 2006. El anime también recibió la adaptación de manga por Miyuki Etoo, así como otras adaptaciones de manga llamadas “Shin Jigoku Shōjo” (“New Hell Girl”) en 2009, y “Jigoku Shōjo Enma Ai Selection Geki Kowa Story” (“Hell Girl: Enma Ai Selection, Súper Scary Story”) en 2014. Una adaptación al teatro llegaría en el mes de noviembre de 2016.

Las historias que se cuentan en la franquicia generalmente comienzan con personas atormentadas que acceden al sitio web HellCorrespondence, lo que les permite presentar una solicitud para matar a la persona que les atormenta. Entonces aparece Ai Enma, “la chica del infierno” del título, y les da a estas personas una muñeca que envía a su atormentador al infierno, donde Enma y sus compañeros proceden a promulgar un tormento sobre la persona condenada. La trampa es que la persona que originalmente envió la solicitud también será enviada al infierno.

LA CHICA DEL INFIERNO

SATAN’S SLAVES – Joko Anwar – Indonesia – 2017 – Terror

SatansSlaves

Gracias al cine de acción, la cinematografía indonesia ha logrado hacerse un hueco dentro de la cada vez más pujante cinematografía asiática, una pequeña fisura en comparación con otros gigantes, pero lo suficientemente aperturista como para permitir que, aunque sea con ayuda de terceros como en este caso con la surcoreana CJ Entertaiment Group en la distribución, otros géneros más allá de la acción tengan cabida en este escaparate del séptimo arte. Aunque para ser justos, como en otros pequeños países del sudeste asiático, antes de ‘fenómenos espontáneos’ como los causados por Evans y compañía, el terror siempre traspasaba fronteras a cuentagotas.

Lo primero que hay que decir, más como aviso, es que  “Satan’s slaves”, a pesar de sus más de 4 millones de entradas vendidas en su país de origen, es una película pequeña con fragantes fallos artísticos y técnicos que a muchos les echará ‘pa’tras’ a las primeras de cambio: fallos de raccord, de guión –el niño se pone a hablar de buenas a primeras, intentar abrir una puerta para dentro cuando se abre para fuera y no cortarlo en la mesa de montaje… – situaciones que de otra manera no se entenderían en industrias más avezadas conforman contrariamente a lo que pudiese parecer un aura de inocencia que permite que el espectador sea indulgente con la producción dejándose llevar.

Lo segundo y menos importante, pero hay que decirlo, que la película es un remake local del año ’82 que a su vez se decía que adaptaba el “Phantasma” de Coscarelli. Yo la verdad es que parecidos no veo muchos, pero bueno…

Metidos en harina, diremos que la película se divide en tres actos cual obra de teatro. El primero es un torrente de sustos sin casi hilo argumental. Intenso aunque tramposo, va concatenando apariciones fantasmales muy al uso asiático con mujeres de largas melenas y hasta un pozo (!!!) llegando verdaderamente a enganchar, justificando su éxito y cruce de fronteras.

Son minutos verdaderamente siniestros que usa en su beneficio sonidos, esa moda que se ha instaurado en la última década gracias a otros éxitos occidentales, que entre el desconcierto y la buena cadencia apuntan a que podemos estar ante un hito. Ya os aventuro que esa sensación no será más que otra ‘aparición’ fantasmagórica…

La segunda parte renuncia al efectismo centrándose en la investigación de la causa de las apariciones. Sabe mantener la tensión e incluso se nos regalará una pantagruélica escena sangrienta de las de recordar, pero la intensidad decrecerá. Estos minutos, alrededor de la hora de metraje, serán calafateados por uno de esos falsos finales tan innecesarios como artificiales ya que, como he dicho, alcanzada escasamente la primera hora, uno no necesita ser muy listo para saber que esto no ha acabado todavía.

Aunque a decir verdad, tendría que haber terminado ahí puesto que la tercera parte es un epílogo tan opuesto a lo que nos estaban ofreciendo que resulta hasta ridículo. La sorpresa, el misterio, el tenerte en tensión es sustituido por una serie B de zombies de tres al cuarto que es culminado por… atentos, redoble de tambor…. UN NÚMERO MUSICAL que acompaña a los títulos de crédito. Sí señores, ríanse ustedes –yo no porque lo adoro- de Bollywood al lado de esta incongruencia, un tanguete que no viene a cuento a no ser que los protagonistas del mismo sean artistas reconocidos del país y solo estén haciendo un cameo, un guiño al público. De otra manera, no se entiende. Inconcebible.

Por lo demás, el reparto es cumplidor sin ni siquiera desentonar los niños y aunque la dirección peca de movimientos extraños –más de una ocasión parece que se choca con el mobiliario- no se echan a faltar efectos especiales digitales cuando se respira un espíritu tan de andar por casa.

Resumiendo, la primera hora del film es un producto más que digno dentro del género del terror. El resto, algo incomprensible que estropea todo lo anterior. En conjunto es algo… –me duele decirlo- exótico.

P.D.: Eso de miccionar en medio de la sala al lado del pozo donde se pueden filtrar los orines…

Sara se encarga de su familia tras enfermar su madre, una, antaño, popular cantante. Junto a su padre y tres hermanos pequeños tienen que subsistir ahogados por las deudas que produce el tratamiento médico que recibe la enferma. Un día esta morirá y a partir de ese momento todo irá peor para la familia ya que un número importante de fenómenos paranormales se sucederán en la casa.

3

GONJIAM: HAUNTED ASYLUM – Jeom Beom-Sik – Corea del Sur – 2017 – Terror

Gonjiam

Más allá de la crueldad a la que están sometidas las modas a merced de la temporalidad, dictando que prenda, estilo, objeto, canción, persona, etc. queda trasnochada, tenemos el verdadero drama del abandono. Cuando, sea lo que sea, queda ‘pasado de moda’ raro es que te encuentres con uno. Queda maldito, como si atrajese la mala suerte. En este caso su condena no es el infierno sino algo peor: el olvido.

Algo parecido pasó con el “found footage”. Hace tres o cuatro años, era la reina indiscutible del género y ahora… hasta sorprende encontrarse con una producción como esta “Gonjiam: Haunted Asylum”.

La verdad es que ya se ha hablado tanto sobre el “found footage” que extenderse ahora es más bien hacerle un flaco favor con tal de no aburrir al personal obligándole a leer alegatos repetidos cientos de veces en otros títulos, así es que vayamos al grano.

Dentro del “found footage” lo de visitar un Sanatorio o similar, es decir, establecimiento hospitalario, es casi un sub-género a su vez. Tenemos “Obras maestras” –al menos para mí- como “Grave encounters” a la que muchos han relacionado con esta diciendo que es una versión, pero más allá de la similitud de entorno y, adelantando conclusiones, sensaciones, no hay mucho más.

Lo primero que hay que decir es que como en todo este tipo de producciones tenemos una primera parte donde se presentan a los personajes. Normalmente cada uno es de su ‘padre y de su madre’, es decir, cubren un registro con el que buscar la identificación en el espectador y bla, bla, bla, terminando por eso mismo, perderse en diálogos insulsos y tirando a la basura gran parte del metraje. Nos hemos encontrado con bodrios que enredaban tanto que solo dejaban para los últimos diez minutos lo único potable de la película como es el terror.

Por suerte, aquí no pierden el tiempo en presentaciones y a los veinte minutos ya tendremos metidos en harina a los protagonistas, algo que se agradece de sobremanera. Es cierto que quitando algún personaje –Charlotte, el jefe del cotarro o el cobardica- pueden parecerles planos a más de uno, pero hay que recordar que esto es una película de terror y no una película de ‘arte y ensayo’. Mejor ir al grano, como decía con estas propias líneas.

Superados esos minutos, la acción se desarrolla en un bien dosificado ‘in crescendo’; no hay muchos sustos pero la atmosfera está bien lograda provocando que la inmersión sea total, haciéndote participe de las vivencias de los personajes como un miembro del equipo más. Lo de testigo, para las malas películas.

La mejor parte se reserva para los veinte minutos finales donde se desata la pesadilla. Tras haber estado en ‘barbecho’ los minutos anteriores, cualquier sonido, movimiento o gesto te harán saltar del asiento y poco importa que las influencias nos recuerden demasiado a determinados videojuegos.

Y es que la clave del film no son los efectos especiales, casi inexistentes, ni como decía un elevado número de sustos. La tensión acumulada, el malestar de los protagonistas y el no aspirar más allá de lo que se pretende, importante en estos casos, obran el milagro de hacernos olvidar los parecidos razonables.

Podría añadir también en sus puntos fuertes hasta las excelentes interpretaciones de unos actores no del todo desconocidos en el país alejándose de la apariencia amateur en estos casos, pero si iconos en el género como “La maldición de la bruja de Blair” provocó no pocas risas en las plateas por determinados planos de los intérpretes, aquí donde se multiplican estas imágenes, pueden ser motivo de jolgorio de ese tipo de espectadores que acuden a ver películas del género para reírse de las muecas y mohines de unos y otros. No quiero pensar que estragos causaría esta película en certámenes como el de Sitges o Donosti tan dados a la burla amparados en el borreguismo colectivo.

¡Pero si hay hasta momentos donde hay Banda Sonora, algo inaudito –nunca mejor dicho- en este tipo de films!

Ah, y no marea. Dato importante teniendo en cuenta el formato del film…

Resumiendo, Corea del Sur sigue demostrando que es capaz de resucitar a los muertos. Si cuando las películas de zombis parecían denostadas apareció la increíble “Train to Busan”, ahora con esta “Gonjiam: Haunted Asylum” nos vuelven a sorprender con un subgénero como el “found footage” que parecía condenado al olvido, rompiendo esa por otra parte máxima del género en el país, poco hasta el momento, efectivo.

El sanatorio para enfermos mentales de Gonjiam es un lugar siniestro donde cientos de personas aseguran haber vivido experiencias sobrenaturales aterradoras. De hecho, entrar en la inaccesible habitación 402 se ha convertido en la meta de todos los amantes de lo paranormal. Ahora, un grupo reunido alrededor de un programa que emite en línea, pretende lo que otros no han conseguido: grabar imágenes del interior de la temida estancia.

4

THE MIMIC -Huh Jung – Corea del Sur – 2017 – Terror/Drama

The Mimic

Una cueva maldita, desapariciones, una leyenda local y un pueblo remoto rodeado de un siniestro bosque. Todos los ingredientes para hacer una película de terror sobresaliente. Sin embargo, adelantando conclusiones, todo se queda en agua de borrajas, ya no por su origen sino por los defectos que afectan al género a nivel mundial. Explico mis palabras.

Sobre lo del origen, más que una apreciación mía, es ya algo de dominio público: el terror en Corea, la mayoría de los casos, dista mucho de lo que uno espera en estas producciones. Desde que allá por el noventa se internalizase su filmografía y como primer título del género como fue “Tell me something” cruzase fronteras –aún me acuerdo cuando compré una copia pirata de la misma en paradójicamente Beijing junto a otra de “Shiri”… -, no tardamos en darnos cuenta que el cine ‘de miedo’ en aquel país no eran más que thrillers policiacos siniestros y, como mucho, algo impregnados de sangre. Los años fueron pasando pero las sensaciones y circunstancias seguían siendo las mismas: algún susto, estrenos principalmente dirigidos para adolescentes, en fechas veraniegas (algo curioso de verdad) y a merced, como decía, de las modas imperantes sobre todo en occidente. Hay excepciones, claro está, pero…

Dejado más o menos claro lo que mencionaba sobre su ‘origen’ vayamos con la segunda parte.

Lo de la ‘madre coraje’ en el género más que un tópico es un ingrediente habitual. Nada que criticar. Otra cosa es el enfoque. Y mira por dónde, en España somos expertos en este tema con una figura destacada: Belén Rueda.

Pues empezamos por el final: mi resumen de “The mimic” es que es una película de Belén Rueda pero en Corea del Sur.

Con esto ya está dicho todo; pero tampoco seré así de expeditivo y/o cafre más que nada porque ni quiere decir que esto sea algo malo ni, para una vez que me siento a escribir ‘cuatro’ líneas…

El argumento nos trae a una familia que se traslada al pueblo natal del marido de la protagonista para ver si llevándola al sitio donde se crió recupera algo de su maltrecha memoria a causa del Alzheimer. Claro. Ya. Todo tiene un motivo, pero… La cuestión es que en aquella población hay una cueva abandonada, cerrada al público, al costado donde estos se trasladan en el que hallarán, oh sorpresa, un cadáver y una niña perdida. Por si las circunstancias no fueran ya excepcionales, el contexto nos dice que el benjamín de la familia desapareció sin dejar rastro dejando a una madre al borde de la locura.

Con estos antecedentes y sin querer desvelar nada, se podría decir que estamos ante un thriller sicológico más que ante un film de terror. Pues ni eso. En todo caso, un drama de terror, uno de esos que desde Asia nos llegaron con el nuevo milenio y de Hong Kong donde primaba más el dolor de los personajes que las sensaciones. Y con ello no digo que la tragedia no sea una sensación, solo que para aquel que se acerque a uno de estas producciones, puede saberle a poco o a… rancio.

En todo caso hay que decir que el film no comienza nada mal, lo que por otro lado tampoco le hace un favor. Y es que su arranque nos augura, salvando las muuuuuchas distancias, un “The ring” surcoreano cambiando un pozo por un agujero en una pared. De hecho, la primera media hora es bastante intensa, con algunos sustos que sin ser muy originales son efectivos sin llegar a tomar por tonto al espectador y vaticinando un resto de película esperanzador. El problema, como decía, siempre bajo mi punto de vista, es cuando desvía tanto la mirada que se pierde.

Y ya no es tanto el contenido dramático, personal, como el de esa leyenda que termina por resultar un tanto… excéntrica, por no ser grosero.

El que esté versado en la cultura y por ende, cinematografía local, ya sabrá la importancia del chamanismo y su implicación en la industria como acicate para historias fantásticas y de terror. Aquí se junta con el flocklore local y lo que de normal es una combinación infalible, aquí se convierte en algo demasiado abstracto con mezcla de conceptos vistos ya y hasta equívocos. La sensación es que querían repetir el éxito de la imprescindible “The wailling” y se queda en algo ridículo –mira que decía que no quería ser grosero…- y carente de sentido por mucho ‘género’ al que se apele.

Está claro que ante tal descenso de sensaciones –y hasta interés- nuestra atención no tiene otro remedio que centrarse en la interpretación de la protagonista, motor principal del film, ya que ni la música, elemento auxiliar aunque estrella en este tipo cine, merece un punto y aparte. Los –pocos- efectos especiales son resultones, pero como apuntaba, escasos y más como adorno.

Resumiendo, una oportunidad perdida. El típico ejemplo de película que se pierde por el camino por dejar la senda del terror buscando dramas de sobremesa.

3

 

Nuevo tráiler para el film de terror “Aragne no Mushikago” de Saku Sakamoto.

A través de su página web oficial se ha mostrado un nuevo tráiler para la película de anime del género de terror Aragne no Mushikago que ha dirigido y escrito el director Saku Sakamoto la cual se estrenará el próximo 18 de agosto en los cines de Japón. El director Osamu Fukutani es quien supervisa la producción.

Hay que decir que esta cinta se ha financiado parcialmente a través de la plataforma de crowfunding Makuake, logrando recaudar dos millones de yenes para la finalización del proyecto. Hasta ahora el director había ejercido de animador libre en diversas producciones entre las que se encuentra Ghost in the Shell 2: Innocence, en la que se dedico a la animación en 3D.

La historia de Aragne no Mushikago se ubica en un edificio de apartamentos en los que habitan varios espíritus. Rin, una joven estudiante de 18 años se muda a vivir cerca de esos apartamentos. Descubrirá que allí suceden cosas muy extrañas y poco a poco ira desvelando el secreto que se esconde sobre ese lugar.