TRAIN TO BUSAN – Yeon Sang-Ho – Corea del Sur – 2016 – Acción/Terror

traintobusanOtra de zombis. Dicho así podría ser el título de una película paródica al estilo de las franquicias que David Zucker nos ha estado regalando –o atormentando, según el caso…- en las últimas décadas, pero la cuestión es que, poniéndonos serios, todo lo serio que puede ponerse alguien que cree que hay que huir del drama, la expresión adquiere carices, eso mismo, dramáticos cuando los amantes del género en los últimos años estamos siendo las víctimas propicias de una moda que ha rebasado los límites de las tendencias para convertirse en una pesadilla de títulos mediocres, sin ideas y dudosas calidades.

El repiqueteo machacón de títulos ya no solo de películas sino también desde otros ámbitos se ha hecho tan incontrolable que uno termina rechazando sistemáticamente todo lo que huela –nunca mejor dicho- a muerto viviente. Sin embargo, siempre hay alguna producción que consigue colarse en nuestro ‘menú’ gracias a las referencias que nos llegan sobre todo desde las redes sociales; y ese es el caso de esta “Train to Busan”, film que por encima de mi querencia al cine asiático y más allá, su origen surcoreano, ha trascendido favoritismos y claro está, frikismos, llegando a convertirse en un producto viral permitiendo, y es lo que más me gusta, que muchos aficionados al género del terror ajenos a la filmografía oriental, abran la puerta a este cine sin denostados prejuicios.

Pero dejémonos de rollos que el que más y el que menos si estáis leyendo esta reseña ya sabéis quién es Chanpoo y lo que defendemos los que componemos este blog, así es que vayamos con el film protagonista de estas líneas.

Volviendo al inicio de la reseña, sí, estamos ante ‘otra de zombies’ como decía, pero hay tantas diferencias como para justificar esa popularidad y hasta revuelo. Para empezar, los propios antagonistas del film, los zombies.

Antes de que acabásemos hartos de muertos vivientes el “maestro” Danny Boyle revolucionó hace casi ya quince años el sub-género con “28 días después”, trayéndonos por primera vez unos zombies violentos y sobre todo, rápidos. Fue un shock ya que la amenaza se hacía más patente, real y sobre todo peligrosa. En “Train to Busan”, nuestros ‘muertitos’ son de esta estirpe, pero han sabido dotarle de una… ¿personalidad? propia haciéndolos retorcerse más al estilo de unos poseídos que de lo que estamos acostumbrados. Vale, a alguno la mezcla le traerá a la memoria la última entrega de la patria “Rec”, sin embargo hay más factores que la simple flexibilidad y crujido de huesos y tendones, como por ejemplo, la propia interpretación.

A ver, a vueltas con el aluvión de títulos de films de este subgénero, contemporánea a esta hemos podido ver la adaptación del best-seller de mi escritor por excelencia Stephen King “Cell”. Dejando de lado la muy cuestionable calidad de esta película, en ella se nos ofrecía otros zombies “rápidos” con un apunte original: que podían utilizar armas. Bien, es loable querer diferenciarte de otras producciones, pero cuando los actores que escogías para interpretar a tus muertes vivientes tienen más ganas de poner la mano para cobrar su cheque como extra que de hacer algo creíble, pasa lo que pasa…

Aquí, efectos de maquillaje, de sonido y hasta de cables aparte –esto último muy asiático por cierto-, los actores encargados de meterse en la piel de los no-vivos se dejan eso mismo, la piel para meter miedo al personal. Así da gusto.

Lamentablemente el guión no es que ofrezca grandes giros argumentales o diálogos brillantes, pero sí que por el contrario mantiene la tensión, y estando en el género en el que nos encontramos, es lo que importa, de hecho las casi dos horas se pasan en un suspiro. Y ya no es lo distraído que estemos sino lo que contagia: nos sorprenderemos -o ya no, después de poner en sobre aviso- haciendo fuerza para que los protagonistas alcancen su objetivo, y esto desafortunadamente no lo pueden decir todas las películas. Mucho menos, lo que me he dejado casi para el final como es la facilidad para emocionarnos.

Porque sí señores, aunque parezca extraño siendo esta una película de zombies, “Train to Busan” llega a tocar la fibra. Vale, muchos diréis que tampoco es difícil; siempre se ha dicho que es más fácil hacer reír que llorar, pero repito, esto es una película de zombies ¿Cuántas os han emocionado? Si tan fácil es…

Pero ni aun poniéndonos exigentes, queriendo quitarle valor ayudándonos de la siempre recurrente ‘lágrima fácil’ –ya digo que para mí no- no se puede decir que el film no tenga su enjundia; y es que siendo Yeon Sang-Ho su director y guionista, responsable de films de animación tan críticos y mordaces como los premiados internacionalmente “The fake” y “King of pigs”, la película no se queda atrás en cuánto a esos detalles que pueden pasar inadvertidos o incluso camuflados bajo una capa de humor (al inicio claro está) y que denuncian el consumismo, la opresión corporativa, la hipocresía y falsa moral surcoreana con las mujeres, familia, etc. como objetivo del foco del ojo crítico del realizador.

Antes de terminar, aplaudir a su protagonista Gong Yu, el ‘chico de oro’ actual de Corea del Sur, un chaval que ya prometía en sus inicios más cosas que las de ser el típico galán y que encadena éxitos tras éxitos de taquilla y de crítica desde hace cuatro años. Se lo merece. Habría que hablar también del ‘villano’ del film, pero mejor que cada uno lo descubra…

Poco más se puede decir de una película para disfrutar y hasta dejarse sorprender; y es que hasta el desenlace rompe con lo esperado en una película de esta nacionalidad. Sin creer haber ‘spoiledo’ excesivamente, los habituales ya sabrán a lo que me refiero.

Resumiendo, “Train to Busan” es una película que se vende sola y no solo por la repercusión que ha tenido en las redes sociales y medios dedicados al género. Calidad artística y técnica tiene de sobra, a lo que hay que sumar una tensión constante y puntazos emocionales para dejar, por si no lo estabas ya, fuera de juego.

4  /   5

Malasia también sabe hacer cine de género.

interchange

Últimamente el sureste asiático está convirtiéndose en un estupendo foco de interés. Así ahora nos “Interchange”, un thriller sobrenatural malayo que muchos encuadrarían en el género de terror en el que un grupo de policías deben detener a un peculiar asesino con supuestos poderes.

En su desconocido reparto nos encontramos con actores de otras nacionalidades vecinas como indonesios para abrirse camino en estos mercados.

Más terror desde Indonesia

Indonesia cinematográficamente se ha hecho popular en los últimos años por el cine de acción gracias a títulos como los de la saga “The raid/Redada asesina”. Sin embargo, como todas las tierras del sudeste asiático tiene una gran tradición de films de terror.

Hoy os traigo “Midnight show”, un slasher dirigido por Ginanti Rona, asistente de director de Gareth Evans en la misma “The raid 2” y del aplaudido segmento de “VHS 2” del propio Evans.

El film lo protagoniza Gandhi Fernando, Acha Septriasa y Ganindra Bimo, y será estrenado en Marzo.

MidnightShow

 

“Sadako vs. Kayako”, ¿quién ganará?

La guerra de las guerras: “The ring vs. Ju-On”

Pues sí, en Japón estamos a pocos meses de un duelo de altura, al mismo nivel de aquel “Jason vs Freddy”.

El especialista Koji Shiraishi, como director, nos trae “Sadako vs. Kayako”, todo un tour de forcé de J-Horror.

Se abren las apuestas. Yo por mi parte me quedo con Sadako.

Por otro lado, digo yo que la ganadora en la secuela se enfrentará a la villana de “Dark Water” o “Kairo”…

SadakovsKayako

 

Nick Cheung no falla de cara a la taquilla.

“Keeper of the darkness”, o lo que es lo mismo, la última película dirigida por el también actor Nick Cheung (“Unbeatable”, “The White storm”, “From Vegas to Macau”, etc.) –que a la vez protagoniza- se ha colocado directamente en el número uno de la taquilla hongkonesa batiendo todos los récords de recaudación de un film autóctono en lo que llevamos de 2015, algo que no está mal tratando con un film de terror.

De la película, que cuenta además por la participación estelar del mítico Jacky Cheung (“Una bala en la cabeza”, “Swordsman”, “El fluir de las lágrimas”, etc.), amigo del actor/director, dicen que da mucho miedo y que es divertida, algo que particularmente para mí no dice mucho de ella, y más tras ver el fracaso que supuso el debut en la dirección de Cheung en la también de terror “Hungry Ghost Ritual”.

Keeperofthedarkness